10 Características de las
Estrellas

Te explicamos qué son las estrellas, su ciclo de vida y sus características principales. Además las formas de clasificarlas.

estrellas
La humanidad se dedicó a observar las estrellas durante toda su historia.

¿Qué son las estrellas?

Llamamos estrellas a un tipo de astro celeste muy numeroso en el Universo observable. Consiste en una esfera luminosa de plasma que conserva su propia forma debido a la fuerza de gravedad que ella misma genera.

La estrella más conocida es el Sol, a la cual debemos la luz de todos los días.

La humanidad observó las estrellas desde sus inicios tempranos, y quiso ver en ellas mensajes ocultos o señales de sus dioses. De hecho, su organización en el firmamento sirvió para la confección de los primeros calendarios e incluso para la cartografía y navegación.

Desde los antiguos chinos, los griegos helénicos y los astrónomos islámicos medievales, todos supieron que en el registro y la medición de estos lejanos puntitos brillantes radicaba la posibilidad de saber mucho más acerca de cómo está hecho nuestro universo.

Se estima que en el universo observable existen decenas de billones de estrellas, de las que apenas un pequeño porcentaje son captadas por el ojo humano a simple vista.

Ver también: Sistema Solar

Características de las estrellas

  1. Origen

Las estrellas se forman a partir de nubes moleculares: regiones poco densas del espacio que consisten principalmente en hidrógeno, helio y otros elementos más pesados.

Sobre estas nubes diferentes fuerzas son ejercidas, como la gravedad de sus propios elementos o el choque con otras nubes.

El efecto de esas fuerza provoca el surgimiento de regiones más densas en su interior, y las hacen colapsar bajo su propia gravedad.

Al colapsar se forma un “Glóbulo de Bok”: una nebulosa oscura de gas, que de continuar densificándose da inicio a la generación de temperatura, formando así un núcleo de protoestrella. Así surgen las estrellas jóvenes, que pueden reconocerse al emitir un chorro de gas sobre su eje de rotación.

Finalmente, cuando alcanzan ciertas condiciones de estabilidad, pasan a su llamada secuencia principal, que consiste en la prolongada fusión de hidrógeno en helio en su interior. Ya entonces pueden ser consideradas estrellas.

  1. Composición

Las estrellas están formadas en su mayor parte por los elementos más simples del universo: hidrógeno (71%) y helio (27%), con un pequeño porcentaje (2%) de elementos más pesados.

Esos elementos pueden variar enormemente, desde el hierro y el nitrógeno, hasta el cromo y las tierras raras, en los casos más peculiares.

En el caso de las estrellas con atmósferas exteriores menos calientes, pueden apreciarse moléculas biatómicas y poliatómicas.

  1. Ciclo de vida

estrella supernova
Al perder capas externas, las estrellas forman nebulosas a su alrededor.

Las estrellas tienen un ciclo de vida sumamente prolongado, que toma miles de millones de años cumplir. Este ciclo podemos explicarlo de la siguiente forma:

Formación estelar. Como se ha explicado antes, las estrellas surgen de densificaciones de una nube de gas, que empieza a contraerse por efecto de su propia gravedad hasta forzar el hidrógeno que la compone a fusionarse. Se genera así una reacción en cadena que detiene la contracción, mientras se subproduce helio.

Secuencia principal. La estrella joven entonces empieza a fusionar todo su hidrógeno, acumulando helio en su interior y otros metales más pesados, hasta que su combustible principal, el hidrógeno, se acaba. Esto toma la producción del 90% de su energía disponible.

Secuencia postprincipal. Así, se forman las llamadas gigantes rojas, pues sus capas externas se expanden y refrescan, antes de que las fuerzas de gravedad la contraigan sobre sí misma y la fusión de helio tenga inicio, generando nuevas explosiones nucleares y acumulando átomos de carbono producidos mediante el “proceso triple alfa”.

Etapa final. Cuando el helio se acaba, comienza la fusión del carbono en el núcleo de la estrella, pudiendo tener varios destinos posibles, dependiendo del tamaño de la estrella:

  • Si su tamaño es aproximado al de nuestro Sol, empezará a perder sus capas más externas, formando una nebulosa planetaria de elementos pesados, y permaneciendo su núcleo como una enana blanca: una estrella extremadamente densa, que irradiará toda su energía hasta ennegrecer y convertirse en una “enana negra”, esto es, una estrella muerta.
  • Si su tamaño es 40 veces la de nuestro Sol o más, la estrella se convertirá en una nova o supernova, a media que sus fuerzas internas se hagan inestables y una explosión la despoje de sus capas externas violentamente. Esto dará como resultado una estrella de neutrones, un residuo de su colapso gravitacional extremadamente denso, en un diámetro no superior al de unos pocos kilómetros. Otro resultado posible es un agujero negro: un objeto astronómico tan denso que posee una gravedad prácticamente infinita, impidiendo que incluso la luz escape de su interior.
  1. Clasificación

Existen diversos criterios para clasificar las estrellas. Por ejemplo:

  • Según su ciclo de vida. Dependiendo de en qué momento de sus vidas estén, hablaremos de protoestrellas, gigantes rojas, enanas blancas, enanas negras o estrellas de neutrones (o agujeros negros).
  • Según su luminosidad y temperatura. Según sean de brillantes e intensas, las estrellas pueden ser (de menor a mayor): enanas blancas, sub-enanas, estrellas enanas (como nuestro Sol), sub-gigantes, gigantes, gigantes luminosas, supergigantes, supergigantes luminosas o hipergigantes.
  • Según su luz. Dependiendo del tipo de luz de su espectro, podemos hablar de estrellas tipo O (violeta), tipo B (azules), tipo A (blanquiazules), tipo F (blancoamarillentas), tipo G (amarillas, como el Sol), tipo K (amarillo-anaranjadas), tipo M (rojas-anaranjadas).
  1. Cúmulos de estrellas

estrella galaxia
Las estrellas se acumulan en galaxias.

Las estrellas suelen acumularse en el espacio en galaxias, junto con gas estelar y el polvo, así como los planetas que se formen a su alrededor.

Se forman sistemas estelares atraídos unos a otros gravitacionalmente, mediante la interacción de dos, tres o más estrellas. Si se trata de un número muy superior de las mismas, hablaremos de un clúster estelar, con cientos de miles de estrellas.

Por otro lado, las estrellas aisladas, como nuestro Sol, viajan en solitario (excepto por sus sistemas planetarios respectivos), orbitando el centro de alguna galaxia en donde algún objeto masivo ejerce el rol de centro gravitacional.

  1. Masa

La masa de las estrellas es muy variable, pudiendo ser más o menos del tamaño de nuestro sol, o superarlo con creces, como hace la estrella más masiva conocida: Eta Carinae de la constelación de la Quilla, con 100-150 veces el tamaño de nuestro Sol.

  1. Edad

La mayoría de las estrellas oscilan entre los mil millones y los 11 millones de años de antigüedad. La más antigua descubierta hasta el momento, HD 140283 o Methuselah (“Matusalén”), posee una edad cercana a la que se estima para el universo: unos 13.800 millones de años.

Debe considerarse que mientras mayor es el tamaño de una estrella, menor es su vida útil, pues consumen su hidrógeno mucho más velozmente.

  1. Diámetro

estrellas tamaño comparacion
El Sol es pequeño en comparación con otras estrellas.

Aunque desde la superficie de la Tierra, dada su lejanía, las estrellas parecen todas ser puntos redondos brillantes, las estrellas pueden tener diámetros muy distintos e incluso muy superiores al de nuestro Astro Rey.

El Sol está lo suficientemente cerca como para que observemos su forma de disco, cuyo diámetro es de 1,391016 millones de kilómetros.

El Sol es enorme comparado con la Tierra, de 12.742 km, pero ínfimo en comparación con Betelgeuse, la estrella supergigante de la constelación de Orión, cuyo diámetro es 1070 veces mayor al Sol.

  1. Rotación

Las estrellas giran en torno a su eje, a una velocidad variable dependiendo de su edad y de la influencia de otros centros cercanos de gravedad.

Las estrellas más jóvenes pueden rotar a una velocidad de 100 kilómetros por segundo o más en su región ecuatorial, mientras que nuestro Sol da una vuelta sobre su eje cada 25-35 días terrestres.

Este fenómeno es muy importante en el caso de las estrellas “pulsar”, que emiten ondas de radio a un intervalo constante, marcado por la velocidad de rotación de la estrella.

  1. Observación de las estrellas

estrellas observacion navegacion
La obvación de las estrellas ha servido para la navegación.

Desde épocas ancestrales, el ser humano ha observado las estrellas con una mezcla de fascinación y misterio. En el campo interminable de sus luces brillantes ha querido ver figuras, señales y mensajes provenientes de sus dioses, o claves respecto del futuro.

De allí que se inventara el zodiaco, la rueda celestial en que doce constelaciones representan figuras clave del imaginario grecorromano, cuya configuración al momento del nacimiento configurarían la personalidad y el destino de la gente.

La observación de las estrellas fue clave en el desarrollo de muchas ciencias y técnicas, como la navegación marítima, la medición terrestre o, en las edades modernas, la física astronómica.

Referencias:

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Estrellas". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/estrellas/