10 Características de un
Enlace Químico

Te explicamos qué es un enlace químico y sus características principales. Además, tipos de enlaces químicos y algunos ejemplos.

enlace químico
Hasta ahora se conocen y aceptan los enlaces covalentes, iónicos y metálicos.

¿Qué es un enlace químico?

Se llama enlaces químicos a la fusión física entre átomos, moléculas e iones, en la medida en que forman compuestos más complejos y dotados de estabilidad, alterando sus propiedades físicas y químicas. Una vez unidos, dos o más átomos constituyen una molécula.

Los átomos tienden a juntarse para alcanzar condiciones más estables que en solitario, complementando sus cargas eléctricas a través del intercambio o compartición de electrones en su órbita atómica más externa. Esto se debe a que los protones en el núcleo atómico poseen carga positiva y los electrones alrededor carga negativa, por lo que los átomos tienden a configurarse de la manera más neutra posible.

Existen tipos de enlace químico, dependiendo del tipo de átomos enlazados, que poseen mecanismos propios y peculiares: hasta ahora se conocen y aceptan los enlaces covalentes, iónicos y metálicos. Pero existen otras teorías y aproximaciones.

Características de un enlace químico

  1. Origen del concepto

Desde tiempos remotos se sospecha que los elementos constitutivos de la materia se agrupan entre sí de acuerdo a ciertas formas de afinidad. Pero sería en 1704 cuando Isaac Newton postularía su teoría del enlace químico, basándose en las teorías atómicas ya formuladas, y advirtiendo que “una fuerza” mantenía a los átomos unidos en las reacciones químicas observadas.

En 1819, gracias a la invención de la pila voltaica, Jöns Jackob Berzelius introdujo las nociones de electropositividad y electronegatividad a la teoría de la combinación atómica, y posteriormente, en el siglo XX, Gilbert Lewis introdujo el concepto del enlace por par de electrones, dando origen así a la posibilidad de enlaces simples, dobles y triples, ya que los átomos podrían compartir entre uno y seis electrones. Así surgirían los enlaces covalentes.

En 1927 surgió también una teoría semejante a la de Lewis, pero en la que ocurrían una transferencia total de electrones, y fue propuesta por Walther Kossel. Esta daría origen a los enlaces iónicos.

  1. Tipos de enlace químico

Existen tres tipos principales de enlace químico:

  • Enlace covalente. Ocurre cuando átomos no metálicos de electronegatividades semejantes (por lo general altas) se juntan para compartir electrones de su última órbita, y dar así con una forma más estable.
  • Enlace iónico. Consiste en la unión de átomos metálicos y no metálicos, a través de una transferencia permanente de electrones del metal al no metal, formando así moléculas cargadas eléctricamente: cationes (+) y aniones (-).
  • Enlace metálico. Es el que se da entre los átomos metálicos de un mismo elemento, en su estado sólido, que constituyen estructuras sumamente compactas y estrechas entre sí. Es un enlace primario, fuerte, en el que los núcleos atómicos se juntan entre sí rodeados de sus electrones como en una nube.
  1. Polaridad

La polaridad es una característica de los enlaces covalentes, y depende directamente de la naturaleza de los átomos enlazados. Así, si se juntan dos átomos del mismo tipo, no habrá diferencia alguna entre la electronegatividad del conjunto, y tendremos un enlace no polar, estable.

En cambio, si se juntan dos átomos distintos, alguno puede tener una diferencia de electronegatividad y desplazar los electrones más hacia su núcleo, dotando así a la molécula resultante de polaridad: un polo negativo y otro positivo, como las pilas y los imanes.

  1. Electrovalencia

Los enlaces iónicos se caracterizan porque sus átomos tienen una gran diferencia de electronegatividad, en la medida en que uno pierde y el otro recibe electrones al juntarse. A dicha capacidad eléctrica en los átomos se la conoce como electrovalencia, dado que algunos elementos son más susceptibles naturalmente de ser dadores de electrones (grupos IA, IIA, IIIA de la tabla periódica) y otros en cambio receptores (grupos VA, VIA y VIIA).

  1. Empaquetamiento compacto de esferas

Se llama así al fenómeno que se produce entre los átomos metálicos de un mismo tipo que se hallan sometidos entre sí a enlaces metálicos.

Los metales poseen baja electronegatividad, presentan brillo y son maleables, condiciones que se deben a la naturaleza del enlace que los mantiene unidos en su estado sólido: un orden rígido que desplaza a los electrones de valencia de sus orbitales, permitiendo así una gran conducción de la electricidad y el calor, y que devuelvan casi la totalidad de la luz que los impacta.

  1. Ruptura de enlaces químicos

Los enlaces químicos pueden romperse en condiciones determinadas, al ser sometidos a la acción del calor, de la electricidad o de otras sustancias que desnaturalicen la unión y permitan la liberación de sus átomos involucrados.

Así, por ejemplo, inyectando electricidad al agua pueden separarse el hidrógeno y oxígeno que la componen, en un proceso llamado electrólisis. O añadiendo calor en abundantes cantidades a una proteína, se la puede desnaturalizar y romper sus enlaces constitutivos. O se puede romper un metal maleable al forzarlo a doblarse numerosas veces (fatiga), haciendo que la sección doblada se caliente y fracture.

  1. Puentes de hidrógeno

Se llama así a la unión de un átomo electronegativo con otro de hidrógeno, el cual está a su vez unido covalentemente a otro átomo electronegativo, formando así un “puente” entre dos átomos que normalmente no podrían juntarse. Se trata sin embargo de un tipo de enlace de fuerza débil, pero que permite la composición de moléculas complejas dotándolas de gran estabilidad, tanto en sustancias orgánicas como inorgánicas.

  1. Enlaces dobles y triples

Los enlaces covalentes puede ser simples, dobles o triples, dependiendo de la cantidad de pares electrónicos compartidos. Mientras más electrones se compartan, más resistente será el enlace y más energía costará disolverlo.

Los enlaces simples se representan gráficamente con una sola línea A-A, los dobles con dos A=A y los triples con tres A≡A.

enlace químico

  1. Ejemplos de enlace covalente

El enlace covalente es sumamente común en el mundo de la química orgánica. Por ejemplo, está presente en sustancias como:

  • Benceno (C6H6)
  • Metano (CH4)
  • Glucosa (C6H12O6)
  • Amoníaco (NH3)
  • Clorofluorocarbonos (“Freón”) (CFC)
  • Diamantes, grafitos y otras formas del carbono (C)
  1.  Ejemplos de enlace iónico

enlaces químicos

Numerosas sustancias presentan enlaces iónicos en sus moléculas, como:

  • Óxido de magnesio (MgO)
  • Sulfato de cobre (CuSO4)
  • Ioduro de potasio (KI)
  • Cloruro de manganeso (MnCl2)
  • Carbonato de calcio (CaCO3)
  • Sulfuro de hierro (Fe2S3)

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Enlace Químico". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/enlace-quimico/