10 Características del

Comercio Colonial

Te explicamos qué fue el comercio colonial, su importancia y consecuencias. Además, el monopolio español y la piratería.

comercio colonial
Es el intercambio de mercancías y recursos entre una metrópoli y sus colonias.

¿Qué es el comercio colonial?

Se entiende por comercio colonial a la dinámica de intercambio de mercancías y recursos que se establece entre un centro de poder hegemónico o metrópoli, y sus asentamientos dependientes o colonias. Esto se da en el marco de una economía colonial.

En la época del Imperialismo europeo, las grandes potencias de Europa (sobre todo España, Portugal, Gran Bretaña, Alemania y Francia) se establecieron en el territorio de otros países. Así les imponían un sistema político, social, económico e incluso cultural que favoreciera la relación de dependencia respecto a la metrópoli.

El comercio colonial consistía fundamentalmente en la extracción de los recursos naturales de la región colonizada a favor de la colonizadora. Solía ir acompañada de reglas y restricciones que favorecieran siempre al estado colonizador. Además, era el escenario de numerosos intercambios étnicos.

Existía toda una cultura de mediadores, ya que los territorios colonizados eran considerados siempre fuentes de riqueza fácil e inmediata, tanto para colonizadores como para otros que quisieran aprovecharse de la coyuntura. Tal es el caso, por ejemplo, de los famosos piratas del Caribe.

Aunque aquí se trata principalmente lo ocurrido en América, el comercio colonial se desarrolló también en África y Asia.

Ver también: Colonialismo

Características del comercio colonial

  1. Las colonias americanas

España, Gran Bretaña y otros pocos países de Europa fueron algunos de los más grandes colonizadores del mundo.

Entre ellos se repartieron un continente entero en el siglo XVI: América.

El siglo posterior estuvo caracterizado por la inevitable guerra de conquista, ante la resistencia de las naciones aborígenes americanas al proyecto expansionista imperial.

Así nacieron las colonias americanas, tanto en Norteamérica como en la América Hispana. Allí los conquistadores fundaron ciudades con los nombres de sus ciudades europeas.

Además, impusieron un sistema de castas (sobre todo en lo que sería Latinoamérica) que diferenciaba a los ciudadanos a partir de su raza. Los blancos eran la élite dirigente, los indígenas americanos eran la servidumbre y los negros africanos, traídos en condiciones monstruosas para hacer trabajos forzosos, eran esclavos.

Ampliar: Colonización de América

  1. ¿En qué consistía?

En el caso de las colonias de América, las pertenecientes al reino de España eran mayoritarias y abarcaban más territorio: desde el territorio de los actuales estados del Sur de EEUU hasta el Río de la Plata y sus adyacencias.

A pesar de esta ventaja comercial en la extracción de recursos naturales americanos y su envío a Europa, España no sostuvo su poderío en el largo plazo. De hecho, la colonización española tuvo un marcado talante religioso.

Simultáneamente, en Europa reinaba espíritu contrarreformista que intentaba revertir los efectos del surgimiento de la iglesia protestante. Por eso, mucho del oro extraído de las Américas, se invirtió en iglesias y templos en España y otras naciones católicas.

  1. Monopolio español

comercio colonial monopolio oro
España extraía de suelo americano metales como el oro.

El comercio colonial tenía un espíritu marcadamente extractivista. Esto significa que se explotaban en suelo americano los recursos naturales codiciados en Europa. Entre ellos se destacaban:

  • Minerales: oro, plata, hierro.
  • Textiles y alimentos: tabaco, algodón, maíz, cacao, etc.
  • Otros productos como perlas, animales exóticos, etc.

Luego estos productos eran enviados a la metrópoli, a cambio de productos elaborados con esa misma materia prima.

La corona española dictaminaba todas las medidas de comercio con sus colonias. Además, enviaba a sus embajadores a posiciones de poder en los territorios americanos y mantenía el control militar.

Las leyes que dictaba la metrópolis le aseguraban a España el monopolio comercial con América. Esta prohibición de comerciar con otras naciones europeas o incluso con otras colonias, les impedía percibir mejores ingresos.

Había un sistema de galeones y navíos mercantes en continuo viaje entre ambos continentes, custodiado por barcos de guerra, encargados del transporte y de evitar el contrabando.

  1. ¿Por qué fue importante?

El comercio colonial favoreció claramente a Europa. En muchos casos, como el británico, le proveyó a las naciones europeas del excedente de materias primas y capitales necesario para iniciar la Revolución Industrial.

Cuando dicha revolución cambió definitivamente la economía mundial, en general los estados colonizadores quedaron en posiciones ventajosas, incluso después de perder sus colonias. Por el contrario, la mayor parte de las colonias quedaron arrasadas por el saqueo.

  1. Consecuencias

Las principales consecuencias para las colonias de este arreglo económico fueron negativas. Se observó un atraso en materia económica, política y social. Además, había poca rentabilidad de sus esfuerzos y sus riquezas.

Por otro lado, leyes dictadas desde el centro hegemónico del poder colonial, desconocían las necesidades de la población del otro continente. Así se establecieron una serie de arreglos injustos que fueron los verdaderos responsables de encender la mecha independentista.

Cuando las tropas napoleónicas derrotaron a Fernando VII, las elites blancas americanas vieron la oportunidad de proclamar su soberanía. Así se dio inicio a las Guerras Independentistas Americanas.

  1. La piratería

La respuesta de los intereses internacionales de cara al monopolio español del comercio colonial americano, fue la conformación de unidades militares ilegales. Se trataba de embarcaciones sin bandera nacional que se conocían como corsarios.

Estos corsarios tenían patente de corso, es decir, permiso legal de otros gobiernos para emplear sus territorios y asaltar las rutas comerciales españolas. Secuestraban, robaban y asesinaban sin que quedara testimonio alguno de quién lo había hecho.

Esta actividad ilícita también era practicada por verdaderos piratas, es decir, por ladrones y mercenarios que a nadie servían, excepto a sus propios intereses. Ellos asolaban las ciudades costeras americanas, las rutas comerciales europeas y vendían los recursos capturados al mejor postor.

  1. Impuestos coloniales

El sistema de imposiciones con que España controlaba el comercio americano consistía en diversos tipos de impuestos, como:

  • Diezmo. Tributo que cobraba la corona española a la labor agropecuaria en las colonias, de donde salía el dinero para las labores religiosas con que la corona imponía el dominio cultural y social.
  • Quinto real. Impuesto con que se tasaba la extracción del oro y otros minerales, destinando un quinto del total a la corona.
  • Almojarifazgo. Impuesto a la circulación de mercancías en las aduanas de América y España.
  • Alcabala. Impuesto a la compraventa de bienes inmuebles en las colonias.
  1. Liberación del comercio colonial

Hacia el siglo XVIII, la corona española (ahora a cargo de los Hasburgo) inició la liberación del comercio colonial. Se flexibilizaron sus reglas, por ejemplo permitiendo el desembarco de mercancía en otros puertos además del de Sevilla, que hasta ese momento era el puerto exclusivo de este comercio.

Sin embargo, se mantuvo el sistema de flotas y galeones que imperó durante el siglo anterior. No obstante, desde 1748 se implementó un sistema de registro riguroso de navíos para impedir el contrabando, conocido como el Sistema de Navíos de Registro.

  1. Fin de la sociedad colonial americana

comercio colonial independencia
Las Guerras Independentistas pusieron fin a las colonias en América.

Las colonias hispanas en América llegaron a su fin a lo largo del siglo XIX. Sin embargo, no fue un proceso pacífico, sino que estos territorios atravesaron una serie de conflictos militares que fueron las Guerras Independentistas Americanas.

Los primeros países en proclamar su independencia fueron México, Argentina y Venezuela. Los últimos fueron Cuba y Puerto Rico, caídos bajo dominio estadounidense en la Guerra Hispano-Estadounidense.

  1. Descolonización

Así se denomina el paulatino proceso por el cual las colonias europeas en el mundo recuperaron su independencia.  En muchos casos, condujo al surgimiento de nuevas repúblicas de lo que hoy se llama Tercer Mundo.

Muchas de ellas, por desgracia, padecieron las consecuencias del coloniaje y se incorporaron a la modernidad con dificultades, atrasos y en pocas condiciones de competir comercialmente con sus antiguos amos.

Referencias:

¿Cómo citar?

"Comercio Colonial". Autor: Julia Máxima Uriarte. Para: Caracteristicas.co. Última edición: 22 de noviembre de 2018. Disponible en: https://www.caracteristicas.co/comercio-colonial/. Consultado: 25 de mayo de 2019.