10 Características del
Aluminio

Te explicamos qué es el aluminio y sus características principales. Dónde se encuentra, propiedades físicas y químicas, usos e importancia.

aluminio - lata
El aluminio es un metal no ferromagnético y sumamente liviano.

¿Qué es el aluminio?

El aluminio es un elemento metálico representado en la tabla periódica con el símbolo ‘Al’ y el tercer elemento más común de la corteza de nuestro planeta: un 8% de la misma contiene aluminio en diversos compuestos. El aluminio fue aislado por primera vez en 1825 por el físico dinamarqués H. C. Oersted, y es hoy en día el metal más empleado por la humanidad, junto con el hierro.

Este elemento está presente, además, en la mayoría de las formaciones rocosas y en el cuerpo mismo de los seres vivientes. Sin embargo, no es posible encontrarlo en estado puro en la naturaleza, sino como parte de numerosos silicatos y minerales.

Se trata de uno de los metales más útiles y más empleados industrialmente por la humanidad, dadas sus propiedades de ligereza, maleabilidad y larga vida, además de resistencia a la corrosión. Se emplea en una enorme variedad de aleaciones para fabricar numerosos utensilios y envases, así como partes de diversa maquinaria.

Características del aluminio

  1. Clasificación química

El aluminio (Al) se ubica entre el magnesio y el silicio en la Tabla periódica, identificado con un número atómico de 13, y entre los metales del bloque ‘p’. Es un buen conductor eléctrico y térmico, y es altamente reactivo al oxígeno. No es ferromagnético.

  1. Apariencia

El aluminio en estado de pureza es un metal brillante, liviano, de color más o menos blanco. Su apariencia puede variar conforme a las numerosas aleaciones a las que puede someterse.

  1. Propiedades físicas

El aluminio es un metal no ferromagnético y sumamente liviano (posee una bajísima densidad), lo cual lo hace ideal para numerosas aplicaciones industriales, como la fabricación de envases (latas) o de paneles. Su punto de fusión es muy bajo (660 °C) y es blando y maleable.

  1. Obtención

El proceso más común de obtención del aluminio es mediante la bauxita, un mineral abundante en la Tierra. Este proceso involucra una cantidad importante de energía eléctrica, lo cual significa que es un proceso costoso; pero el resultante es un material útil, de larga vida útil (resistente a la corrosión) y bajísimo costo de reciclado. Todo esto contribuye a que posea un precio estable y sea un elemento económico.

  1. Aplicaciones

aluminio piezas metálicas

Las aplicaciones del aluminio son innumerables. Desde la fabricación de piezas metálicas y componentes de mecanismos, ya sea en estado de pureza o en aleaciones (sobre todo para contribuir a su endurecimiento), hasta la elaboración de espejos, contenedores de diversa índole, papel aluminio, tetrabriks, telescopios y como componente de soldaduras. Esto significa que el aluminio es un elemento enormemente versátil y central en numerosas industrias humanas.

  1. Primeras apariciones

El aluminio ha estado presente en la historia humana, en la forma de sales útiles para la medicina y la tintorería. Pero no aparecería como elemento puro hasta 1825, cuando el físico dinamarqués H. C. Oersted logró obtener algunas muestras impuras mediante electrólisis. Dos años después Friedrich Wöhler obtendría las primeras muestras puras.

Inicialmente fue tenido como un metal precioso y exhibido junto a las joyas de la corona de Francia en 1855, pero la masificación de su manejo y abaratamiento de los costos lo llevó a ser considerado un metal común.

  1. Reactividad

El aluminio es muy reactivo, si bien resistente a la corrosión mediante una capa de alúmina (Al2O3) que se forma a su alrededor en presencia de oxígeno y aísla el resto del metal de la corrosión. Puede diluirse fácilmente en ácido clorhídrico o en hidróxido sódico, así como en numerosos ácidos y bases.

  1. Reciclaje

El aluminio puede reciclarse perfectamente sin merma de sus propiedades físicas, lo cual representa una ventaja económica considerable sobre otros metales. Este proceso, además, requiere del consumo de poca energía (apenas un 5% del proceso de obtención original). Este aluminio refundido se conoce como ‘aluminio secundario’.

  1. Principales aleaciones

Dado que el aluminio es un metal blando y poco resistente a la tracción mecánica, su utilización es variada pero poco recomendada como material estructural. En ese sentido, se le suele alear con otros metales para contribuir a su endurecimiento, como con magnesio, manganeso, cobre, zinc y silicio, a veces incluso titanio y cromo.

Las aleaciones del aluminio se identifican entre sí mediante series, a saber:

  • Serie 1000. Casi puro. Alrededor de 99% de aluminio.
  • Serie 2000. Aleaciones con cobre.
  • Serie 3000. Aleaciones con manganeso.
  • Serie 4000. Aleaciones con silicio.
  • Serie 5000. Aleaciones con magnesio.
  • Serie 6000. Aleaciones con magnesio y silicio.
  • Serie 7000. Aleaciones con zinc.
  • Serie 8000. Aleaciones con otros elementos metálicos y no metálicos.
  1. Toxicidad

Al contrario de lo que se consideró durante décadas, el aluminio no es inocuo para los seres humanos. Aun así, su grado de toxicidad es bajo, ya que el aluminio de la dieta se absorbe en pequeñas cantidades por el intestino. Sin embargo, la inhalación de polvillos de aluminio o la saturación del elemento en la comida pueden conducir a daños hepáticos y renales, o a síntomas de neurotoxicidad.

También se ha vinculado la presencia abundante del aluminio con la incidencia de la enfermedad de Alzheimer.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Aluminio". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/aluminio/