10 Características de un Buen Jefe

Te explicamos cómo debe ser un buen jefe, cuáles son las capacidades, cualidades y características principales que debe tener.

cómo debe ser un buen jefe
¿Qué cualidades y capacidades debería tener un jefe ideal?

¿Qué es un buen jefe?

El jefe es responsable del desempeño de grupos de trabajo o incluso de empresas enteras. Si bien los buenos empleados pueden hacer sus tareas de forma idónea, los buenos resultados no tendrán trascendencia si no hay un buen jefe que pueda coordinar las diferentes tareas y evaluar el desempeño de cada empleado para poder aprovechar el potencial total del grupo de trabajo.

Los empleados no sólo deben responder ante el jefe sino que él también debe responder ante ellos, ya que las decisiones que toma los afectan directamente. Por eso el jefe debe tener una serie de competencias que le permitan cumplir ese rol. Si bien existe una diferencia de jerarquía entre el jefe y otros empleados, la misma no debe transformarse en autoritarismo sino en liderazgo.

Por eso, el jefe debe buscar un equilibrio entre mantener la autoridad y favorecer el diálogo y la confianza.

Además: Características de un Mal Jefe

Características de un buen jefe

  1. Liderazgo

Lograr liderazgo al frente de un equipo es una tarea compleja que los verdaderos líderes hacen que parezca sencilla. Para ello es necesario:

  • Comunicación: Un líder debe mantener a su equipo informado de los objetivos, las expectativas y las funciones de cada uno.
  • Objetivos: Su función es señalar las metas a alcanzar.
  • Dar el ejemplo: Cualquier característica que se exija a los empleados (esfuerzo, dedicación, responsabilidad, etc.) debe ser exhibida por el jefe para que no pierda su liderazgo.
  • Equipo: Si bien el jefe no realiza las mismas tareas que el resto del equipo de trabajo, para que sea considerado un líder debe mantenerse ligado al trabajo de sus empleados, supervisándolos o ayudándolos en los casos que sea necesario.
  • Motivación: El objetivo no es sólo que los empleados trabajen, sino que lo hagan con entusiasmo. Esto puede lograrse de diversas maneras (desafíos en las tareas, retribución justa, fomentar el sentimiento de pertenencia, etc.) pero es una tarea que un jefe no puede descuidar.
  1. Responsabilidad

El jefe no sólo es responsable ante los empleados sino también ante otras empresas y organismos reguladores. Un jefe irresponsable motiva la irresponsabilidad o el desgano en los empleados, mientras que un jefe responsable inspira respeto y legitima las exigencias de responsabilidad hacia el equipo de trabajo.

Las responsabilidades del jefe incluyen el conocimiento de su tarea y la de los empleados, tomar las iniciativas necesarias para asegurar la continuidad del trabajo, monitorear el quehacer del equipo de trabajo, entre otras.

  1. Capacidad de delegar

Para delegar es necesario que el jefe entienda claramente cuáles son sus tareas indispensables y cuáles no. Priorizar lo que sólo él puede hacer le permitirá delegar otras tareas que pueden ser secundarias o que un empleado quizás pueda hacer con mayor idoneidad que él.

Para poder tomar esta decisión, es indispensable que sea capaz de reconocer las habilidades de los empleados, y de esta manera delegar de manera correcta. Esto también colabora con la motivación del equipo de trabajo.

  1. Honestidad

La honestidad puede observarse en muchos aspectos de las relaciones interpersonales. Un jefe debe ser capaz de reconocer sus errores, y nunca debe quedarse con el crédito por el trabajo ajeno.

La honestidad también implica la capacidad de evaluarse a sí mismo y a sus empleados, descubriendo capacidades y debilidades.

  1. Coherencia

Los equipos de trabajo deben descansar sobre objetivos y principios claros. Por eso un jefe es un referente relativamente previsible para los empleados, no toma decisiones inesperadas sin dar explicaciones ni cambia súbitamente su forma de tratarlos (por ejemplo, pasar de un trato amistoso a uno distante).

La coherencia también se aplica a su relación con todos los empleados, ofreciéndoles a todos por igual oportunidades de crecimiento acordes a sus habilidades.

  1. Creatividad

El punto anterior no significa que la actitud del jefe deba ser monótona. La creatividad es necesaria para encontrar formas de motivar a su equipo, para resolver problemas y para buscar nuevos desafíos.

  1. Empatía

Uno de sus principales objetivos debe ser lograr un buen clima laboral. Para ello, debe estar atento a las necesidades y dificultades de su equipo de trabajo. De esta manera, evita tener actitudes injustas como tener favoritismos, exigir más de lo que cada empleado puede dar o ser intolerante ante los errores.

Además, le permite observar cuándo los empleados están listos para nuevos desafíos, cuándo están desmotivados y qué conflictos entre ellos pueden estar perjudicando el trabajo.

Un buen jefe puede escuchar a los trabajadores y también exponer sus propias razones para tomar determinadas medidas. Un jefe conciliador no busca imponer sus opiniones sino que convence a otros de las mismas.

El diálogo dentro de su propio equipo de trabajo no sólo favorece un buen clima laboral sino que además puede ayudarlo a realizar una de sus tareas más difíciles: la toma de decisiones.

Si bien las mismas en última instancia son del jefe, el diálogo con otras personas involucradas en la tarea puede ayudarlo a tomar la decisión correcta. Por otro lado, la capacidad de diálogo también entra en juego al momento de negociar con otros sectores de la empresa o con otras empresas.

  1. Capacidad de aprendizaje

Los desafíos no son sólo para sus subordinados, sino que el jefe también debe enriquecerse de las personas y las situaciones que encuentra en su camino. Un buen jefe no evita incluir en su equipo a un profesional brillante que pueda opacarlo, sino que intenta rodearse de personas que pueden enseñarle nuevas habilidades.

  1. Capacidad de resolución

Si bien todos los integrantes de un equipo de trabajo toman decisiones constantemente, las más importantes están a cargo del jefe. Para tomar una decisión en necesario tener en cuenta muchos factores (beneficios, peligros, alternativas, etc.) pero principalmente cuándo es el momento ideal para tomarla.

Todo el equipo de trabajo depende de la resolución del jefe, por lo que la forma en que tome sus decisiones incidirá directamente en su capacidad de liderazgo.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "10 Características de un Buen Jefe". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/buen-jefe/