10 Características de los
Océanos

Te explicamos qué son los océanos y cuáles son sus características principales. Además, qué océanos existen y cómo se clasifican.

oceanos - tierra
La profundidad promedio de los océanos es de 3900 metros.

¿Qué son los océanos?

Se llama océano a una gran extensión de agua salada que separa a dos o más continentes terrestres. Dichas extensiones acuáticas cubren la mayor parte de la superficie de nuestro planeta (71% del mismo) y se comunican entre sí, a lo largo de miles de kilómetros cuadrados y contienen más de un billón de kilómetros cúbicos de agua.

Dadas estas dimensiones, es comprensible que los océanos sean un rasgo distintivo de nuestro mundo. En ellos se originó la vida y aún se mantiene el porcentaje más alto de biodiversidad conocido, lo cual también significa que son fuente de alimento para el hombre y de muchas otras actividades económicas y recreativas.

Por eso a lo largo de la historia del ser humano los océanos le han fascinado y atemorizado particularmente, ya que constituyen una ventana de oportunidades a la par que una frontera divisoria, que le impide desplazarse por sus propios medios de un rincón de la tierra a otro.

Además, dado que esta enormes masas de agua cumplen un rol vital en los ciclos naturales del planeta, numerosos accidentes climáticos y desastres naturales se gestan en su superficie, a menudo poniendo en jaque a las poblaciones costeras humanas.

Características de los océanos

  1. Dimensiones

Los océanos son verdaderas masas colosales de agua. Su superficie estimada es de 361.000.000 km2, lo cual significa tres cuartas partes de la totalidad del planeta.

Poseen una profundidad media de 3900 metros (con excepciones conocidas de mucho más, como la fosa de las Marianas de 11.034 metros), lo cual representa unos 1.300.000.000 km3 de volumen, es decir, el 94% del agua del planeta.

  1. Clasificación

Existen tres grandes océanos en el mundo: el Pacífico, el Atlántico y el Índico, seguidos de dos océanos menores: el Ártico y el Antártico. Los dos primeros de la lista se suelen dividir, además, en Pacífico y Atlántico Norte o Sur, respectivamente. De todos ellos, el de mayor tamaño es el Pacífico.

El Atlántico separa los continentes de Europa y África del continente americano, mientras que el Pacífico lo separa a este último de Asia y Oceanía. El Índico, por su parte, separa el continente africano del asiático y de Oceanía, por debajo de la India.

Los océanos ártico y antártico se encuentran en las inmediaciones de sus respectivos polos norte y sur.

  1. Origen

Si bien el agua parece ser una sustancia universalmente presente en nuestro mundo, no estamos muy seguros respecto a su origen en nuestro planeta, dada su ausencia en los demás que conocemos.

Se estima que al enfriarse la Tierra lo suficiente como para permitir la aparición de agua líquida, se generaría una cantidad reducida que luego se vería aumentada por los hielos llegados del espacio exterior en forma de cometas provenientes del cinturón de asteroides de nuestro sistema solar.

  1. Constitución

El agua de los océanos es salada, dado que contiene enormes cantidades de sodio y cloro en forma sólida, lo cual deviene en sal común (cloruro de sodio). Los niveles de salinidad son variables, no obstante, y en las regiones polares es más bien escasa.

El agua oceánica también contiene magnesio, potasio, calcio y otros elementos en mucha menor proporción. Se estima que, dadas sus dimensiones, en ella puedan hallarse todos los elementos conocidos.


  1. Coloración

Un dato curioso del agua de los océanos es que su color azul, al contrario de lo que se piensa, no se debe exclusivamente al reflejo del azul de los cielos, sino que al hallarse en proporciones considerables, el agua tiende a mostrarse azulada.

  1. Temperatura

El agua de los océanos posee una temperatura variable, que suele oscilar entre los 12 y 30 °C en su capa templada superficial, que puede ir de la superficie a los 50 o incluso 100 metros de profundidad.

Por debajo de esas distancias, el líquido se mantiene entre los 5 y -1 °C. Obviamente estos valores son más altos en las aguas tropicales y próximas al ecuador, y más bajos a medida que nos aproximemos a los polos. Del mismo modo, el agua de los océanos es más cálida en verano y más fría en invierno.

  1. Mareas

El agua de los océanos nunca está quieta, sino que se halla en constante movimiento debido a los distintos tipos de mareas existentes, ocasionados por la fuerza gravitatoria de la Luna y del Sol. De esta manera, la cara del planeta expuesta a la luna exhibirá un aumento aparente en el volumen de las aguas, mientras que la expuesta al sol una aparente disminución.

Esto da origen a dos tipos de marea:

  • Mareas vivas. Se dan cuando la luna está en fase Nueva o Llena, es decir, cuando la Tierra, la Luna y el Sol están sobre una misma línea, y la fuerza gravitacional de ambos astros se combina, logrando una máxima atracción sobre la masa de agua.
  • Mareas muertas. Se dan cuando la Luna y el Sol se hallan en extremos opuestos respecto al planeta, cancelando así su atracción mutuamente al ser en direcciones opuestas. Se dan en las fases menguantes o crecientes de la Luna.
  1. Corrientes marinas

Otra forma de movimiento de las aguas oceánicas son las corrientes marinas, producto de la acción del viento sobre el agua, que las desplaza y pone en movimiento, a la par del efecto Coriolis y la rotación terrestre. Se conocen 28 corrientes oceánicas distintas, cada una conectando sectores distintos del planeta en una suerte de maraña:

  1. Desastres

El agua de los océanos puede ser fuente de muchos desastres naturales, tanto por su efecto en el clima planetario, pues en el interior de los Océanos la temperatura varía y da pie a cambios de presión y generación de masas de aire en movimiento. Esto puede bien conducir a tormentas, huracanes, tornados u otros desastres climáticos que afectan particularmente a las poblaciones costeras.

De modo similar, los terremotos y maremotos pueden alterar el comportamiento regular de las aguas y desencadenar tsunamis, que son olas gigantescas que inundan todo a su paso.

  1. Contaminación

El impacto ambiental de la actividad industrial humana en el ecosistema no exime al océano de sufrir sus efectos. Lo cual es una tragedia ambiental si consideramos que el 70% del oxígeno del planeta proviene del plancton sobre la superficie oceánica, lo cual significa que los océanos absorben enormes cantidades de dióxido de carbono y previenen el efecto invernadero.

No obstante, se estima que la vida en los océanos haya disminuido en un 40% desde 1950, debido a la sobre explotación de la pesca pero también a la contaminación, ya que muchos complejos industriales vierten sus desechos tóxicos en el mar.

Se ha dicho que la destrucción ecológica de los océanos ya se encuentre efectuada en un 20-30%, y las voces más alarmistas anuncian una posible extinción masiva de la vida oceánica para dentro de 25 años, de seguir todo como va.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Océanos". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/oceanos/