10 Características de un
Oligopolio

Te explicamos qué es un oligopolio, qué prácticas y modelos plantea y cuáles son sus características principales. Además, algunos ejemplos.

oligopolio-coca-pepsi-min
Un oligopolio supone un mercado liderado por pocos y privilegiados productores.

¿Qué es un oligopolio?

Por oligopolio se entiende una estructura de mercado de competencia imperfecta, caracterizada por un pequeño grupo de grandes productores de bienes o servicios, y una amplia demanda comercial, por lo que este grupo adquiere un poder de mercado que le permite fijar precios y cantidades, manejando a su conveniencia las variables de la oferta y la demanda.

Los oligopolios son contrarios a la idea de competencia de los mercados ya que al haber pocos y privilegiados productores, están siempre al tanto de los movimientos de los demás y sus acciones y decisiones se producen siempre en el marco de un circuito cerrado (de comunicación estrecha). En eso resulta semejante a la noción de monopolio, excepto que no hay un productor privilegiado en el control, sino varios.

Así, este tipo de estructuras de mercado suelen ser cómodas para las empresas oligopólicas pero dañinos para las necesidades de los consumidores, ya que empobrecen el mercado al impedir el ingreso de nuevos y diversos competidores.

Ver también: Mercado

Características de un oligopolio

  1. Modelos de oligopolio

Aunque no existe una teoría propiamente dicha para el estudio de los oligopolios, sí se consideran distintos modelos o casos oligopólicos, que si bien deben evaluarse por separado, sirven de marco de referencia para casos futuros.

Así, suele hablarse de oligopolios en economías a gran escala, por lo general, cuyo ingreso al mercado suele ser costoso, como en la comercialización de la electricidad o en la distribución de combustible.

En otros casos, para el estudio de los oligopolios se echa mano a la teoría de juegos, que establece la acción y reacción como dinámicas de comunicación empresarial y retroalimentación entre competidores.

  1. Diferencias entre oligopolio y monopolio

La diferencia fundamental entre oligopolio y monopolio se encuentra expresada en la raíz de ambas palabras que provienen del griego antiguo: oligos (“pocos”) y mono (“uno solo”).

Mientras en un escenario monopólico una sola empresa controla todo el mercado a través de sus decisiones, en uno oligopólico se trata de un conjunto de ellas controlando el mercado a través de una competencia ventajosa que no supone riesgo para ninguna de ellas pero sí para el surgimiento de otros aspirantes al mercado controlado.

  1. Tipos de oligopolio

Oligopolio-min
Pueden ser diferenciados o concentrados según el producto comercializado.

Existen dos formas de oligopolio de acuerdo al producto comercializado:

  • Diferenciado. La oferta controlada de productos en el mercado es diversa, es decir, abarca productos de diversos ramos o de distinta naturaleza. Por lo general implica bienes manufacturados diversos.
  • Concentrado. Ocurre cuando hay procesos de concentración industrial, es decir, de poca elaboración de productos a partir de una misma materia prima, o bien de mercancías idénticas. Por lo general implica mercados de materias primas y bienes semiprocesados.
  1. Duopolios

Muchas veces se considera el duopolio como una forma de oligopolio. Se trata del control pleno del mercado por parte de dos empresas antagónicas, es decir, rivales, cuya disputa por el mercado inhabilita el ingreso a terceros competidores, pues solo ellas dos pueden responder a la estructura de precios o justamente hacen muy elevadas las demandas de inversión inicial.

  1. Interdependencia empresarial

Las relaciones entre las empresas oligopólicas suelen ser de mutua dependencia, y pueden clasificarse en:

  • Colusivas. Las empresas llegan a acuerdos para el control del mercado, actuando conjuntamente en cuanto a cantidad de productos ofertados, precios de lanzamiento, reparto del mercado, etc. Es la situación más usual y suele conducir a monopolios duales.
  • No colusivas. Las empresas ocupan posiciones estratégicas para oponerse entre sí y competir, si bien se muestran intolerantes con el ingreso al mercado de nuevos competidores.
  1. Barreras de ingreso al mercado

Por lo general los oligopolios surgen a raíz de la aparición de barreras fuertes de ingreso al mercado, ya sean propias de la dinámica comercial o impuestos por ellas mismas, o por fuerzas ajenas como la del Estado.

Por eso se los considera necesariamente un mercado de competencia perfecta, al mismo tiempo que un punto intermedio entre una situación monopólica y el ideal del mercado de competencia perfecta.

Estas barreras pueden ser legales (patentes, licitaciones, etc.) o estratégicas (convenios con distribuidores, sobreproducción, etc.).

  1. Prácticas oligopólicas

Muchas prácticas usuales en los oligopolios son mal vistas debido a que empobrecen el mercado y representan gestos desleales hacia la competencia. Algunos de ellos son:

  • Dumping. Los bienes ofertados se producen durante un tiempo a precios inferiores e incluso por debajo del costo de consumo. Esto genera una situación temporaria de pérdidas que solo las grandes empresas fuertes pueden soportar, dejando a las pequeñas o nuevas en aprietos.
  • Marketing agresivo. El acaparamiento de los espacios de promoción mediante inversiones en capitales, compra de medios u otras estrategias puede conducir a conflictos de intereses que, en escenarios oligopólicos, son pasados por alto en pro del beneficio de los grandes productores.
  • Acuerdos de producción. Acuerdos de limitación de producción o, por el contrario, de sobreproducción para anegar el mercado, pueden ser algunas de las tácticas que las grandes empresas oligopólicas se permiten, no así las pequeñas o principiantes.
  1. Causas

Existen diversas causas posibles para una situación de este tipo. Algunos oligopolios, llamados “naturales”, se derivan de los exigentes mercados de economías a escala, es decir, la producción a gran escala y a costos reducidos, que hace inviable el negocio para empresas pequeñas y permite a las grandes prosperar y sostenerse.

Otras opciones apuntan a intervenciones del Estado, en las que propicia condiciones de protección, competencia desleal o defensa de unas pocas empresas que gozan de una oferta privilegiada artificialmente.

Y un último caso apunta a la predilección de un cierto público por la trayectoria de una empresa o por su renombre, para lo cual el manejo estratégico de su reputación es clave.

  1. Consecuencias

Las principales consecuencias del oligopolio tienen que ver con el empobrecimiento del mercado, en la medida en que no existe una verdadera competencia y las empresas ya instaladas no se sienten presionadas a la innovación radical, a la actualización, sino que se sienten más seguras.

Por otro lado, las empresas oligopólicas tienden a la fusión, deviniendo así en monopolios cerrados y a menudo son el escenario ideal para prácticas deshonestas o de competencia desleal.

  1. Ejemplos de oligopolio

Ejemplos de situaciones oligopólicas son:

  • La rivalidad entre Pepsi y Coca-cola por el mercado de gaseosas.
  • La oferta de telecomunicaciones y telefonía celular, o de cableoperadoras de un país, cuyo número rara vez supera las tres o cuatro.
  • Las aerolíneas, sobre todo en los países de menor frecuencia de vuelo.
  • La comida rápida, controlada por unas pocas marcas dependiendo del nicho: las hamburguesas, por ejemplo, son terreno de Mc Donald’s, Wendy’s, Burger King y otras pocas.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Oligopolio". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/oligopolio/