10 Características de una Introducción

Te explicamos qué es una introducción y cuáles son sus características principales. Además, cómo se hace una introducción.

como hacer una introduccion
La introducción debe abordar resumidamente el tema que se desarrollará luego.

¿Qué es una introducción?

Una introducción es la parte inicial de un tema que va a ser desarrollado a continuación. Existen introducciones escritas u orales. Toda introducción debe contener cierta información abreviada o sintética del tema que se abordará posteriormente en detalle.

Como características principales, una introducción debe ser breve, explícita y práctica. Salvo determinadas excepciones una introducción no debe contener lenguaje o término complejos (excepto que la introducción sea de un tema muy específico) ya que debe captar la atención del lector e invitar a leer el texto posterior a dicha introducción.

La introducción debe mantener el mismo estilo o lenguaje que se utilizará luego en el texto. A menudo se estila introducir una cita o comentario de alguna persona calificada en la temática de la que se está hablando.

Características de una introducción

  1. Tipos de introducción

Una introducción se puede presentar en diferentes ámbitos:

  • Ámbito de la música. En este caso, la misma se compone de ciertas notas musicales que luego se repetirán durante la misma melodía de forma extensa.
  • En una narración. En este caso, las introducciones adelantan determinados datos para el lector (ya sea del escritor o de la obra).
  • En un discurso. En este caso, es importante que el orador sea conciso. Mayormente se hace uso de palabras o frases llamativas. Se puede introducir un tema musical, un vídeo, una publicidad, un testimonio, etc. Asimismo ésta debe ser breve.

Las más frecuentes son las introducciones orales y por escrito.

  1. Importancia

Una introducción será la primera impresión del texto al que acompañe. Por tanto esta debe ser cuidada en varios aspectos:

  • Extensión
  • Utilización de las palabras adecuadas
  • Modos y formas

Nunca, una introducción expresa una opinión personal (excepto en el caso de las citas).

  1. Abordaje del tema central

Es importante reconocer cuál es ese eje central y focalizar dicha temática en esto. Si bien una introducción puede abordar secundariamente temas adicionales, lo cierto es que el tema central debe quedar explícito así como también la información a la que se accederá luego (investigación, hipótesis, ideas al respecto, etc).

  1. Usos

Se utiliza una introducción para presentar un libro, un ensayo o un artículo. La introducción, como bien dice la palabra introduce al lector en el tema que se expondrá luego. Posteriormente all texto, artículo o ensayo en sí mismo se le conoce como cuerpo, mientras que, al finalizar el mismo se estila redactar algunas conclusiones de lo expresa ya sea por escrito o de forma oral.

  1. Extensión

Una introducción no debe contener palabras adicionales o innecesarias. Por el contrario debe ir directo al punto que se expondrá luego. En caso de tratarse de una introducción oral, esta se recomienda no se exceda de los 5 minutos.

En el caso de una introducción escrita, ésta debe redactarse en relación a la extensión del texto. Es decir, si el texto es demasiado extenso (200 páginas o más) esta introducción puede ser de hasta 1 carilla 1 o 1 y ½ carilla. Si solo se trata de unas cuantas páginas, al introducción no debe exceder las 200 palabras.

  1. Captar la atención

Tanto si se trata de una introducción oral o escrita, la misma debe ser atrapante, e incitar a la lectura o escucha de lo que el escritor u orador intenta decir.

Se puede hacer uso de diferentes estrategias dependiendo de la temática a abordarse. Por ejemplo, se pueden incluir preguntas iniciales, relatos de historias personales, citas de personas importantes, estadísticas, una fotografía, un chiste, una canción, etc. Esto también dependerá de la formalidad o no del tema tratado.

  1. Comprimir la información

Toda introducción debe abordar escuetamente (resumidamente) el tema que se desarrollará luego.

Esto debe hacerse de manera sintética y utilizar un lenguaje familiar para el receptor; evitar tecnicismos (excepto en casos específicos), conceptos desconocidos por el receptor, puesto que de ser necesario, estos se explicarán en el cuerpo del texto.

  1. Tono de la introducción

Así como es importante mantener cierto eje de la temática principal, es fundamental no ser demasiado efusivo o tener un tinte emocional muy elevado. Más bien es conveniente comenzar con cierta cautela y luego ir introduciendo algo de información. Tampoco se recomienda saturar de información al receptor en la introducción.

  1. Recorrido

La introducción debe realizar un recorrido del texto o tema abordado. No debe ser demasiado detallado.

A menudo la introducción también puede mencionar al autor de la misma obra (sea oral o escrita). Se puede hacer mención del momento específico en que se llevó a cabo la obra (ensayo, texto, libro, planificación del discurso, etc).

  1. Transición natural

Para poder pasar de la introducción al cuerpo del mensaje es preciso que esta sea de un modo natural y no algo brusco. La transición debe hacerse de forma natural, invitando sutilmente a que el receptor complete la idea ya expuesta leyendo o escuchando el resto de la presentación.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "10 Características de una Introducción". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/introduccion/