— Información y características —

Alta Edad Media

Te explicamos qué fue la Alta Edad Media y cuáles eran sus características. Además, cómo era la sociedad, la economía y más.

Características de la Alta Edad Media
En la Alta Edad Media se instauró progresivamente el nuevo orden feudal.

¿Qué es la Alta Edad Media?

En la historia de Europa y Oriente Medio, se conoce como Alta Edad Media o Edad Media Temprana al período histórico comprendido entre los siglos V y IX, y que antecede a la Plena Edad Media (siglos X al XIII) y a la Baja Edad Media (siglos XIV al XV).

A grandes rasgos se considera el período de transición de la Antigüedad clásica al nuevo orden feudal, y de consolidación del Cristianismo como religión mayoritaria a lo largo y ancho de Europa.

El inicio de la Alta Edad Media se ubica en el siglo V, específicamente en el año 476, con la caída del Imperio Romano de Occidente, tras la deposición de su último emperador, Rómulo Augústulo (c. 461- luego de 476), producto de las invasiones germánicas.

Asimismo, el final de este período se corresponde con el siglo IX, con el inicio del feudalismo en Europa, el surgimiento de la Dinastía Macedonia en el Imperio Romano de Oriente y la decadencia del Califato abasí (750-1259) en el Medio Oriente.

Es importante considerar que esta delimitación de la Edad Media no es universal ni absoluta, dado que el estudio de este período a menudo propone etapas diferentes dependiendo de la escuela historiográfica. En algunas, la Edad Media se compone de dos etapas nada más (alta y baja Edad Media), mientras que en otras los límites temporales entre las tres etapas pueden variar significativamente.

Ver también: Época medieval

Características de la Alta Edad Media

En general, la Alta Edad Media puede caracterizarse de la siguiente manera:

  • Se trató de un largo período de transformación política y social en Europa, pues implicó la caída y desaparición de la cultura clásica de la Antigüedad grecorromana y el surgimiento de un nuevo balance de fuerzas entre el teocentrismo cristiano y el musulmán.
  • La composición étnica de Europa varió enormemente, conforme los pueblos germánicos nómadas que migraron al antiguo Imperio Romano se asentaron y formaron los reinos romano-germanos o reinos germánicos, a lo largo y ancho del antiguo territorio imperial. A esta invasión prosiguió una segunda oleada, de vikingos, magiares, eslavos y sarracenos, hacia el siglo IX.
  • Nuevas entidades políticas surgieron en Europa, en su mayoría intentando continuamente recomponer la gloria del caído Imperio Romano, como el Imperio Bizantino o el Imperio Carolingio. Ambos enfrentados a la expansión del islam que inició tras la muerte del profeta Mahoma en 632, y que llegó a conquistar el norte de África y la Península Ibérica.
  • En medio de la inestabilidad política, la Iglesia Católica surgió como un poder internacional gracias al afianzamiento del cristianismo y la evangelización de los pueblos del norte y este de Europa. Esta institución acabó siendo más poderosa que los propios monarcas regionales.
  • En términos culturales y artísticos, a este período se lo considera el menos fecundo de la historia europea, razón por la cual se lo conoció tradicionalmente como la Edad Oscura (The Dark Ages, en inglés) o la Era del Oscurantismo, pues se consideraba un lapso de ignorancia, superstición y fanatismo religioso comparado con la gloria clásica de la Antigüedad. Hoy en día se sabe, no obstante, que dichas consideraciones son bastante exageradas. Se trató, en todo caso, de un período de consolidación del monoteísmo (cristiano o musulmán) sobre las tradiciones religiosas y culturales paganas, y el arte y la literatura así lo reflejan.
  • El latín, la lengua romana, inició su lento proceso de reemplazo por las lenguas romances de Europa, es decir, idiomas basados en el latín pero distintos de él y distintos unos de otros. Esto no ocurrió en el Imperio Bizantino, cuyo idioma era el griego en vez del latín.

Sociedad de la Alta Edad Media

La sociedad de la Alta Edad Media experimentó el tránsito de las formas sociales romanas, herencia del Imperio, hacia las formas propiamente feudales que se encontraron plenamente vigentes hacia el final de este período histórico. Dicho tránsito se puede explicar por la inestabilidad que caracterizó este período, dada su gran cantidad de guerras y de transformaciones políticas, siempre bajo un clima de amenaza de invasión.

En general, la sociedad de este período presenció un creciente fenómeno de des-urbanización, o sea, de abandono de las ciudades y retorno a la vida rural, y un notorio descenso en la población del continente. Sin embargo, los nuevos reinos formados por los invasores absorbieron en gran medida la organización política y social de los romanos, de modo que la ruptura con la sociedad de la Antigüedad no fue abrupta.

Por otro lado, el surgimiento de la nobleza como clase dominante tiene su origen en este período. Se trató de una aristocracia machista y compuesta por terratenientes, pero sometida a la ideología religiosa. La Alta Edad Media fue un período de auge en el cristianismo y también de evangelización de los pueblos “bárbaros”, de modo que a pesar del clima de cambios, la Iglesia Católica surgió como poder global.

Economía de la Alta Edad Media

Características de la Alta Edad Media economia
En la Alta Edad Media los campesinos y siervos trabajaban las tierras de la nobleza.

La economía de la Alta Edad Media estuvo signada por el fin del modelo de producción esclavista, característico de la Antigüedad, y el paulatino surgimiento del modelo de producción feudal, propio del medioevo.

Esto significa que la producción de alimentos ya no estaba en manos de esclavos tomados de pueblos sometidos militarmente, sino que correspondía al estamento más bajo de la sociedad, los siervos o campesinos libres, quienes no eran dueños de las tierras que cosechaban.

Estas últimas pertenecían a la nobleza local, que a cambio de su trabajo les otorgaba una porción de lo producido y les brindaba estabilidad, seguridad militar y algún modelo de justicia.

La producción durante el medioevo cayó notoriamente en el continente, y eso también se tradujo en menor posibilidad de cobro de impuestos y en un empobrecimiento general de los estándares de vida de la población. En algunas ciudades incluso se destruyeron monumentos de la era romana para poder acceder a nuevos materiales de construcción y comercio.

Política de la Alta Edad Media

A lo largo de la Alta Edad Media hubo una importante inestabilidad política en la región, conforme los reinos surgían y caían o se enfrentaban los unos a los otros militarmente.

Así, el antiguo territorio del Imperio Romano se fracturó en un conjunto de reinos francos menores, mientras que el Imperio Romano de Oriente, más adelante conocido como Imperio Bizantino, trataba de expandirse hacia los territorios occidentales para restaurar la grandeza del Imperio original.

Las principales entidades políticas de la época fueron las siguientes:

Los reinos germánicos

Fruto del asentamiento de los pueblos germánicos (francos, visigodos, ostrogodos, anglosajones, jutos, ávaros, vándalos, suevos, lombardos, etc.) en el territorio imperial, fueron nuevas entidades políticas que asimilaron el legado romano y brindaron diversidad étnica, lingüística y cultural a la región.

En la mayoría de ellos el sistema provincial romano continuó en uso y muchos tuvieron una corta existencia, cayendo los unos frente a los otros o frente a los nuevos imperios de la época.

El Imperio Bizantino

Conocido como el Imperio Romano de Oriente, con capital en la ciudad de Bizancio (hoy Constantinopla), fue un Estado que sobrevivió toda la Edad Media como un reducto romano, aunque a lo largo de su historia sufrió numerosos reveses y pérdidas de territorio.

Hacia el año 550, no obstante, Bizancio alcanzó su mayor extensión territorial en la historia, dado que el Emperador Justiniano I se había propuesto restaurar las antiguas fronteras romanas, expandiéndose hacia los nuevos reinos de Occidente. Cosa que conseguirían parcialmente, antes de que la expansión persa y luego la musulmana los amenazaran desde el Este.

El Imperio Musulmán

Con este nombre se alude a los distintos califatos musulmanes que protagonizaron la expansión del Islam desde su península arábiga natal, hacia el Oriente y el Occidente.

Dicha expansión fue fundamentalmente religiosa y ante ella cayeron el Imperio sasánida (o Segundo Imperio Persa), partes del Imperio Bizantino, todo el norte de África y la Península Ibérica, incluyendo el sur de Francia, así como el Asia Central, el Asia menor, el Sudeste Asiático y el África Subsahariana. Durante la Alta Edad Media existieron tres grandes califatos musulmanes:

  • El Califato ortodoxo (632-661), cuyos líderes eran electos por la comunidad en sucesión del profeta Mahoma, que murió en 632. Sus cuatro grandes califas fueron Abu Bakr as-Siddiq (de 632 a 634), Omar ibn al-Jattab (de 634 a 644), Uthmán Ibn Affán (de 644 a 656) y Ali ibn Abi Tálib (de 656 a 661).
  • El Califato omeya (661-756), originado en un clan de la tribu Quraysh, a la que pertenecía el propio Mahoma, cuando uno de sus miembros fue elegido sucesor del califa Omar en 644, convirtiéndose en el tercero de los Califas bien guiados (Rashidun). Fue de orientación sunnita y el primero en emprender la expansión fuera del subcontinente arábigo.
  • El Califato abbasí (756-1517), que tuvo su origen en la revolución que acabó con la dinastía omeya y trasladó la capital del califato de Damasco a Bagdad, en donde la cultura musulmana floreció de manera tal, que llegó a ser uno de los centros del mundo, como narran los relatos de las Mil y una noches. Su llegada al poder, sin embargo, ocasionó la independencia de Al-Ándalus (La península ibérica) y una buena parte del Norte de África. Su época de esplendor estuvo entre finales del siglo VIII y comienzos del XI, y luego se produjo su decadencia hasta caer frente a los mongoles y luego los otomanos en los siglos venideros.

El Imperio Carolingio

Se conoce con este nombre al reino franco que, gobernado por la dinastía carolingia, intentó restablecer el Imperio Romano y alcanzar un equilibrio de poderes entre el papado y el emperador. El liderazgo de este reino correspondió a Carlomagno (c. 742-814), rey de los francos desde 768, rey de los lombardos desde 774 y desde 800 hasta su muerte Emperador romano.

Carlomagno le hizo la guerra tanto a los pueblos eslavos del oriente como a los musulmanes de Al-Ándalus, y además convirtió al cristianismo a los sajones, estableciendo así las bases para el surgimiento del Sacro Imperio Romano Germánico en el siglo X.

En su momento de mayor extensión, en el siglo IX, el Imperio Carolingio abarcaba desde los Pirineos al oeste, incluyendo el norte de la península ibérica, hasta el norte de Italia, la actual Austria, Francia y la mayor parte de Alemania. Finalmente, sumergido en una guerra civil, el imperio se dividió en tres con el Tratado de Verdún del 843.

Arte de la Alta Edad Media

Características de la Alta Edad Media arte
El contenido del arte de la Alta Edad Media era principalmente bíblico.

Al contrario de lo que sugiere el título de la “Edad oscura”, la Alta Edad Media no estuvo exenta de arte. De hecho, frente al declive de la alfabetización del pueblo y la concentración de los libros y la palabra escrita en manos de los monjes que se dedicaban a copiarlos manualmente, el arte pictórico acabó siendo el método ideal para transmitir ideas al pueblo.

Sin embargo, sus contenidos eran generalmente de tipo bíblico, provenientes del evangelio, ya que la fe religiosa fue el tema absolutamente dominante del arte medieval.

Existió, sin embargo, un legado artístico mestizo, fruto de la hibridación con los pueblos bárbaros del norte, que sobrevivió en el cristianismo y dio origen después a ciclos literarios célticos-cristianos. Sin embargo, el control de los relatos y de las nuevas obras estuvo siempre en manos del clero.

Sigue con: Cultura medieval

Referencias:

¿Cómo citar?

"Alta Edad Media". Autor: Julia Máxima Uriarte. Para: Caracteristicas.co. Última edición: 7 de septiembre de 2021. Disponible en: https://www.caracteristicas.co/alta-edad-media/. Consultado: 25 de septiembre de 2021.