10 Características de la

Arqueología

Te explicamos qué es la arqueología, su objeto de estudio y la tarea de un arqueólogo. Además, los tipos de datación arqueológica.

arqueologia
Estudia sociedades antiguas, como la egipcia, a través de los restos conservados.

¿Qué es la arqueología?

La arqueología es la ciencia dedicada al estudio de las sociedades antiguas, a través del hallazgo, descripción e interpretación de sus restos conservados, como ruinas, utensilios, obras de arte, objetos ceremoniales e incluso restos humanos. Su nombre proviene del griego archaios, “viejo”, y logos, “conocimiento”.

Dado lo inespecífico de su campo, la arqueología es a menudo considerada una ciencia social, un subcampo de la antropología o incluso de las humanidades. Esto también se debe en parte a que esta disciplina echa mano a saberes provenientes de muchas otras ciencias y disciplinas, como la topografía, la geología, la historia o la geografía.

Gracias a los grandes hallazgos de la arqueología, hoy en día sabemos mucho más de las civilizaciones pasadas y podemos comprender mucho mejor las dinámicas de nuestra historia sociológica y cultural como especie.

Características de la arqueología

  1. ¿Qué estudia?

Existen diversos puntos de vista respecto a lo que estudia esta disciplina.

Según algunos, su atención se centra en el estudio de los restos materiales de las civilizaciones ya desaparecidas.

Otros consideran que ese es sólo un método.

Para ellos el verdadero objeto de estudio son los cambios sociales y culturales que la humanidad ha vivido a lo largo de la historia.

Para otros es la reconstrucción científica de la vida de los pueblos antiguos.

  1. Historia

La arqueología nace de la formalización del oficio de anticuario durante el siglo XIX. Lo que antes era simplemente la afición a las cosas del pasado, a modo de coleccionista o incluso vendedor de antigüedades, se convirtió en una disciplina.

Como consecuencia, este oficio adquirió rigurosidad formal y métodos científicos aplicados. En sus inicios esta disciplina se hallaba muy próxima a la filosofía del positivismo, que le exigía consideraciones objetivas y científicas, a menudo inalcanzables dada la naturaleza del estudio.

Actualmente, los arqueólogos contemporáneos han comprendido el valor subjetivo de su trabajo. Aunque se apunte a un conocimiento científico, el arqueólogo utiliza en cierto grado su subjetividad al interpretar los tesoros antropológicos que desentierra.

La labor de un arqueólogo puede ser diversa y su trabajo puede orientarse a diferentes áreas:

  • Docencia: Transmite el conocimiento acumulado.
  • Investigación: Genera conocimiento mediante el análisis de los resultados obtenidos por terceros.
  • De campo: Se ocupa de la búsqueda de restos arqueológicos.

Este último comprende normalmente tres etapas:

  • Prospección. Se trata de la exploración de los distintos territorios en los que es probable que exista algún yacimiento arqueológico, delimitando el terreno a estudiar y preparando las necesidades de una eventual excavación.
  • Excavación. El siguiente paso involucra el registro profundo de la zona en que el yacimiento se encuentra, para extraer de la tierra remanentes antropológicos de valor, que pueden ir desde fragmentos de una vasija, hasta tumbas antiguas o códices sepultados en cuevas.
  • Laboratorio. Una vez extraídos los restos antropológicos, se procede a su estudio minucioso y preservación, labores que se realizan inicialmente en un laboratorio, donde se lavan y consolidan para evitar el deterioro, y tras un registro minucioso de sus particularidades, se procede a la catalogación para destinarlo a museos, centros de investigación o universidades.
  1. ¿Por qué es importante?

La arqueología es fundamental para la comprensión del pasado humano, ya que no siempre se dispone de registros escritos o reliquias conservadas. Esto es particularmente cierto para culturas ágrafas (sin escritura) o que desaparecieron hace mucho, como ocurre a menudo con los pueblos antiguos.

Gracias a la arqueología, podemos hallar, estudiar y comprender los restos de nuestros ancestros culturales. De esta manera se puede comprender también quiénes somos, de dónde venimos y quizás hacia dónde se encamina nuestro futuro.

  1. Yacimientos arqueológicos

arqueologia yacimientos mexico df
Algunos yacimientos se encuentran bajo ciudades actuales, como la Ciudad de México.

Algunos restos antiguos (como fragmentos de herramientas, de estructuras o incluso restos humanos) se han conservado a lo largo de los siglos bajo tierra. Cuando un conjunto de estos elementos se concentra en un lugar, estamos ante un yacimiento arqueológico, también llamado asentamiento o sitio arqueológico.

Para que un conjunto de restos antiguos sea un yacimiento arqueológico, debe ser producto de la acción humana y por lo tanto atestiguar la presencia de culturas previas. Por el contrario, si se trata solamente de restos animales, como huesos de dinosaurio, es estudiado por otra disciplina, como la paleontología.

Aunque se trata de territorios antiguamente poblados, algunos sitios arqueológicos se encuentran en zonas hoy deshabitadas. Sin embargo, otros se encuentran debajo de urbanizaciones actuales donde viven multitud de personas, sin saber lo que se esconde por debajo.

  1. Excavaciones arqueológicas

Las excavaciones son probablemente parte de las labores más emocionantes de la arqueología. Implican la incursión física en territorios distintos, algunos incluso bajo el agua o dentro de cuevas, en pos de la recuperación de hallazgos arqueológicos.

Estas excavaciones pueden durar meses e incluso años, e involucran un equipo multitudinario e interdisciplinario de trabajo. Además de incluir expertos que se ocupan de los restos hallados y las técnicas apropiadas de excavación, incluye especialistas en la seguridad de las personas, la preservación de lo encontrado y las normas ambientales a considerar.

  1. Datación arqueológica

Una vez hallados restos arqueológicos de valor durante las excavaciones, a menudo se requiere de una labor minuciosa de estudio de los mismos. Entre otras cosas se determina su época de proveniencia. Esto último se conoce como datación y se puede realizar a través de diversas técnicas, por ejemplo:

  • Dendrocronología. Se trata del estudio de los anillos internos que pueden observarse en los cortes transversales de la madera de los troncos de los árboles, con el fin de determinar, comparándolo con otros restos de madera cuya edad se conoce, la edad aproximada en que el árbol vivió.
  • Datación por carbono 14. Los átomos de carbono en el planeta existen en distintos isótopos o versiones, uno de los cuales es el Carbono 14. Este isótopo es sumamente duradero (tiene una vida media de 5730 años) y a juzgar por su proporción presente en los restos arqueológicos, puede calcularse la edad que éstos tengan.
  • Datación por potasio-argón. Otro método dependiente de la vida atómica de la materia, esta vez de los átomos de potasio-40 y de argón-40, isótopos duraderos y presentes en ciertas rocas volcánicas. Resultan sumamente útiles para datar restos arqueológicos o paleontológicos muy antiguos, para los que el carbono-14 no funciona.
  1. Problemas actuales

La arqueología se enfrenta hoy en día a muchos inconvenientes que dificultan su labor, como son la destrucción de yacimientos a causa de la minería, agricultura o construcción urbana. Además, es afectada por el saqueo de artefactos.

Por otro lado, en algunos países la perjudica la falta de interés y financiamiento. Las excavaciones suelen ser costosas y durar mucho tiempo antes de arrojar sus primeros resultados, por lo que el financiamiento estatal suele ser imprescindible.

Otro problema es la pseudoarqueología o arqueología fantástica, una pseudociencia o disciplina ocultista. A diferencia de la arqueología formal, no emplea método científico alguno. Se entrega a menudo a teorías descabelladas o alucinantes que se divulgan en medios sensacionalistas, oscureciendo la verdadera labor de arqueología.

  1. Subdisciplinas

La arqueología posee numerosas ramas, las principales de las cuales son:

  • Arqueología subacuática. Aquella que se interesa por los restos de naufragios o de poblaciones situadas en regiones actualmente sumergidas.
  • Arqueometría. La rama de la arqueología que se ocupa de comprender los fenómenos físicos, químicos y biológicos que condicionan la preservación de los yacimientos, y que permiten a los excavadores realizar una mejor labor o incluso datar sus hallazgos a partir del material circundante.
  • Egiptología. Dedicada al estudio de la antigua Civilización Egipcia, así como al reconocimiento de su escritura jeroglífica, sus tradiciones, su imaginario y su particular arquitectura.
  • Ernoarqueología. Ejercicio de la etnología o antropología mediante las técnicas y saberes arqueológicos, razón por la cual se la apoda como “arqueología viva”: se ocupa del estudio de sociedades aún vivas y contemporáneas, pero preindustriales.
  1. Ejemplos de hallazgos arqueológicos

arqueologia ejemplos pompeya
Pompeya permaneció conservada bajo la lava del Vesubio.

Algunos de los principales hallazgos arqueológicos de la historia han sido:

  • El Machu Pichu. Ubicado en la serranía peruana, se trata de un conjunto de ruinas de un antiguo poblado andino o llaqta, construido alrededor del siglo XV y descubierto en el siglo XX.
  • Piedra de Rosetta. Una piedra de granito proveniente del año 196 a. C., en la que se halla inscrito un decreto del faraón Ptolomeo V, publicado en la ciudad de Menfis. Este decreto se halla en tres tipos de escritura: jeroglíficos egipcios, escritura demótica y griego antiguo, por lo cual sirve como un principio de diccionario.
  • Ruinas de Pompeya. Ubicadas alrededor del volcán Vesubio, que hizo erupción en el año 79 d. C. y sepultó en lava a los habitantes del poblado romano de Pompeya, preservándolos para siempre. Fue desenterrada en 1738.
  • Cueva de Lascaux. Un sistema de cuevas ubicadas en Dordoña (Francia), en las que se descubrió en 1940 un conjunto de muestras de arte rupestre y paleolítico.

Referencias:

¿Cómo citar?

"Arqueología". Autor: Julia Máxima Uriarte. Para: Caracteristicas.co. Última edición: 17 de febrero de 2019. Disponible en: https://www.caracteristicas.co/arqueologia/. Consultado: 16 de julio de 2019.