— Información y características —

Edad del Cobre

Te explicamos qué es la Edad del Cobre, cuáles fueron sus culturas y características. Además, los inventos de la época y cómo finalizó.

edad del cobre
En la Edad del Cobre la sociedad se volvió más compleja y estratificada.

¿Qué es la Edad del Cobre?

En el estudio de la prehistoria, se conoce como Edad del Cobre, Calcolítico o Eneolítico a un período comprendido entre el Neolítico (la última etapa de la llamada Edad de Piedra) y la Edad del Bronce (ya en la Edad de los Metales). Como su nombre lo indica, esta fue la etapa en que la humanidad conoció el cobre: el segundo (después del oro) de los metales que aprendió a fundir para fabricar herramientas y utensilios.

Por lo tanto, es la primera porción de la Edad de los Metales, y como suele ocurrir con estos intentos de periodización de la prehistoria, no es posible ubicar una fecha o un rango de fechas exactas en las que se produjo.

Se han hallado artefactos de cobre de alrededor del 9.000 a. C. en Turquía y el Norte de Irak, aunque lo más probable es que fueran trabajados al frío, mediante el martillado; mientras que las primeras evidencias claras de fundición del metal se encontraron en Anatolia y se estiman próximas al año 6.000 a. C. En cambio, en otras latitudes en las que este mineral era escaso, se lo conoció mucho después.

De modo que la Edad del Cobre, como ocurre con las demás edades prehistóricas, se dio de manera irregular entre las distintas culturas primitivas humanas, y no puede usarse como una medida universal del progreso histórico de las sociedades. Más bien sirve en un intento de explicar cómo el ser humano pasó de emplear herramientas líticas (de piedra) a los primeros metales.

Puede servirte: Hombre primitivo

Características de la Edad del Cobre

A muy grandes rasgos, el calcolítico se caracterizó por lo siguiente:

  • Como lo indica su nombre, la humanidad conoció el cobre, un metal dúctil y fácil de usar, cuya fundición tuvo inicialmente destinos ornamentales, dado que no es un metal resistente que pudiera desplazar las herramientas líticas de sílex u obsidiana. Más adelante se comenzó a experimentar con sus primeras aleaciones, con arsénico, oro y plata, y eventualmente con estaño, lo cual condujo al bronce.
  • Se produjo un incremento de la producción en las distintas sociedades prehistóricas, que trajo consigo una mayor capacidad de intercambio y una mayor especialización artesanal, es decir, cada artesano podía producir nuevos y únicos materiales. La cerámica, sobre todo, fue muy importante, ya que la maestría en el horneado condujo a los primeros pasos en la metalurgia.
  • La población humana experimentó su primer gran auge, y eso implicó nuevos modos de ocupación del territorio y las primeras estratificaciones sociales, dando origen así a las primeras sociedades complejas. La horda quedó atrás definitivamente, y el intercambio cultural (pacífico o fruto de invasiones) fue una realidad cotidiana.
  • La ganadería trajo consigo la Revolución de los productos derivados, gracias al aprovechamiento no sólo de la fuerza animal, sino de la leche y la lana que producían las especies domesticadas.
  • En el ámbito ritual, el calcolítico fue un período muy importante. Surgieron los primeros santuarios (moradas terrenales de los Dioses), especialmente en el mediterráneo oriental. Además, es probable que en los panteones religiosos aparecieran las primeras deidades demiúrgicas, o sea, capaces de transformar la materia (una experiencia que ya la metalurgia le proveía al ser humano), y que fueran poblados por deidades masculinas y guerreras ocupando lugares jerárquicos entre los dioses, dado que la sociedad del calcolítico tendía a estructurarse de esa misma manera. Las diosas madres del neolítico quedaron atrás.

Culturas y asentamientos de la Edad del Cobre

edad del cobre asentamientos
Los pueblos de la península Ibérica erigieron abundantes megalitos.

Como hemos dicho, la Edad del Cobre no comenzó en todo el mundo a la vez, sino que tuvo una llegada desigual en las distintas geografías del mundo, puesto que ello dependía, ante todo, de la presencia del mineral de cobre en abundancia en la corteza terrestre. Sin embargo, entre las principales culturas y asentamientos del período estuvieron:

  • Las culturas mesopotámicas de Samarra (Irak) y Tell-Halaf (Siria), quienes conocieron la metalurgia del cobre y del plomo hacia el milenio IV a. C., gracias a sus conocimientos avanzados de cerámica. Produjeron estatuillas, sellos y edificaron santuarios, y conocieron la agricultura de regadío.
  • La cultura de Nagada en el Valle del Nilo (Egipto), una cultura predinástica desarrollada a partir del 4.000 a. C., cuya mayoría de objetos encontrados son de piedra, pero que también conoció la metalurgia. Se trató de un protoestado, con agricultura de regadío y extensas necrópolis que evidencian ya la diferenciación social entre clases. El cobre, el oro y la plata fueron usados ampliamente en la elaboración de alfileres, amuletos y otros adornos, así como una importante artesanía.
  • La primera civilización europea, aún sin nombre, fue descubierta a inicios del siglo XXI en la región de los Balcanes, Europa oriental, entre el Danubio y Tesalia, tuvo sus focos principales en las culturas de Vincha (Serbia), Gumenitsa (Rumanía y Bulgaria), Salcuta (el oeste de Bulgaria), Cucuteni (Moldavia, Ucrania y Besarabia) y Tiszapolgar (alrededor de los Cárpatos), las cuales surgieron al mismo tiempo que las culturas neolíticas griegas. Estas culturas compartían una industria minera y metalúrgica de importancia, cuyas piezas de orfebrería datan del año 4.000 a. C. y buena parte han sido halladas en la famosa necrópolis de Varna, en Bulgaria.
  • Los pueblos de los kurganes, habitantes de las estepas euroasiáticas al norte del mar Negro, eran una amalgama de diferentes culturas de la región, que compartían una economía ganadera, el uso del caballo y el enterramiento ritual en túmulos (llamados kurganes). Estas tumbas eran mausoleos familiares, cuyos cadáveres se espolvoreaban con ocre y yeso, y se sepultaban junto con objetos cerámicos y ofrendas cárnicas.
  • Las culturas del mar Egeo, aparecidas en el IV milenio a. C., protagonistas de una intensa red de intercambios culturales y económicos, y que conocieron el cobre, la construcción de murallas y edificaron los primeros templos en piedra, ubicados en Malta, tales como los yacimientos de Ggantija, Hagar, Qim, Mnajdra o Tarxien. Entre estas culturas destacaron: los pueblos heládicos de la Grecia continental, la civilización cicládica (en las islas del mismo nombre, de la costa griega) y la civilización micénica (en la isla de Creta).
  • Las culturas de la península Ibérica, situadas principalmente en las regiones de Andalucía y Extremeña, así como Alentejo y Algarve, en España y Portugal respectivamente, en donde erigieron pueblos fortificados y abundantes megalitos. Sus dos polos culturales fueron Vila Nova y Los Millares (3100 a. C.), muy activos en la producción de ídolos, cerámicas campaniformes y placas de piedra decorada.

Inventos y herramientas de la Edad del Cobre

edad del cobre inventos
Las armas de cobre ofrecían superioridad militar a los pueblos que las utilizaban.

El cobre permitió confeccionar adornos, utensilios domésticos y estatuillas religiosas. Además permitió fraguar espadas y escudos capaces de resistir el embate de las armas de piedra, ya que se deformaban en lugar de quebrarse, y podían volver a su estado original a través del martillado. En aleaciones con arsénico el cobre adquiría gran dureza, y estos nuevos elementos se traducían en la superioridad militar de la época.

Por otro lado, la intensa red de intercambios que comenzó a darse entre las culturas primitivas del mundo permitieron la masificación de la rueda y el carro, así como la difusión de la cerámica campaniforme, y de nuevas formas del arado.

Algunos pueblos conocieron, además, el oro, empleado como metal precioso para enterramientos rituales de caudillos y gobernantes: en la tumba 43 de la necrópolis de Varna, en Bulrgaria, se consiguieron más artefactos de oro de lo que había en el resto de la Europa del momento, en forma de adornos, herramientas y objetos fálicos.

Fin de la Edad del Cobre

La Edad del Cobre tuvo su fin cuando, en los intentos por dar con un metal más resistente y noble que el cobre, se descubrió su aleación con estaño, produciendo el bronce. La Edad de Bronce, así, la segunda de las Edades de los Metales, tuvo lugar en algún momento entre el IV milenio a. C. (en Oriente Medio) y el año 1800 a. C. en la China de la Dinastía Shang.

Sigue con: Edad de Bronce

Referencias:

¿Cómo citar?

"Edad del Cobre". Autor: Julia Máxima Uriarte. Para: Caracteristicas.co. Última edición: 7 de septiembre de 2021. Disponible en: https://www.caracteristicas.co/edad-del-cobre/. Consultado: 26 de octubre de 2021.