10 Características del Colonialismo

Te explicamos qué es el colonialismo, cuáles son sus causas y características principales. Además, las diferencias con el imperialismo.

colonialismo
Ilustración de la llegada de los colonizadores a América.

El colonialismo es un sistema de dominación por medios tanto políticos como militares, de un país sobre otro. Un estado de alto poder económico y militar, llamado metrópoli, ejerce un control directo sobre un territorio que se encuentra fuera de sus fronteras, que se denomina colonia.

Las colonias no tienen autonomía ni autodeterminación, es decir que su estructura legislativa e impositiva está determinada por la metrópoli. Si bien los territorios colonizados están tomados por la fuerza, esto no significa que su población no quiera pertenecer al territorio de la metrópoli. De hecho, a medida que pasan los siglos, las poblaciones locales pueden identificarse con la nacionalidad impuesta.

Los colonos son aquellas personas que nacieron en la metrópoli pero viajaron a las colonias para establecerse en los territorios conquistados.

Aunque el colonialismo existe con diversas formas desde hace miles de años, en general cuando mencionamos el colonialismo nos referimos al colonialismo europeo, iniciado por Francia, Reino Unido, Bélgica, Portugal, España, Rusia y Alemania  en el siglo XV y que se sostuvo hasta el siglo XX inclusive.

Características del colonialismo

  1. Causas económicas

En gran medida el colonialismo surge de necesidades económicas de un estado, asociadas a:

  • Materias primas: Productos agrícolas como el té (colonialismo británico en Asia) o el caucho (colonialismo español en América) requieren climas o grandes extensiones de tierra que no podían encontrarse en Europa. Si bien estos bienes pueden obtenerse a través del comercio, es más barato para la nación colonizadora tomar posesión de las tierras y obtenerlos sin pagarlos.
  • Exceso de producción: El inicio del colonialismo ocurre simultáneamente con el inicio de la primera revolución industrial, es decir, el momento en que se reemplaza la producción artesanal, que es en pequeña escala, por la producción en masa. Este exceso de productos en muchos casos no encontraba un mercado entre los consumidores europeos. Sin embargo, al expandirse los territorios, también se expandía el mercado.
  • Mano de obra barata: Los habitantes originarios de las colonias europeas habían sido derrotados, es decir que debían aceptar las condiciones impuestas por el colonizador. En algunos casos, eso implicaba ofrecer su trabajo por un bajo precio, y en otros casos (como ocurrió en América) era la esclavización.
  1. Causas políticas y culturales

Los países que inician una expansión colonial son en todos los casos potencias de alto poder económico y militar. Están en competencia con otras potencias, por lo que expandir su territorio implica avanzar en dicha competencia.

Por otro lado, el colonialismo requiere una gran cantidad de personas que estén dispuestas no sólo a la guerra sino también a poblar territorios lejanos y desconocidos. En el siglo XVIII y XIX se superponían los principios heredados de la Ilustración, que avala la exploración, junto con el gusto romántico por lo exótico. Otro motor ideológico de la colonización fue el nacionalismo, que movía a las población a esforzarse por hacer crecer a su nación.

  1. Factores tecnológicos

Además de las necesidades de las naciones colonizadoras, para que el colonialismo sea posible es necesario que se presenten una serie de factores, entre los cuales se encuentran las ventajas tecnológicas.

Entre los siglos XV y XVIII los constantes enfrentamientos armados en Europa favorecieron el desarrollo de tecnología militar. Esto significó una importante ventaja de los europeos por sobre las civilizaciones asiáticas, africanas y americanas.

  1. Factores biológicos

Los europeos llevaron consigo virus y bacterias que no existían en las tierras que conquistaban y por lo tanto las poblaciones locales no tenían defensas naturales contra ellas. Por ejemplo, en América no existía el paludismo, la lepra, la fiebre tifoidea, la difteria ni el sarampión, que resultaron letales para los habitantes nativos. De esta manera, se reducían las posibilidades de resistencia.

  1. Colonialismo e imperialismo

El imperialismo es una forma de dominación política de una estado sobre otro. El imperialismo puede tomar la forma de colonialismo, y todos los imperios oficiales se fundaron gracias a políticas colonialistas.

Sin embargo, puede existir imperialismo sin colonialismo, es decir, sin el uso de la fuerza militar. Esto se debe gracias a la influencia económica, cultural y/o política que una potencia puede ejercer sobre países que dependen de ellos, habitualmente por razones económicas.

Esto significa que la principal base del imperialismo es la deuda externa, ya que los países acreedores pueden imponer todo tipo de condiciones. El imperialismo también se denomina neocolonialismo.

  1. Imperio Británico

La expansión territorial de Gran Bretaña comienza en el siglo XVII cuando se estableció la colonia Jamestown en territorio americano (1607). Además de las trece colonias ubicadas donde hoy se encuentra Estados Unidos, se establecieron colonias británicas en el Caribe, donde la mano de obra se obtenía gracias a la esclavización de las poblaciones nativas.

En el siglo XVIII XIX colonización británica también se extendió hacia el Este, dominando Australia y Nueva Zelanda

  1. Imperio Español

Siendo los descubridores del continente, los españoles establecieron la mayor cantidad de colonias en América del Norte, Central y del Sur. Los territorios colonizados se dividían en Virreinatos, es decir que eran administrados por un Virrey que gobernaba en nombre del rey español.

A fines del siglo XVIII, el Impero Español llegó a cubrir 20 millones de kilómetros cuadrados.

  1. Imperio Colonial Francés

Francia se disputaba con Reino Unido los territorios de América del Norte. Además, estableció colonias a orillas del océano Índico y en el Caribe. Sin embargo, la mayor parte de su territorio colonial se encontraba en África. Este imperio se sostuvo incluso hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando comenzaron los procesos de descolonización en Asia (comenzando por Vietnam) y África (comenzando por Camerún).

  1. Consecuencias para las metrópolis

En las potencias que iniciaron las colonizaciones, las consecuencias fueron diferentes en cada caso. En todos los casos, las colonias les otorgaron un crecimiento económico, pero fue aprovechado de diversas formas.

En Reino Unido, por ejemplo, las materias primas obtenidas gracias a la colonización permitieron sostener el desarrollo del creciente industrialismo. Sin embargo, en España, sólo retrasó el creciente endeudamiento de la corte.

  1. Consecuencias para los territorios colonizados

Los territorios colonizados fueron drásticamente modificados, ya que en su mayor parte las culturas locales fueron eliminadas por completo o en los mejores casos se combinaron elementos nativos con elementos de las culturas colonizadoras.

Junto con el idioma, las colonias recibieron las ideología, los conocimientos científicos y las creencias religiosas de la metrópolis, aunque en cada territorio el impacto de los mismos fue diferente.

Por ejemplo, en muchas regiones de América casi no existen hablantes de las lenguas nativas, mientras que en África una parte importante de la población es bilingüe. Sin embargo, en Asia y África los impactos demográficos (cambios en la población) fueron menores.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "10 Características del Colonialismo". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/colonialismo/