10 Características de la Cultura Teotihuacana

Te explicamos todo sobre la civilización teotihuacana. Cómo se organizaban social y políticamente, su economía y otras características principales.

civilización teotihuacana
Teotihuacán fue una de las primeras urbes de importancia en las Américas.

¿Qué fue la cultura teotihuacana?

La cultura teotihuacana fue una de las muchas civilizaciones precolombinas mesoamericanas, que hizo vida entre los siglos I a.C. y VIII d.C. en el territorio del actual México, específicamente en la zona aledaña a los restos de la ciudad de Teotihuacán, al noreste del valle mexicano.

La cultura teotihuacana es una de las culturas precolombinas más misteriosas del continente, cuyos orígenes y desaparición constituyen debate entre los estudiosos. De su existencia permanecen sólo las ruinas de la que fuera su más grande ciudad, Teotihuacán, hoy en día una zona de monumentos arqueológicos de interés turístico y antropológico, caracterizada por sus grandes pirámides.

Aun así, se conoce de la influencia de esta cultura en sus vecinas mesoamericanas, a juzgar por la presencia de su imaginario en otros centros arqueológicos. De hecho, Teotihuacán fue un centro de peregrinaje importante para la cultura azteca posterior, quienes vieron en la ciudad ya abandonada un punto de revelaciones religiosas.

Se estima que esta ciudad haya sido el equivalente de la antigua y enorme Roma imperial en su contexto e influencia, a juzgar por motivos claramente teotihuacanos en las ruinas de Tikal o Chichen Itzá.

Características de la cultura teotihuacana

  1. Ubicación geográfica

La civilización teotihuacana ocupó la zona noreste del actual valle mexicano, específicamente entre los municipios de Teotihuacán y San Martín de las Pirámides, a 78 kilómetros de la Ciudad de México. Esta zona fue declarada patrimonio mundial de la humanidad por UNESCO en 1987.

  1. Economía

La economía teotihuacana era fundamentalmente agrícola, con mucho intercambio comercial con las culturas vecinas durante su apogeo. El frijol, el maíz, el amaranto, los pimientos, tomates y cereales eran cultivados en terrazas mediante regadío, aunque este método se muestra insuficiente para sostener una metrópoli tan grande como prometió ser Teotihuacán en sus momentos cumbres.

Esto sugiere la necesidad de la recolección, la caza y la crianza de animales, así como la extracción de minerales como la obsidiana, arcilla, basalto y estaño, que eran usados en labores artesanales, arquitectónicas o de intercambio comercial con otros pueblos.

El comercio, sobre todo, debe haber ocupado un área importante de las actividades teotihuacanas, lo que les habría conferido una importancia regional y les haría receptores de otros elementos presentes en las ruinas, como el jade, la turquesa, el cinabrio, la hematita.

  1. Estructura social

La sociedad de esta cultura era elitista: se jerarquizaba a través de clases bien diferenciadas, con la nobleza militar en la cima, seguidos de una casta de funcionarios y sacerdotes de origen también aristocrático, encargadas de la administración urbana y poblacional. En último lugar estaba el estrato de los agricultores, artesanos y comerciantes.

  1. Organización política

La cultura teotihuacana se regía teocráticamente, es decir, a través del gobierno de sus líderes religiosos. Esto implica una élite gobernante militar y religiosa, cuyo cacicazgo se ejercía a través del conocimiento científico-religioso de la cultura y de ritos frecuentes que mantenían cohesionado el orden social.

  1. La gran ciudad

Teotihuacán fue una de las primeras urbes de importancia en las Américas, cuyo apogeo se estima entre los siglos III y V d.C. (Período Clásico Temprano), con una población de 100.000 a 200.000 habitantes y una superficie de casi 21 km2. Es probable que haya sido un enorme centro de intercambio cultural y comercial.

Fue abandonada gradualmente alrededor del año 750 d.C., por causas desconocidas, si bien se especula que la inestabilidad política, el agotamiento de los recursos o el incremento feroz de las guerras podrían haber sido las causantes. Lo cierto es que a principios del siglo VIII ya era una ciudad abandonada.

  1. Éxodo

Mucha evidencia de contacto entre la cultura teotihuacana y otras culturas mesoamericanas apunta, entre otras cosas, a la posible migración masiva que durante su fase de declive presenció la gran ciudad de Teotihuacán.

Restos cerámicos, murales e íconos semejantes fuera del área de dominio teotihuacana acusan la presencia de grupos migratorios en el oriente del Anahuác, el norte de Morelos, el valle de Tlaxcala y de Toluca.

  1. El misterio

Se sabe poco de la etnia teotihuacana, ya que mucho de lo que permanece o incluso de los nombres con que se conocen sus ruinas proceden de la cultura mexica (azteca), que ocupó Teotihuacán mucho después de que fuera abandonada, consagrando sus ruinas al peregrinaje religioso.

El nombre, de hecho, procede del náhuatl y significa “Lugar donde los dioses han nacido”. Según su cosmovisión, los pobladores originales de la ciudad habían sido los quinametzin, una raza de gigantes previos a la existencia humana.

Se desconoce el idioma de sus pobladores originales y el nombre que pudieran darle, si bien se ha descubierto mucho sobre su sociedad en su apogeo, gracias a las excavaciones arqueológicas en la zona. Algunas teorías apuntan a culturas otomí, mazahua, totonaco, tepehua o chocolteco.

  1. Religión

La mitología teotihuacana era similar a la de otros pueblos precolombinos de la zona: politeísta, con fuerte herencia de culturas anteriores (y legado a las posteriores).

Rendían culto a la serpiente emplumada, Quetzalcóatl; al dios de la lluvia y la siembra, Tlaloc; al dios del fuego, Huehuetéotl; al dios del cielo y la tierra, Tezcatlipoca; y sus ritos a menudo involucraban sacrificios, tanto humanos como animales.

Sus animales sagrados eran el búho, el puma, el águila, la serpiente.

  1. Arquitectura

La arquitectura teotihuacana fue pródiga en monumentos, a juzgar por las pirámides halladas en Teotihuacán (entre ellas la tercera más grande del mundo) y sus templos y edificaciones ceremoniales, notoriamente abundantes en la ciudad.

También es de destacar sus sistemas de calles, de desagües y grandes plazas. Se considera que tuvieron una fuerte influencia de los Olmecas, considerada la civilización “madre” mesoamericana.

  1. Artes

La cerámica y la pintura mural fueron manifestaciones artísticas muy frecuentes en esta cultura, en las que se mostraban comúnmente escenas mitológicas.

Los murales por lo general acompañaban edificaciones importantes, o se ubicaban en taludes, tableros de basamentos y en el interior de las pirámides, así como en pórticos, cuartos y corredores. Esto permite suponer el grado de religiosidad de los teotihuacanos.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "10 Características de la Cultura Teotihuacana". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/cultura-teotihuacana/