10 Características de los
Insectos

Te explicamos qué son los insectos, su hábitat, alimentación y otras características. Además, insectos que sufren metamorfosis.

insectos
El 90% de las formas de vida conocidas son insectos.

¿Qué son los insectos?

Los insectos son una clase de animales invertebrados pertenecientes al filo de los artrópodos, junto a los arácnidos, crustáceos y miriápodos.

Se trata de los animales más abundantes y diversos del mundo entero, así como los más exitosos evolutivamente. Representan el 90% de las formas de vida conocidas, con más de un millón de especies conocidas y un estimado de entre 6 y 10 millones de especies por descubrir.

Como el resto de los artrópodos, los insectos poseen un cuerpo segmentado con patas articuladas y esqueletos externos (exoesqueletos) de quitina, que les permiten una resistencia y adaptabilidad tremendas, razón por la cual son la clase más grande dentro del filo animal más numeroso que existe.

Hoy en día es posible encontrarlos en casi cualquier hábitat, y se estima que haya unos 200 millones de insectos por cada ser humano que existe. Si a ver vamos, el planeta en realidad es suyo.

Además: Reino Animal

Características de los insectos

  1. ¿Cómo se originaron?

Los insectos aparecen en el registro fósil en el Devónico inferior, hace más de 400 millones de años.

Sobrevivieron a la extinción masiva de finales de dicho período para poblar el Triásico.

Las primeras familias modernas aparecieron en el Jurásico y luego se diversificaron enormemente en el Cretácico.

La concentración de oxígeno atmosférico en aquellas épocas era mucho mayor: ocupaba el 21% de la atmósfera, en lugar del 16% actual. Eso permitió que surgieran insectos de mucho mayor tamaño que los que existen hoy.

  1. Anatomía

insectos anatomia ojos
Los ojos están formados por cientos de celdas de visión.

Los insectos son distinguibles de otros artrópodos en su anatomía, que consiste en:

  • Cabeza. En forma de cápsula, contiene los ojos y las antenas, estas últimas siempre en un único par. Los ojos, en cambio, suelen ser compuestos y de gran tamaño, formados por cientos de celdas de visión, circulares o hexagonales. Además, suelen tener tres ojos simples u ocelos en la parte superior de la cabeza. Su aparato bucal se encuentra adaptado a su modo de nutrición, permitiendo masticar, chupar, masticar-lamer, cortar-chupar o picar-chupar dependiendo de la especie.
  • Tórax. La región media del cuerpo que contiene los órganos internos y las extremidades, se divide en tres partes: protórax, mesotórax y metatórax. A cada uno le corresponde un par de patas (siempre 6 en total) y a los dos últimos un par de alas (siempre 4 en total) cuando están presentes. En algunos casos pueden haber un único par de alas en el mesotórax o metatórax. No todos los insectos vuelan.
  • Abdomen. La región posterior y más vulnerable del cuerpo, generalmente cubierta sólo por encima por el exoesqueleto, contiene los órganos excretores y reproductores, así como las vísceras. En el extremo pueden surgir apéndices con diversa función, como en el caso de las abejas u otros insectos de picada venenosa
  1. ¿De qué se alimentan?

La alimentación de los insectos es enormemente variada. Buena parte de ellos se alimenta de las plantas y vegetales: sus hojas (especialmente en la fase de oruga), sus frutos, su savia o el néctar de sus flores.

De hecho, los insectos fueron algunos de los primeros herbívoros exitosos en la historia de la vida, contribuyendo así enormemente a la competencia entre especies vegetales.

Otros insectos son detritófagos, alimentándose de residuos y materia orgánica en descomposición, o usándola (como las hormigas) para fertilizar hongos que luego les sirven de sustento.

Y muchas otras especies son, en cambio, depredadoras, dando caza y devorando a otras especies de insectos, a pequeños moluscos o anélidos, e incluso a pequeños mamíferos y peces, como es el caso de la mantis religiosa.

Por último, existen también insectos parásitos, que se nutren directamente de la sangre de los animales. Por eso, pueden ser un peligro para la salud de los mismos.

Ver también: Cadenas alimenticias

  1. Hábitat

insectos colmena
Algunos construyen nidos, como esta colmena de la avispa calva.

Se han adaptado prácticamente a cualquier hábitat, con la excepción del agua, siendo muy pocas las especies que viven en lagos, ríos o en el mar (en cambio, los crustáceos son esencialmente marinos).

Muchas especies son particularmente sociales y construyen nidos o colmenas. En ellas, pueden habitar bajo tierra, dentro de árboles o maderas, o en estructuras de barro que ellas mismas construyen.

  1. ¿Cómo se reproducen?

Generalmente los insectos presentan sus sexos separados y distintos entre sí morfológicamente.

Su reproducción es sexual y son ovíparos. Esto significa que el macho realiza la fecundación dentro del cuerpo de la hembra (fecundación interna). Luego, la hembra pone los huevos de los que emergerán las larvas.

Sin embargo, no todos los insectos se aparean siempre. Aquellos que habitan en colmenas, por ejemplo, suelen responder a jerarquías muy rígidas en las que sólo una reina (generalmente una o unas pocas por nido) es fecundada por un único macho.

La reina tiene la función de depositar huevos sin cesar, mientras que el resto de los habitantes de la colmena se ocupa de las labores de mantenimiento y alimentación, sin llegar jamás a reproducirse.

Otro caso interesante es el de la partenogénesis que ciertos insectos llegan a desarrollar. Esto consiste en la deposición de huevos por parte de las hembras sin la intervención de un macho fecundador. De dichos huevos surgen hembras idénticas genéticamente a sus progenitoras.

Este tipo de reproducción suele ocurrir cuando los machos son escasos. Sin embargo, es necesaria la intervención de un macho en alguna de las generaciones para aportar variedad genética a la descendencia.

También existen pocos casos de viviparismo. En ellos, la hembra expulsa de su cuerpo a la cría viva (del huevo recién eclosionado en su interior) o en fase de pupa directamente.

  1. Metamorfosis

insectos metamorfosis pupa mariposa
Las mariposas son holometábolos, porque pasan por un estado de capullo.

La mayoría de los insectos no nacen idénticos a sus padres, sino que deben atravesar una fase de cambios postembrionarios conocida como metamorfosis.

En estos casos, de los huevos emerge una larva que tras un período de alimentación y crecimiento, inicia la transformación en adulta o imago.

Dependiendo del proceso de metamorfosis, podemos distinguir tres tipos de insectos:

  • Ametábolos. Aquellos que no poseen metamorfosis, sino que sus crías son idénticas al adulto excepto en madurez sexual y en tamaño.
  • Hemimetábolos. Aquellos que presentan una metamorfosis incompleta, es decir, cuyas crías (o ninfas) atraviesan distintas etapas de cambio gradual, pareciéndose cada vez más al imago, sin atravesar una etapa de pupa pero con una última etapa de cambios más pronunciados.
  • Holometábolos. Aquellos que atraviesan una metamorfosis completa, pues del huevo emerge una larva distinta en todo al adulto, la cual deberá alimentarse y crecer hasta alcanzar los nutrientes necesarios para formar un capullo o pupa, dentro del cual cambiará nuevamente su forma y brotará como un adulto maduro.

Más en: Ejemplos de metamorfosis.

  1. Clasificación

Debido a la gigantesca variedad de los insectos, existen numerosos órdenes, dependiendo de sus características morfológicas. Los principales de ellos son:

  • Odonata. Incapaces de doblar sus alas en el abdomen, de metamorfosis incompleta y mucho más primitivos, como la libélula o caballito del diablo.
  • Blattodea. De cuerpo aplanado de entre 3 y 7 centímetros, son omnívoros y en algunos casos voladores. Su mejor ejemplo es la cucaracha.
  • Orthoptera. Su tercer par de patas es más robusto y les permite saltar enormemente, pudiendo en algunos casos planear o volar pequeñas distancias. Es el caso de los grillos o saltamontes.
  • Phthiraptera. Sin alas y de vida parásita de distintos animales, se alimentan de restos de piel, sangre, pelos o plumas, como los piojos.
  • Coleoptera. El orden más abundante de todos, de mayor diversidad y adaptabilidad: el de los escarabajos.
  • Lepidoptera. El orden de los insectos alados, muchos de vida nocturna, de metamorfosis completa, como las mariposas y polillas.
  • Hymenoptera. Los insectos sociales, de metamorfosis completa y vida generalmente en un nido o colmena, donde forman parte de una jerarquía. Como las hormigas.
  1. Presencia en la cultura

insectos cultura alimento
Algunas culturas los utilizan como alimento.

Los insectos y su misterioso ciclo de vida siempre han intrigado al ser humano, que ha visto en ellos el símbolo del renacimiento, del espíritu y de la vida eterna.

Muchas órdenes dinásticas de la antigüedad veneraron el escarabajo, la mariposa o la libélula, mientras que otras especies han sido siempre combatidas y tenidas por nocivas o sucias, como las moscas, los mosquitos y las cucarachas, consideradas generalmente “pestes”.

Otros insectos han formado parte de los relatos humanos tradicionales, en los que se les atribuyen rasgos humanos como el trabajo abnegado (la hormiga y la abeja), la música y la vagancia (el grillo), la vanidad (la mariposa), etc.

En algunas culturas, además, los insectos forman parte de la alimentación. Sin embargo, en general el consumo humano no es bien visto, y es mucho más difundido su uso como alimento de ganado, o como herramienta de producción de fibras (como la seda) o alimentos (como la miel).

  1. Importancia ecológica

Los insectos son sumamente numerosos y presentan muchas relaciones con el resto de las especies de animales y vegetales, a punto de ser hoy en día ecológicamente indispensables.

Como presas, depredadores o simplemente como vehículos de polinización, los insectos contribuyen al enorme ciclo de los ecosistemas.

  1. Ejemplos de insectos

Algunos ejemplos comunes de insectos son:

  • Abejas, abejorros, avispas y avispones.
  • Escarabajos, cucarachas, grillos, saltamontes.
  • Libélulas, mariposas, polillas y cigarras.
  • Chinches, mosquitos, piojos, pulgas, tábanos.
  • Termitas, hormigas, mariquitas y moscas.
  • Taras, mantis y chipos.

Referencias:

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Insectos". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/insectos/