10 Características del
Imperio de Maximiliano

Te explicamos qué fue el Imperio de Maximiliano, su historia, principales características, sistema político, su caída y mucho más.

Imperio Maximiliano
Fue un régimen de gobierno monárquico instaurado en dicho país entre 1864 y 1867.

¿Qué fue el Imperio de Maximiliano?

El Imperio de Maximiliano en México, también conocido como Segundo Imperio Mexicano, fue un régimen de gobierno monárquico instaurado en dicho país entre 1864 y 1867 como producto de la segunda intervención francesa en México.

A la cabeza de este imperio estuvo Fernando Maximiliano de Habsburgo, Archiduque de Austria, en alianza con los sectores conservadores del país y la Iglesia Católica.

Este imperio dependía de las tropas europeas, sobre todo francesas, para defenderse de la insurrección de los rebeldes republicanos, encabezada por Benito Juárez y los miembros del partido liberal, con apoyo de los Estados Unidos.

Estos constituyeron una guerrilla que, eventualmente, retomaría el poder y ejecutaría al emperador Maximiliano junto a los militares conservadores Miguel Miramón y Tomás Mejía.

Tras la caída del Segundo Impero Mexicano Benito Juárez y los liberales asumirían el poder.

Puede servirte: Historia de México

Características del Imperio de Maximiliano

  1. Maximiliano de Habsburgo

Coronado como Maximiliano I, emperador de México, Fernando Maximiliano de Habsburgo (1832-1867) era el Archiduque de Austria, hermano del Emperador Francisco José de Austria-Hungría y parte de la poderosa casa de Habsburgo.

Fue un militar y apasionado viajero, que renunció a sus derechos reales en Europa para asumir el trono del Segundo Imperio Mexicano a los 32 años de edad.

  1. El establecimiento de la Corona

Para establecer la corona del Segundo Imperio Mexicano, se hizo necesaria la invasión del territorio por tropas francesas, luego de que representantes del Partido Conservador convencieran a Maximiliano de asumir el trono de un imperio pro-francés frente a la influencia creciente de los Estados Unidos.

El ejército invasor fue derrotado inicialmente por las tropas liberales en la batalla de Puebla, pero regresaría el año siguiente y lograría deponer el gobierno de Benito Juárez e instaurar a Maximiliano I como emperador de México, con sede oficial en Castillo de Chapultepec en la Ciudad de México.

Imperio Maximiliano
El ejército invasor fue derrotado por las tropas liberales en la batalla de Puebla.
  1. Sistema político

El gobierno de Maximialiano fue una monarquía moderada, hereditaria y católica, cuyo soberano tenía el título de Emperador de México. El gobierno de éste se componía de nueve departamentos ministeriales, encomendados al Ministro de la Casa Imperial, Ministro de Estado, Ministro de Negocios Extranjeros y Marina, Ministro de Gobernación, Ministro de Justicia, Ministro de Instrucción Pública y Cultos, Ministro de Guerra, Ministro de Fomento y Ministro de Hacienda.

  1. División territorial

En el decreto del 3 de marzo de 1865, el Emperador Maximiliano I reorganizó territorialmente el país de la siguiente manera:

  • El territorio nacional se dividiría en 50 estados o departamentos.
  • Estos estados se subdividirían en base a límites naturales.
  • Se organizaría el territorio de manera que cada departamento contara con una relativa igualdad de recursos, elementos geográficos y elementos climáticos para garantizar cierta igualdad económica y poblacional.
  1. Situación económica

La economía fue una de las grandes debilidades del Imperio que apresuraron su caída. El Imperio dependía militar y financieramente de la corona napoleónica, a punto tal que el séquito de Maximiliano llevaba contadores franceses para vigilar la administración de los dineros.

Dado que no se confiaba en los mexicanos para administrar las finanzas, los emisarios extranjeros gobernaron las arcas imperiales y no lo hicieron con un empeño particular en estabilizar el trono imperial.

Esto fue determinante en la medida en que las arcas imperiales francesas tampoco estuvieron en mucho mejor estado hacia 1866, en el marco de su conflicto con Prusia y de las presiones de los Estados Unidos, por lo que los frecuentes préstamos otorgados al Imperio de Maximiliano empezaron a escasear.

Finalmente, la corona francesa retiraría su ayuda prometida a México y dejaría al reciente imperio sostenerse por propia cuenta. No duraría demasiado en su intento.

  1. Características liberales

Maximiliano era un hombre ilustrado, y al contrario de lo que los partidarios conservadores esperaban, su gobierno mostró desde el principio un carácter liberal, más semejante al de los liberales de Juárez que al de sus aliados conservadores.

La libertad de prensa, la reapertura de la Universidad, la no devolución al clero de los bienes nacionalizados por Juárez durante su gobierno, el otorgamiento al Estado de los registros civiles y la promulgación de leyes de divorcio o de la Primera ley del Trabajo mexicana, prontamente lo enemistaron con la Iglesia y los sectores reaccionarios.

  1. La emperatriz Carlota

La consorte de Maximiliano, la emperatriz Carlota, princesa belga conocida como Carlota de México, fue célebre durante este período por ser considerada la mujer más hermosa del país.

En su intento por ayudar al desfalleciente Imperio de Maximiliano, se marchó a Europa a entrevistarse con la nobleza francesa y con el mismísimo Papa Pío IX, sin éxito.

Durante ese período empezó a exhibir síntomas de paranoia y delirios de persecución, clamando que deseaban envenenarla y bebiendo agua de las fuentes públicas de Roma.

Finalmente, fusilado ya su marido y derrumbado el Imperio, fue asistida médicamente y confinada al castillo de Miramar, luego al Castillo de Bouchout en Francia, y sin embargo terminó sus días en 1927 siendo una de las mujeres más ricas del mundo.

Emperatriz Carlota
Finalmente, fusilado ya su marido fue confinada al castillo de Miramar.
  1. Pérdida del apoyo europeo

La situación internacional era compleja para el Imperio de Maximiliano, dependiente de los favores del trono francés de Napoleón “el pequeño”.

Por ejemplo, la culminación de la Guerra de Secesión en los Estados Unidos, ganada por los federalistas, brindó a las tropas de Juárez un extra de apoyo extranjero para empujar su gobierno paralelo, refugiado en Ciudad Juárez, a la conquista del poder.

Al mismo tiempo, Francia se enfrentaba a Prusia en la guerra Austro-Prusiana y retiró su apoyo paulatinamente al Imperio de Maximiliano, dejándolo financieramente en la quiebra y militarmente debilitado.

  1. Caída del Imperio de Maximiliano

En 1867 las fuerzas liberales de Juárez asediaron la ciudad de Querétaro, defendida por el reformado ejército conservador, bajo el comando de Mariano Escobedo.

Al mismo tiempo, Ciudad de México era sitiada por las tropas de Porfirio Díaz, impidiendo el refuerzo de las tropas en Querétaro, adonde había huido el Emperador hacía poco. La toma de ambas ciudades representó el fin del Imperio de Maximiliano.

  1. Fusilamiento en el Monte de las Campanas

Perdido ya el imperio, Maximiliano fue aprehendido en Querétaro y sentenciado por un tribunal militar al fusilamiento, junto con dos generales conservadores al mando del ejército.

Su ejecución fue aprobada por Juárez y se llevó a cabo en el Cerro de las Campanas, también conocido como el Cerro de las Tres Cruces. Se dice que sus últimas palabras fueron: “¡Pobre Carlota!”.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Imperio de Maximiliano". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/imperio-de-maximiliano/