10 Características del
Habla

Te explicamos qué es el habla, cómo se desarrolla en la infancia y sus características principales. Además, los dialectos y los acentos.

habla
Es la representación del pensamiento mediante sonidos.

¿Qué es el habla?

Por habla entendemos el acto comunicativo a través del cual una persona materializa sus pensamientos en una serie de sonidos ordenados y articulados (palabras).

El habla es, en este sentido, y de acuerdo a la lingüística tradicional, la representación y transmisión del pensamiento mediante los sonidos, sentidos y principios normativos contenidos en un idioma (lengua) determinado.

El estudioso y fundador de la lingüística estructural Ferdinand de Saussure propuso en su Curso de Lingüística General (1916) que la lengua y el habla son distintas pero complementarias.

La primera es social, inmaterial y duradera, esto es, un código social de organización de significados asociados a la huella mental de sonidos determinados, mientras que el habla es individual, material, efímera y mutable.

Ver también: Comunicación Oral

Características del habla

  1. Individual

A diferencia de la lengua, que pertenece a todos sus hablantes por igual, el habla es cuestión de un individuo o un grupo de ellos, ya que se trata de una realización específica.

Así, cada individuo tiene su forma de hablar, según el lugar de donde proviene, ya que cada comunidad posee también su forma de habla.

Pero además depende de su anatomía y de sus características sociolingüísticas individuales.

  1. Material

habla sonido material
Las ondas sonoras son el vehículo de los significados.

El habla es material porque consiste en los sonidos articulados que emitimos cuando el aire pasa de los pulmones a través de la faringe, haciendo vibrar las cuerdas vocales en distintos modos y sonorizándose.

Es decir que las ondas sonoras son el vehículo de los significados codificados que llegan hasta los oídos del receptor o los receptores.

Por esta razón el habla puede grabarse en un aparato de sonido y reproducirse, mientras que la lengua no, ya que es abstracta.

Ver también: Voz

  1. Efímera

Ya que consiste en significados codificados en ondas sonoras viajando del emisor al receptor, el habla desaparece una vez que dichas ondas cesan de emitirse.

Tiene un tiempo delimitado de duración, ya que cada palabra dura un tiempo específico. Cada sílaba y cada oración, una vez terminada, deja de existir, perdurando únicamente en la memoria de quienes la percibieron.

  1. Lineal

El habla está conformada por una serie de sonidos que deben aparecer y ser percibidos de manera lineal para tener significado. El orden de aparición de los sonidos importa, ya que no es lo mismo decir perro (en ese orden: p, e, rr, o) que decir orrep (aunque sean los mismos e idénticos sonidos).

Esto significa que el habla es como una línea: tiene un comienzo y tiene un final, en un orden específico.

  1. Mutable

habla contexto
Se adapta al contexto, al asunto del que trata, a los receptores y otros factores.

De hecho, el habla es pura mutación, pura variedad. ¿Quién habla de igual forma todo el tiempo, empleando las mismas palabras, los mismos términos o las mismas entonaciones?

El habla es un evento comunicativo, de modo que se adapta a los más diversos contextos: el público receptor, el contexto en que se habla, el estado de ánimo del emisor, el asunto del que se habla, y un prolongado etcétera.

La lengua, en cambio, en tanto opera como un conjunto de normas, tiende a ser inmutable en un momento dado: nadie puede cambiar la lengua a voluntad y decidir que una palabra cambie su significado, por ejemplo.

Por otro lado, el uso prolongado en el tiempo sí que altera la lengua, y en esa medida el habla se impone paulatinamente a la lengua, modificándola.

  1. ¿Qué es un acto de habla?

Se llama acto de habla a una alocución, una pieza de habla, es decir, un fragmento de lengua materializado en un contexto determinado y con una función determinada.

Un ejemplo de ello son las piezas de lenguaje que se dicen en situaciones sociales en las que lo dicho se considera un acto en sí: el “sí, quiero” en una boda; el “inocente” o “culpable” en la declaración de un juicio; el “lo juro” durante la investidura de un presidente.

Sin embargo, cualquier enunciación hablada puede considerarse un acto de habla en sí.

  1. El habla y los dialectos

Cada comunidad geográfica o incluso social (como las clases sociales) posee un modo específico de habla aceptado, que se comparte entre quienes pertenecen a dicha comunidad o estrato.

Así nacen los dialectos y los sociolectos, variaciones reconocibles y significativas de la lengua, pero que no llegan a constituir un idioma en sí mismo.

Si un individuo no pertenece a esa comunidad, aunque hable el mismo idioma en algunos casos debe aprender esos usos adicionales para poder comprender plenamente lo que se le dice.

Sin embargo, se consideran variaciones internas de la lengua, porque a un nivel más profundo siguen respetando el marco general del idioma y siguen siendo más o menos reconocibles por todos sus hablantes como tal.

  1. El habla y los acentos

Otra característica notoria del habla es la que conocemos como “acentos” o “tonadas”, es decir, los modos distintos en que cada comunidad geográfica materializa la lengua. En este caso no se introducen cambios de significado, como en el caso de los dialectos, sino variaciones fonéticas, de pronunciación.

Esto puede ir desde variantes de elaboración de un mismo fonema, como el de la letra y que suena “i”, “y” o “sh” dependiendo de la región geográfica suramericana (andina, caribeña y rioplatense).

  1. ¿Cómo se desarrolla?

habla desarrollo infancia
A los 5 años los niños ya dominan plenamente el lenguaje y el habla.

El habla es una capacidad humana innata, que se desarrolla a plenitud mediante la adquisición de la lengua, durante la infancia temprana.

Sin embargo, es un proceso gradual que comprende varias etapas:

  • Del nacimiento a los 5 meses: el infante hace ruidos cuando se le habla (reconoce la voz), hace arrullos y por lo general expresa de modo vocal su agrado (risa) o malestar (llanto).
  • De 6 a 11 meses: Se inicia el balbuceo y la pronunciación sin sentido de sílabas básicas repetidas (“ma-má”, “pa-pá”). Hacia el final de período intenta comunicarse con gestos, intenta repetir sonidos y eventualmente pronuncia sus primeras palabras con sentido referencial.
  • De 12 a 17 meses: Ya el infante responde a preguntas simples sin palabras, y posee un vocabulario de cuatro a seis palabras, con pronunciación poco clara o dudosa.
  • De 18 a 23 meses: Su vocabulario se amplía mediante la repetición y alcanza unas 50 palabras, pudiendo imitar sonidos de animales, pedir alimentos por su nombre y a combinar palabras simples. Hacia el final del período puede pronunciar frases simples.
  • De 2 a 3 años: Empieza a manejar algunos conceptos espaciales, aprende los primeros pronombres y términos descriptivos (“grande”, “bueno”, etc.). Sus oraciones se componen de tres o cuatro palabras y comienza a emplear inflexiones para las frases (interrogaciones, exclamaciones, etc.).
  • De 3 a 4 años: El infante reconoce colores, asocia objetos y expresa ideas o sentimientos muy básicos, repite oraciones enteras y puede emplear el lenguaje de manera lúdica, en juegos, poemas, canciones, etc. Su pronunciación ya es mucho más clara.
  • De 4 a 5 años: Ya entiende preguntas complejas, puede emplear verbos irregulares y formas difíciles del lenguaje, pero con dificultad. Suele confundir palabras largas o de muchas sílabas.
  • De 5 a 6 años: El infante domina la lengua y el habla lo suficiente como para participar en una conversación, usando oraciones compuestas y complejas, describiendo objetos y usando su imaginación para crear historias. Su agarre del lenguaje es pleno, y puede usarlo para aprender los aspectos mismos que desconoce.
  1. Problemas del habla

Los problemas que inciden en el habla humana pueden ir desde su entorpecimiento, hasta su impedimento total (afasia), y generalmente se deben a:

  • Sordera total o parcial, que repercute en la capacidad de repetir los sonidos.
  • Disfonía o afonía, o complicaciones mecánicas debido a malformaciones.
  • Tartamudeos y otros síntomas psicológicos que repercuten en el habla.
  • Problemas de aprendizaje.
  • Daños cerebrales por accidentes o ACV.
  • Trastornos clínicos: trastorno específico del lenguaje, trastorno del lenguaje expresivo o trastorno del espectro autista.

Existen especialistas dedicados al estudio del habla y la comunicación, especialmente a las técnicas idóneas para su recuperación o refuerzo. Se les conoce como terapistas del lenguaje.

Referencias:

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Habla". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/habla/


Relacionados