10 Características de un
Niño de 3 años

Te explicamos cómo son los niños de 3 años, sus aspectos psicológicos, comportamiento y formas de relacionarse con otros.

niño de 3 años
Tiene una mayor agilidad e independencia.

¿Cómo es un niño de 3 años?

A los 3 años los infantes dejan definitivamente de ser bebés e inician la etapa de niño. Comienza el proceso de definición de su personalidad y diferenciación del adulto. La edad de los 3 años implica la profundización de los de la etapa anterior, aunque resulten muy semejantes.

El niño de 3 años puede hacer dos actividades a la vez, como hablar y subir una escalera, sin tener que enfocarse en una sola. Además, puede demostrar mucha independencia en una actividad y luego frustrarse al constatar sus limitaciones. Se trata, además, de una etapa de potente egocentrismo.

Los niños de 3 años atraviesan una etapa clave para fomentar en ellos ciertas conductas sociales, e incluso se considera una buena etapa para iniciarlos en el manejo de los computadores y de la tecnología.

Además: Niñez

Características de un niño de 3 años

  1. Características generales

Los niños de 3 años crecen notoriamente respecto a su edad anterior.

Alcanzan una estatura promedio de casi un metro (96,5 cm para los niños y 95 cm para las niñas).

Su peso promedio es de 15,1 kg (niños) y 14,4 kg (niñas).

Cabe recordar que en estas mediciones siempre se debe considerar la herencia genética y el entorno.

A esta edad el niño es capaz de emplear elementos como libros y lápices de manera bastante correcta. Además puede correr y goza de una mayor agilidad, pudiendo vestirse y desvestirse por propia cuenta, con algunas dificultades (como atarse los zapatos).

  1. Características evolutivas

El crecimiento a los 3 años es constante y diversificado. Es posible percibir una complejidad y un interés creciente por parte del niño en lo social, emocional y cognitivo. Suele hacer preguntas incómodas o de difícil solución, pero también negocia activamente para dar solución a los problemas.

Sus capacidades físicas, por otro lado, se hacen más ágiles, con mayor control y precisión de movimientos. Además, tiene un mayor control de los movimientos involuntarios. A esta edad es normal que deje de usar pañales y empiece a controlar esfínteres por su cuenta.

Su desarrollo emocional atraviesa una etapa de egocentrismo y dificultad para ponerse en el lugar de los demás, dado que aún no separa el yo del mundo que lo rodea. Es común que empiece a imitar a los adultos y que juegue a “mamá” y “papá”. No siempre se asocia con el progenitor de su mismo sexo, ya que se inicia en el descubrimiento del género.

  1. Indicadores de desarrollo

Los principales indicadores de crecimiento saludable de un niño de 3 años son:

  • Reconoce los sentimientos de otros. Puede entristecerse o preocuparse si ve llorar a otro niño o a un adulto, puede demostrar afecto espontáneamente por sus amigos, y en su mundo interno la socialización afectiva tiene más cabida que antes.
  • Comprende la propiedad y la relación. Reconoce lo que es suyo, lo que es ajeno. Puede prestar ocasionalmente sus juguetes, aunque todo al final girará en torno suyo. También comprende las relaciones de “arriba”, “abajo”, etc.
  • Habla con mayor soltura. Es capaz de emplear algunos plurales (y entender qué son) así como comunicarse mediante dos o tres oraciones seguidas. Puede llamar a los demás por su nombre, puede decir el propio, su sexo y su edad, y habla de modo tal que un desconocido puede comprender casi todo lo que dice.
  • Controla esfínteres. Es normal que a esta edad ya controle esfínteres o esté a punto de hacerlo, renunciando así a los pañales. En ocasiones puede necesitarlos de noche exclusivamente, o puede tener algún accidente.
  1. Psicología

A esta edad el niño inicia lo que Sigmund Freud denominó la “etapa fálica”, en la que descubre sus genitales y las sensaciones asociadas a ellos, por lo que es común que se toquen y exploren sin tapujos. Esto es clave para la distinción entre los sexos y el descubrimiento de los géneros y roles asociados.

La imaginación y la fantasía se hallan muy presentes durante los 3 años. A ratos, el niño se enfrenta al dilema de discernir la una de la otra, y a menudo habla de (o dibuja) monstruos. A esta edad puede contar con mayor fluidez, sabe los nombres de los colores y puede identificarlos con claridad.

Adquiere un concepto más maduro del tiempo. Esto le permite a su vez recordar instrucciones complejas, narrar historias más extensas (o partes de ellas) y se muestra en general mucho más independiente.

  1. Comportamiento egocéntrico

niño de 3 años prestar
Es capaz de prestar sus cosas durante un juego.

El egocentrismo es la ley: sus cosas son suyas y sus padres suyos, pudiendo sin embargo prestar algunas cosas durante un tiempo, por ejemplo, en juegos o actividades colectivas. En muchas ocasiones se muestran temerarios, ávidos de independencia. La función de los padres es poner ciertos límites de acuerdo a sus capacidades y el riesgo.

Estos niños se muestran apegados a la rutina, ya que la repetición les permite conocer y controlar el mundo a su alrededor. Por eso, disfrutan de volver a ver la misma película o leer el mismo libro, permitiéndose así anticipar lo que vendrá o comentar lo ocurrido.

  1. Socialización

La hiperactividad de los dos años se canaliza en esta etapa hacia un mayor rango de actividades, que incluye los juegos colectivos y los escenarios de socialización. Aunque le cuesta ponerse en el lugar de los demás, sí puede reconocer las muestras de emoción ajena. Si aparecen amigos imaginarios, deben ser tratados con total normalidad.

  1. Lenguaje en expansión

El niño está en pleno descubrimiento del lenguaje y habla con oraciones consecutivas de tres palabras o más. A veces inventa palabras para expresar lo que ha visto, o combinar varias para lograr un significado complejo. Esto se irá normalizando a medida que su vocabulario se expanda.

  1. ¿Cómo tratarlo?

El rol de los padres con un niño de 3 años implica mucho más desapego que con las edades previas. Sin embargo, es importante que participe en la enseñanza social del niño, empujándolo a conectar con los demás niños y animándolo a abandonar la seguridad del mundo de lo conocido.

Una de las funciones de los adultos es ayudarlo a lidiar con los cambios de rutina, difíciles de aceptar a esta edad. La disciplina deberá reforzarse de manera amorosa y paciente, ya que el niño a esta edad puede tender a explicar sus asuntos de manera fantástica o irreal.

  1. Señales de alerta

Consulte a un especialista si un niño de 3 años de edad:

  • No puede arrojar la pelota por encima del hombro.
  • No puede subir escaleras o lo hace con dificultad.
  • No presta atención a los otros niños.
  • No emplea oraciones de más de tres palabras.
  • No responde a las personas de fuera de la familia.
  • No acepta vestirse, dormirse o usar el inodoro.
  • No puede dibujar un círculo ni hacer garabatos.
  • No logra emplear con relativa soltura crayones o lápices entre el pulgar y los otros dedos.
  1. Consejos para estimular su desarrollo

  • Pídale al niño que ordene sus juguetes luego de jugar y felicítelo por hacerse cargo de sus cosas. Permítale hablar y préstele atención, pero explíquele con paciencia que debe esperar su turno y que debe callar cuando hablan los demás. Esto último requerirá insistencia.
  • Comparta el mundo fantástico que el niño es capaz de crear, pero anímelo a explorar el real y a compartirlo con sus amigos. Sin embargo, no lo obligue a nada.
  • Pídale al niño que se explique en las situaciones que sean y no adivine sus necesidades. Provéale de palabras nuevas y sencillas.
  • Cómprele un triciclo o algún juguete que le permita ejercitarse y desplazarse en parques o plazas.

Referencias:

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Niño de 3 años". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/nino-de-3-anos/