10 Características de una Organización Exitosa

Te explicamos qué es una organización exitosa y cuáles son sus características principales. Además, cómo enfrenta los cambios, y más.

organizacion exitosa con crecimiento
Tomar riesgos no es ser temerario. Pero quien no apuesta, no gana.

¿Qué es una organización?

Una organización es una estructura administrativa compuesta por sectores interrelacionados entre sí y especializados en el cumplimiento de una función específica, cuyo efecto conjunto y objetivo principal es cumplir con una meta establecida.

Para ello, las organizaciones suelen contar con el talento humano, capitales y otros tipos de recursos que exigen su manejo estratégico o gerencia.

Las organizaciones en su variedad son el objeto de estudio de las Ciencias de la Administración, tanto como de la Sociología, las Ciencias de la Comunicación y las Ciencias Económicas, cada una a partir de sus propias perspectivas y fundamentos específicos.

Ver también: 10 Características de las Organizaciones

Características de una organización exitosa

  1. Cuenta con el compromiso de sus integrantes

La consecución de un objetivo común es el espíritu que nuclea a los miembros de una organización.

En el momento en que éstos dejan de sentirse identificados con las metas a conseguir, invierten en la organización mucho menos esfuerzo y se muestran menos dispuestos al sacrificio o al cambio.

  1. Invierte en sus recursos humanos

Tanto en su selección como en su crecimiento. Una organización es tan potente como lo sea el coeficiente conjunto de sus integrantes.

Por esta razón, apostar por el desarrollo de ellos como individuos o por su correcta elección de cara a las responsabilidades que se les confiarán, es también fortificar a la organización como un todo.

  1. Entiende los cambios como oportunidades

el cambio en las empresas

Es una constante en la vida: lo que no cambia, muere. Las organizaciones no son la excepción, y las de mayor rendimiento y adaptabilidad suelen ser las que llegan más lejos.

Una cultura de menos miedo hacia el cambio, que lo entienda como una fuente posible de oportunidades será mucho más previsora y manejará con menor margen de estrés las condiciones de cambio que puedan presentarse en el camino, que suelen ser inevitables.

  1. Enfrenta el conflicto a partir de la sinergia

La palabra sinergia proviene del griego antiguo: “syn-” (con, junto a) y “ergon” (trabajo), por lo que significa la concentración de las energías o de los esfuerzos.

Una organización enfrentará, usualmente, etapas de conflicto entre su personal o sus intereses, o de crisis de cara a su entorno, pero sólo le sobrevivirán aquellas que los manejen de manera sinérgica, es decir, que promuevan una cultura de la reconciliación y el debate, en lugar de la imposición y la segregación. De lo contrario, empezará a desintegrarse.

  1. Concilia el presente y el futuro

Una organización no puede marchar a ciegas hacia su objetivo, ni puede sentarse a esperar el momento definitivo. Debe ser un sistema que marche hacia adelante a través de acciones concretas, pero sin perder el sentido estratégico de su planificación.

Esto significa que debe tener un ojo puesto en el presente (evaluar, medir) y otro en el futuro (planificar, proyectar). Y de tanto en tanto, dar un vistazo al pasado (revisar la trayectoria).

  1. Mantiene su ritmo y evita la parálisis contemplativa

A menudo ocurre que las organizaciones, enfrascadas en las mediciones y diagnósticos del momento, pierden el foco de las operaciones y dedican su energía al registro, perdiendo después la energía para remprender rápidamente su camino. Como un vehículo que al perder el envión, no acelera de nuevo.

Dicho fenómeno es la parálisis contemplativa, un síntoma de la mala división del trabajo dentro de la organización, que sacrifica a los sectores de vanguardia en su afán por controlar, por hacer estadísticas y mediciones. En vez de reinventar la rueda, conviene saber hacerla rodar.

  1. Asume riesgos

ideas - riesgos

Hay dos errores que una organización puede cometer: no cambiar nunca sus estrategias y anquilosarse en sus procederes, o cambiarlas constantemente y jamás dar un paso en cierto. Cualquiera de ambas es igualmente peligrosa.

Tomar riesgos no es ser temerario. Pero quien no apuesta, no gana. Una organización exitosa tendrá estos principios muy en claro y los usará para tomar decisiones oportunas y sabias.

  1. Abraza la competencia

La competitividad puede convertirse en un valor o en una obsesión para el común de las organizaciones. El éxito en dichos predios dependerá no sólo de estar al día en la carrera por el éxito (ya sea a través de ventas, producción, capitales, etc.), sino de la posibilidad de aprender y crecer a partir del contraste con las organizaciones competidoras.

Si en algo concuerdan los especialistas de la administración, es en la necesidad de una competencia saludable para el crecimiento organizativo, ya que los monopolios enlentecen y distorsionan la estructura organizativa.

  1. Se mantiene al día

Sobre todo en tiempos de cambios drásticos en el modo de relacionarse, como la revolución digital y tecnológica de finales del siglo XX, una organización exitosa debe estar al día en las tendencias más revolucionarias e innovadoras de su área.

La tecnología cambia al mundo tanto como las más potentes ideas, haciendo posible lo imposible y abriendo nuevos espacios para explorar. No puede dársele la espalda a esto.

  1. Es autosustentable

Por último, pero no en prioridad, toda organización exitosa requiere de producir lo necesario para mantenerse andando, es decir, debe retroalimentarse a sí misma y satisfacer sus necesidades operativas antes de poder marchar hacia la meta.

Esto puede referirse a insumos materiales, flujo de capitales o cualquier otro recurso indispensable para que la organización funcione en el tiempo.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "10 Características de una Organización Exitosa". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/organizacion-exitosa/