10 Características de la
Novela Romántica

Te explicamos qué es la novela romántica, en qué época surgió, algunos ejemplos, y cuáles son sus características principales.

novela romantica - caracteristicas-min
La novela romántica surge con el Romanticismo (Siglo XIX).

¿Qué es la novela romántica?

Las novelas son obras literarias caracterizadas por estar escritas en prosa y narrar acciones que son parcial o totalmente ficticias. Asimismo, se define por su extensión, puesto que es más larga que los cuentos, además puede presenta un carácter no totalmente lineal y varias historias entrecuzadas.

Las tramas suelen ser complejas, de más de un personaje y a veces hasta varios narradores. Se pueden encontrar tres elementos principales en toda novela: la acción -es decir, los hechos que suceden-, el ambiente -escenario o contexto- y los personajes. En cuanto a su estructura, se compone de una presentación, desarrollo y desenlace.

La novela romántica reviste matices particulares en este género, puesto que narra acerca de hechos muy precisos: el amor, la muerte (como dos caras de la misma moneda) y la sensación de pérdida y de abandono frente al mundo.

Características de la novela romántica

  1. Origen

La novela romántica surge con el Romanticismo (Siglo XIX) y expresa narrativamente la fuerza lírica de este movimiento, que tuvo un fuerte impacto en Alemania e Inglaterra, cuyas características predominantes fueron el subjetivismo y una nueva sensibilidad.

La novela de este tiempo, entonces, rinde culto a la irracionalidad. Está muy signada por sentimientos de melancolía y soledad y mantiene una actitud escapista frente al tiempo, remontándose hacia épocas históricas que anhelan fervientemente por estar presentes en ellas los ideales que persiguen.

  1. Lenguaje poético

El lenguaje de las novelas románticas se define por ser muy descriptivo, utilizar frecuentemente giros lingüísticos y la metáfora como arma fundamental.

  1. Idealización de la naturaleza

Se describe a la naturaleza en sus más pequeños detalles. Por ejemplo, se habla del sonido de los ríos, de los pájaros, de los perfumes. No se deja de apreciar en ello, también, una metáfora de los sentimientos atmosféricos. La figura del bosque es frecuente.

  1. Ejemplos

Entre las más destacadas del período, se encuentran: “Las cuitas del joven Werther” y “Fausto” de Goethe, “Los miserables” de Víctor Hugo, “La dama de las camelias” de Alexandre Dumas, “Frankestein” de M. Shelley, “Ivanhoe” de W. Scott -creador de la novela histórica-, “El martín Fierro” de José Hernández y “María” de Jorge Isaac.


  1. El romance estructura la acción

En toda novela, los personajes son impulsados por algo. En el caso de la novela romántica, las tragedias amorosas son el eje a partir del cual se desenvuelven los acontecimientos. Los sentimientos de los personajes, en general, están desbordados. Pongamos el caso de la obra “Las cuitas del joven Werther” de Goethe: el amor lo consume hasta el punto de elegir el suicidio cuando no es correspondido.

  1. Fuerte presencia del YO

Estas obras se caracterizan por describir, de modo muy intimista, los tormentos de un individuo, las luchas que atraviesa en la búsqueda de su amor y debido a su inadecuación en el mundo.

Las experiencias oníricas resultan muy vívidas y este “yo”, por supuesto, está lejos de ser el sujeto racional que se pondera en la modernidad. Es un sujeto disperso, al que la pasión lo arrebata.

  1. La muerte por amor

Esta es una consecuencia del apasionamiento exaltado: la entrega total a los sentimientos románticos, irracionales. El amor consume la vida de los protagonistas y los precipita hacia desenlaces fatales.

Se mencionó la obra de Goethe como un caso extremo que lleva a la muerte al protagonista, pero la obra de las hermanas Brönte -encasillada como novela gótica, que se desprende del romanticismo- también pueden dar cuenta de lo terrible que es este desenfreno romántico.

  1. Religión

Apegado a la edad media, el romanticismo tuvo un vínculo muy apegado respecto de la religión. Pero no era la religión institucional la que veneraban, sino aquella que surgía de un sentimiento interior y a la unión mística con Dios. En “Fausto” de Goethe, los elementos religiosos aparecen (por ejemplo, la figura del diablo).

  1. Color local o nacionalismos

La mayoría de las novelas románticas son muy precisas en las descripciones y tienden a ambientarse en un escenario regional. Es muy patente esta característica en el caso, por ejemplo, de Argentina, con “El Martín Fierro” de José Hernández. La referencia a los localismos se plantea como un precedente del Costumbrismo y Nativismo.

  1. Autobiográficas

Como se dijo, las novelas se definen por entremezclar hechos ficticios y no ficticios. Muchas obras románticas están inspiradas en la propia vida de los escritores, o bien magnifican y dan forma a sentimientos vividos. Se puede mencionar, en este caso, la obra “Memorias de ultratumba” de Chateaubriand.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Novela Romántica". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/novela-romantica/