10 Características de las

Drogas

Te explicamos qué son las drogas, cómo se originaron y cuáles son sus efectos. Además, la desintoxicación y el síndrome de abstinencia.

drogas
Por el peligro que representan, la mayor parte de las drogas son ilegales.

¿Qué son las drogas?

El término drogas es de uso genérico para todas aquellas sustancias que tienen el potencial de causar cambios al ser introducidas al organismo. Por ejemplo, son drogas las medicinas y los fármacos. Las drogas ilegales, estupefacientes o narcóticos son aquellas sustancias de uso recreativo capaces de crear adicción y de inducir estados de consciencia alterados.

Este último tipo de sustancias han sido consumidas por la humanidad desde tiempos ancestrales, teniendo un uso ritual o social. En las sociedades modernas proliferaron principalmente en versiones de laboratorio con propiedades químicas mucho más intensas y peligrosas.

Como consecuencia, a mediados del siglo XX en su mayoría fueron declaradas ilegales. Las excepciones a esta prohibición fueron el alcohol y el tabaco, con los cuales Occidente se ha mostrado más tolerante. Sin embargo, en las religiones de Medio Oriente el alcohol está totalmente prohibido.

A raíz de su ilegalización, ciertos países como México y Estados Unidos declararon la “guerra contra las drogas”. La misma consiste en una serie de operaciones nacionales e internacionales para combatir el narcotráfico. Lamentablemente, a pesar (o a causa) de su ilegalidad, las drogas forman parte de los negocios más lucrativos del mundo.

La prohibición se basa en el hecho de que la presencia de estas sustancias ilícitas en las sociedades generan daños individuales y sociales. Entre otras cosas, inciden en la tasa de criminalidad y en la salud pública. En algunos casos, en cambio, se habla de legalizarlas para poder controlarlas mejor, cediendo su administración a instituciones regulables.

Además: Alcoholismo

Características de las drogas

  1. Diversos orígenes

Algunas drogas provienen de plantas, hongos y animales.

A ellas el ser humano ha tenido acceso desde épocas tempranas, como pueden ser la marihuana o los hongos alucinógenos.

Otras drogas, en cambio, más modernas, tienen un origen sintético, producto de reacciones químicas en laboratorios.

El diseño de estas drogas apunta, en muchos casos, a hacerlas más violentas y adictivas. Tal es el caso de la heroína o el éxtasis.

  1. Tipos de drogas

Hay distintas formas de clasificar las drogas. En primer lugar pueden dividirse según su origen, natural o sintético, como vimos anteriormente. También pueden distinguirse por su nivel de aceptación social:

  • Drogas legales: Están sujetas a controles y moderación. Por ejemplo, el tabaco y el alcohol.
  • Drogas ilegales: Están estrictamente prohibidas y su consumo, venta y distribución es punible por ley. Por ejemplo, la cocaína y la heroína.

Sin embargo, una clasificación más amplia obedece al modo de consumo de cada una, de la siguiente manera:

  • Fumables. Aquellas que al quemarse liberan humos intoxicantes, que son luego aspirados por la boca, como el tabaco, la marihuana o el crack.
  • Tomables. Aquellas que pueden ingerirse por vía oral, ya sea en forma de pastillas, líquidos o papeletas adheridas a la lengua. Tal es el caso del alcohol, del éxtasis o del LSD.
  • Inyectables. Aquellas que deben ser introducidas directo al torrente sanguíneo, empleando una jeringa para ello, como la heroína o la morfina.
  • Inhalables. Aquellas que se consumen vía nasal: o bien generan naturalmente gases o vapores que pueden respirarse directamente, como ocurre con ciertos tipos de pegamento, o bien en forma de polvillo que puede inhalarse en seco, como la cocaína.
  1. Efectos

Las drogas tienen distintos efectos sobre el cuerpo humano y especialmente sobre la conciencia. En base a esta distinción, podemos clasificarlas en:

  • Depresores del sistema nervioso. Aquellas que disminuyen la funcionalidad del pensamiento y las sensaciones. Tales como los opiáceos (opio, morfina, heroína), los alcoholes (whisky, ron, vino, ginebra) o los sedantes (somníferos, tranquilizantes).
  • Estimulantes del sistema nervioso. Aquellas que surten el efecto contrario al anterior, es decir, excitan el pensamiento y las sensaciones. Se clasifican en estimulantes menores (café, té, cacao, nicotina) y mayores (cocaína, anfetaminas).
  • Psicodélicas o alucinógenas. Aquellas que alteran la percepción o el pensamiento, induciendo estados alterados de conciencia, causando placer y otras sensaciones artificiales. Tales como el LSD, la mezcalina, el éxtasis, el hachís.
  1. Consecuencias de su uso

Las drogas tienen la consecuencia directa de alterar el modo de conducta habitual de las personas. La magnitud de ese cambio depende del grado de intoxicación, del desarrollo del organismo del individuo y del tipo de sustancia.

Por ejemplo, el consumo limitado del alcohol en adultos puede sólo provocar sólo una relajación. Mientras que en niños o adolescentes puede afectar severamente el desarrollo del sistema nervioso.

Otras sustancias, como la heroína cortan la conexión con el mundo real y desatan sensaciones placenteras pero artificiales. Esta es una de las causas de la adicción: ofrecen un escape del mundo real que sólo puede sostenerse a través de un nuevo consumo.

El problema con las drogas “fuertes” o ilegales, es que generan una gran carga de dependencia en el individuo que las usa. En parte esto se debe a características psicológicas o emocionales. Pero principalmente se debe a reacciones químicas cerebrales incontrolables para el individuo.

En cuanto la sustancia deja de estar presente en el individuo, se genera una sensación desagradable conocida como “Síndrome de abstinencia”. Para evitarlo, los sujetos pueden someterse a sí mismos o a los demás a cualquier tipo de daño o humillación, ya que se han convertido en esclavos de la sustancia.

El empobrecimiento, las actividades delictivas, la prostitución y la violencia familiar son posibles consecuencias de la droga.

  1. Drogadicción

drogas adicción
Cuando alguien sufre una adicción, su vida gira alrededor del consumo.

Se habla de drogadicción cuando un individuo se ha vuelto adicto a una o varias sustancias psicotrópicas, ya sean legales (como ciertos fármacos) o no. Su vida entera se dispone en base a garantizarse el consumo: es capaz de dejar de comer, dejar de trabajar, dejar de cuidar de sus seres queridos, sólo para poder seguir consumiendo.

La drogadicción actualmente se trata como una enfermedad tanto clínica como socialmente. Requiere de asistencia y de cuidados especiales, muy similar al alcoholismo. Existen para ello grupos de narcóticos anónimos (NA) y otras formas de apoyo para evitar que el consumo se repita.

Una vez que aparecen, las adicciones implican un peligro permanente para el individuo que las sufre. Incluso aquellas personas que atraviesan con éxito un tratamiento y logran eliminar por completo el consumo, continúan padeciendo la adicción. Por eso quien la ha tenido debe evitar cualquier consumo de la sustancia, por mínimo que sea.

Ampliar: Drogadicción

  1. Tolerancia

Uno de los problemas de la drogadicción es que a medida que el individuo consume la sustancia, se va haciendo resistente a sus efectos. Este fenómeno se denomina “tolerancia”. Así, mientras más droga consume, menos efecto le hace.

Como consecuencia, aumenta las dosis para obtener el efecto deseado. Esto genera un círculo vicioso que suele terminar en la sobredosis es decir, en el consumo de mucha más droga de la que el cuerpo puede tolerar, causando el coma, daños permanentes en el organismo o incluso la muerte.

  1. Síndrome de abstinencia

El síndrome de abstinencia es un conjunto de sensaciones desagradables, dolorosas y angustiantes que afectan al adicto cuando los niveles de la sustancia a la que es dependiente disminuyen en su sistema.

Es tan dolorosa la sensación, que la mayoría de los adictos hará cualquier cosa con tal de evitarla y garantizarse la próxima dosis. Esto convierte a la adicción en una forma de esclavitud.

  1. Desintoxicación

Para romper el círculo vicioso de las drogas y la adicción hace falta a menudo un período de recuperación. Para ello el adicto permanece aislado de todo tipo de influencias nocivas en su vida, incluido, claro está, la sustancia a la que se hizo dependiente.

Este período implica muchos sufrimientos físicos. Cuando estos disminuyen, se recomienda recurrir a la psicoterapia para comprender las razones que empujaron al consumo en primer lugar.

  1. Legalidad vs. ilegalidad

drogas legalizacion
Legalizarlas permitiría eliminar el mercado ilegal y establecer un control.

El dilema de la legalidad o ilegalidad de las drogas se presenta debido a dos posturas encontradas respecto a cómo remediar su problemática:

  • Mantener la prohibición: Esta postura se basa en que se trata de sustancias peligrosas y por lo tanto deben estar prohibidas. Como consecuencia, sus consumidores, vendedores y distribuidores deben ser tratados como criminales (o como enfermos en el caso del consumidor). Esta es la opinión tradicional.
  • Legalización: La opinión de que las drogas, aunque sean peligrosas, deben ser legales, apunta a la posibilidad de que controladas por el Estado. De esta manera, se eliminaría el mercado ilegal que opera desde la clandestinidad, sin obedecer a reglas de ningún tipo, ni de salubridad, ni de responsabilidad, etc.
  1. La guerra contra las drogas

Han pasado ya décadas desde la declaratoria de la «guerra contra las drogas», sin que se hayan producido avances sensibles a nivel mundial. Por el contrario, muchos acusan al programa y a la DEA Estadounidense de adueñarse del mercado ilícito de narcóticos.

Las ventas mundiales de estas sustancias prohibidas ascienden a millones de dólares mensuales. Hay muchos intereses en el mundo de la droga y sobre todo muchas víctimas, por lo que se trata de un tema difícil de resolver.

Referencias:

¿Cómo citar?

"Drogas". Autor: Julia Máxima Uriarte. Para: Caracteristicas.co. Última edición: 16 de diciembre de 2018. Disponible en: https://www.caracteristicas.co/drogas/. Consultado: 25 de mayo de 2019.