10 Características de los
Fósiles

Te explicamos qué son los fósiles, cómo es el proceso que atraviesan, qué tipos de fósiles existen y sus características principales.

Fósil de Homo sapiens
La mayoría de los fósiles son huesos de animales extintos hace muchos años.

¿Qué son los fósiles?

Se conoce a los fósiles como a los restos de animales fosilizados con más de 10.000 años de antigüedad. Por tanto, los restos fósiles son, en la mayoría de los casos, de animales extintos, conservados en las rocas sedimentarias, en el ámbar o en el hielo.

Además, pueden ser fósiles tanto animales como vegetales, bacterias o insectos. No siempre se encuentran fósiles completos: la mayoría de las veces se encuentran partes de plantas o animales fosilizados.

La ciencia que estudia a los fósiles se llama paleontología, considerada como la fusión de dos ciencias: la geología y la biología. Esta ciencia se subdivide, a su vez, en la paleobiología (la ciencia que estudia los organismos ya extintos), la biocronología (se encarga de estudiar dónde, cuándo y en qué condiciones vivieron dichos organismos) y la tafonomía (se encarga del estudio de los procesos de fosilización).

Características de los fósiles

  1. Fósiles guías

Existen diferentes tipos de fósiles. A los fósiles que definen un período geológico determinado se los conoce como fósiles guías que, a su vez, comprenden las siguientes características:

  • Deben poder hallarse en un determinado territorio geográfico y de forma abundante.
  • Deben poseer también cierta distribución estrecha temporal, es decir, surgir en un determinado período histórico determinado por las pruebas del terreno donde se los encontró.
  • Deben haberse fosilizado hace más de 10.000 años.
  • En general, son especies que han evolucionado con rapidez y que luego se extinguieron en un período corto de tiempo, por lo que puede apreciar una exactitud cronológica.
  1. Descomposición

Fósil dinosaurio
Durante la fosilización los restos orgánicos se convierten en sustancias minerales.

No todos los organismos muertos o extintos se convierten en fósiles. El proceso es complejo y tiene que darse en un encuentro de características químicas que habiliten para que el organismo se convierta en un fósil.

En este proceso sucede que los restos orgánicos son convertidos en sustancias minerales.

  1. Surgimiento de los fósiles

Un fósil puede surgir del mismo organismo que estuvo con vida y que, tras la transformación química se conviertan sus restos orgánicos en minerales.

Además, un fósil puede resultar de la impresión en el sedimento que éste ha dejado antes de su muerte. Por tanto, un organismo se puede fosilizar, pero también las huellas que éste deja sobre el sedimento se pueden convertir en fósiles.

  1. Fenómeno extraño

Luego de la muerte de un organismo, lo que comúnmente sucede es que éste comienza a descomponerse y luego emprende el proceso de putrefacción.

En casos excepcionales y sobre todo por condiciones ambientales diversas como la aparición de lava, pantano u otros fenómenos, se puede producir la fosilización.

Este es un fenómeno extremadamente extraño, puesto que la mayoría de los fósiles se descomponen luego de muertos, pero antes de que estos se puedan fosilizar.

  1. Trazas fósiles

Las trazas fósiles hacen son los indicios de las acciones previas a la muerte del animal fosilizado.

La huella de un mamut o el sendero de una serpiente se puede considerar como el recorrido previo antes de la muerte del organismo y, a menudo, éstos también pueden ser fosilizados.

  1. Tamaño de los fósiles

Fosil
Pueden encontrarse fragmentos de animales de gran tamaño o fósiles pequeños.

Los fósiles suelen ser fragmentos de un organismo fosilizado y pueden ser grandes como el fósil de un dinosaurio, o diminutos como los organismos fósiles unicelulares.

  1. Ubicación de los fósiles

Los fósiles se pueden hallar en lechos de rocas sedimentarias. En cuanto a la localización, existen determinadas zonas o áreas más propensas para la aparición de fósiles, como Canadá, la Patagonia argentina y el sur de Chile y determinadas zonas de España.

  1. Proceso de fosilización

Arqueología de Homo sapiens
El primer paso de la fosilización es la desintegración de las partes blandas.

El proceso de fosilización es muy lento. El primer paso es la desintegración de las partes blandas del organismo.

Una vez eliminadas las partes blandas de los organismos comienza el proceso de mineralización, es decir, el reemplazo de la parte orgánica por mineral convirtiendo los órganos en roca.

  1. Tipos de fosilización

Huesos fósiles
Los restos de huesos y dientes son los más fáciles de encontrar.

Se pueden distinguir diferentes tipos de fósiles para lo cual se ha realizado una clasificación general:

  • Huesos y dientes. Son los fósiles más fáciles de hallar ya que la estructura ósea del hueso y del diente permite su duración y el proceso de fosilización en este tipo de piezas.
  • Gastrolitos. Son piedras que ciertos animales, especialmente las aves, ingieren para favorecer su digestión.
  • Huevos y nidos. Son los más extraños de hallar.
  • Coprolitos. Es el excremento de animal fosilizado.
  • Icnofósiles. Son restos de alimentos o actividad orgánica fosilizada en roca.
  1. Importancia científica

Gracias a los aportes de la paleontología y la información que los fósiles guías brindan, se ha podido establecer cierto orden cronológico en cuanto a la presencia de determinadas especies ya extintas.

Además, se puede deducir el tipo de circunstancias ambientales mediante las cuales dichas especies u organismos se extinguieron, así se ha podido predecir períodos de lluvia intensa, tornados o vientos huracanados, períodos de enfriamiento o calentamiento global.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Fósiles". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/fosiles/