10 Características de la
Civilización micénica

Te explicamos qué fue la civilización micénica, su importancia histórica y características principales. Además, la Guerra de Troya.

Cultura micénica
La civilización micénica es el antecedente directo de la cultura griega clásica.

¿Qué fue la civilización micénica?

La civilización micénica fue una civilización que se desarrolló en Grecia entre los siglos XVII y XII a. C., en la época previa a la civilización que conocemos como Antigua Grecia. Es el antecedente directo de la cultura griega clásica.

Dado que la civilización micénica estuvo separada de la cultura griega por un período llamado “Edad Oscura”, los griegos conocían a sus antecesores por relatos que describían hechos y personajes.

Por eso, gran parte de las leyendas y relatos de la Grecia clásica provienen de la civilización micénica. Por ejemplo, la legendaria Guerra de Troya ocurrió durante el período micénico.

Se cree que los habitantes de la civilización micénica se llamaban a sí mismos aqueos.

  1. Mito de Micenas

Según la mitología griega, Perseo era un semidiós hijo de Zeus, rey de los dioses, y Dánae era una mortal hija de Acrisio, rey de Argos.

Perseo se convirtió legítimamente en el rey de Argos cuando mató por accidente a su abuelo Acrisio. Sin embargo, Perseo rechazó el trono y lo cedió a su tío Megapentes.

En lugar de reinar sobre Argos, Perseo decidió fundar una nueva ciudad, a la que llamó Micenas.

  1. La guerra de Troya

Guerra de Troya
La guerra de Troya es descripta en La Ilíada y La Odisea de Homero.

La guerra de Troya fue un conflicto bélico entre los pueblos de la península griega y los habitantes de Troya, una ciudad de Asia Menor.

Durante siglos, la civilización moderna consideró a este hecho como un mito. Sin embargo, con el descubrimiento de Micenas, se comprobó que no solo existió un conflicto bélico entre griegos y troyanos, sino una serie de expediciones griegas hacia Troya durante la Edad de Bronce.

La guerra de Troya sucedió durante el apogeo de la cultura micénica, aproximadamente entre los siglos XIII y XII a. C.

La guerra de Troya es descripta principalmente por los poemas La Ilíada y La Odisea de Homero, un poeta que vivió en el siglo VIII a. C., es decir, en una época muy posterior a la civilización micénica.

Sin embargo, se cree que la historia de la guerra formaba parte de la cultura popular y era conocida por todos y que el poeta solo se encargó de narrarla en bellos versos.

  1. Ubicación geográfica

La civilización micénica nació y se expandió desde el Peloponeso, es decir, la península que se encuentra en la región sur de la actual Grecia.

Los reinos micénicos se ubicaron en toda la costa del Peloponeso y se extendieron hacia el norte, pero también llegaron a ocupar Creta y la costa noreste del mar Mediterráneo.

  1. Descubrimiento

Heinrich Schliemann era un millonario prusiano interesado en la historia antigua y la arqueología. Atraído por la historia de la Guerra de Troya, en 1870 realizó investigaciones que llevaron a las ruinas de la ciudad de Troya, que hasta ese momento la comunidad científica consideraba un mito.

Una vez comprobada la existencia real de Troya, Schliemann continuó sus investigaciones en territorio griego para encontrar Micenas, la ciudad donde se había originado la expedición a Troya.

En 1874 realizó descubrimientos que confirmaban la existencia de una cultura posterior al apogeo minoico y previo a la llamada Edad Oscuro. Por haber sido descubierta en la ciudad de Micenas, la cultura fue llamada micénica.

  1. Organización política

La civilización micénica estaba dividida en una serie de reinos aliados pero independientes.

Estos reinos son el antecedente de las polis griegas, pero se diferencian de ellas en que los reinos podían abarcar grandes extensiones e incluso podían estar divididas en provincias.

Además, al ser dirigidos por un rey, dos o más reinos podían ser unificados bajo un único dominio por matrimonio o conquista.

Además del rey, el gobierno era ejercido por una corte que se encargaba de la administración del reino.

  1. Arquitectura

Arquitectura micénica
La arquitectura micénica se caracteriza por la fortificación de los centros urbanos.

La arquitectura micénica se caracteriza por la fortificación de los centros urbanos. Habitualmente existía una acrópolis, es decir, una parte elevada de la ciudad que facilitaba la defensa de la misma.

También son característicos de esta cultura los palacios que se organizaban alrededor de un conjunto de patios. Los palacios eran centros administrativos que incluían, además de almacenes y taller, un salón central donde se ubicaba el trono.

  1. Economía

Cultura micénica arte
El trabajo artesanal micénico incluía la producción textil y metalúrgica.

La base de la economía micénica era la agricultura, principalmente de cereales, olivos y viñas, como ocurre en la mayor parte de la cuenta del Mediterráneo. También estaba desarrollada la ganadería de ovejas y cabras.

Alrededor de los palacios se organizaba el trabajo artesanal, que incluía la producción textil y metalúrgica.

Los productos micénicos eran intercambiados por productos de otras culturas del Mediterráneo, a través del comercio.

  1. Religión

La religión micénica era politeísta, es decir, creían en varios dioses. Aunque no se los conoce con exactitud, algunos de ellos reaparecieron en la religión griega clásica, como Poseidón.

Existían rituales oficiales en los que se ofrecían ofrendas a los dioses. También existía un culto doméstico, es decir, la adoración de los dioses en la privacidad del hogar.

  1. Sociedad

La sociedad estaba dividida en:

  • Corte. Eran hombres libres cercanos al rey que se encargaban de la administración del Estado.
  • Pueblo. Los habitantes de la ciudad y del campo, súbditos del rey. Podían trabajar para el palacio o bien de manera independiente.
  • Esclavos. Trabajaban en el palacio.
  1. Historia

Cultura micénica
Durante dos siglos micénicos mantuvieron una relación pacífica con los cretenses.

La civilización micénica nació en el Peloponeso a comienzos del siglo XVII a. C. Durante dos siglos mantuvo una relación pacífica con los pueblos de la isla de Creta, enriqueciéndose de su cultura, la cultura minoica.

Sin embargo, desde el siglo XV los reinos micénicos comenzaron a expandirse por la cuenta del Mediterráneo e invadieron también Creta.

Su hegemonía continuó durante varios siglos, hasta que a finales del siglo XII comenzó su decadencia.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Civilización micénica". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/civilizacion-micenica/