10 Características de un
País Democrático

Te explicamos cómo es un país democrático y cuáles son sus características principales; cómo se eligen sus representantes, y más.

pais democratico
Los ciudadanos de un país democrático deben poder expresar libremente sus ideas.

¿Qué es la democracia?

La palabra democracia, de origen griego (demos = pueblo, kratos = poder) tal y como el concepto que designa, refiere a una forma de ordenamiento social y político cuyo principio fundamental es que las decisiones sean tomadas por el conjunto de la sociedad.

Dicha toma de decisiones se lleva a cabo a través de procedimientos de participación que confieren legitimidad a los representantes políticos de las distintas tendencias ideológicas, económicas, sociales y morales involucradas.

Se estima el origen de la democracia como sistema en la antigua Grecia, en la ciudad de Atenas, si bien la división social de la época distaba mucho de ser la perseguida en la actualidad. Aproximadamente un 10% de la población, considerados hombres griegos libres, elegían entre sí y por plebiscito a sus representantes, dejando por fuera del juego político a los esclavos, las mujeres y los metecos (extranjeros).

Los gobiernos democráticos, en la actualidad, distan mucho de semejante organización social y apuestan más bien por los principios de igualdad ante la ley contemplados en acuerdos internacionales de derechos humanos, a su vez herederos de la libertad, igualdad y fraternidad reclamados durante la Revolución Francesa.

Puede servirte: 10 Características de la Democracia

Características de un país democrático

  1. Hay un Estado de Derecho

Para que exista una democracia es indispensable que haya primero un Estado pleno de Derecho, es decir, que todos los habitantes de un país estén sometidos incondicionalmente a lo que dicta la ley. Esto significa que sin importar lo grande que una mayoría política sea, ésta no podrá emplear las instituciones para llevar a cabo una acción ilegal o prohibida.

De esta manera, no puede haber democracia sin Estado de Derecho (pues se convertiría en una especie de dictadura de las mayorías), ni puede alcanzarse un Estado de Derecho sin democracia (pues los despotismos no dan garantía alguna de su sometimiento a las leyes, o las fraguan eventualmente a su conveniencia).

  1. Los poderes políticos gozan de legitimidad

Se entiende por legitimidad la adecuación de un acto o un poder público respecto a los basamentos legales de una nación, contemplados en su carta magna o Constitución Nacional. En ello radica justamente su capacidad para ser acatados o generar obediencia sin necesidad de coaccionar a los ciudadanos mediante la violencia de Estado, es decir, sin que exista un monopolio de la ley.

En una democracia, ningún poder público puede transgredir esta normativa sin hacerse ilegítimo en el proceso y perder su poder.

  1. Los representantes son elegidos por sufragio

Si bien la existencia de elecciones libres no garantiza vivir en una democracia, su ausencia en cambio es un claro indicador de ilegitimidad de los poderes públicos. Un país democrático relegitima periódicamente sus autoridades para asegurarse de que sean siempre representativas de la voluntad de la mayoría.

Estas elecciones, dicho sea de paso, deben ser libres, universales y secretas, y no estar sujetas a imposiciones de parte del propio poder del Estado ni de organizaciones privadas de ninguna índole.

  1. El Gobierno es autónomo

Una democracia debe ser autónoma, es decir, regirse de acuerdo a sus propias diatribas y preceptos, y nunca bajo tutelaje o restricciones externas, de potencias extranjeras públicas o privadas.


  1. Existe la libertad de expresión

La libertad de prensa y de información son fundamentales para una democracia saludable. Los ciudadanos deben poder expresar libremente sus ideas y puntos de vista sin temor a represalias o persecución del Estado ni de fuerza política alguna.

Igualmente, un gobierno democrático debe dar cabida e incluso promover la prensa libre, tanto a favor como de oposición, y nunca perseguir o silenciar las voces que puedan resultarle incómodas o poco convenientes. Los ciudadanos de una democracia deberían poder elegir sus fuentes informativas como mejor les parezca.

  1. Existe libertad de culto y de asociación independiente

En un país democrático los ciudadanos deben poder asociarse de manera independiente, tanto pública como privada, para velar por sus derechos y puntos de vista en cualquier materia (en partidos políticos, ONG’s, etc), así como ejercer sus libertades económicas o dedicarse a actividades de índole cultural, espiritual o religiosa, sin que ello vaya en detrimento de sus libertades civiles ni desencadene ningún tipo de persecución o discriminación.

Siempre y cuando, claro está, dichas actividades y asociaciones no violenten de modo alguno los derechos fundamentales de los demás ciudadanos.

  1. El ejercicio de la justicia es transparente

justicia

Si bien no existe un sistema jurídico infalible, la democracia debe velar por la ecuanimidad y transparencia de los procesos jurídicos civiles, penales o de cualquier otra naturaleza. De hecho, la impunidad es uno de los mayores factores de riesgo para el ejercicio democrático sostenible.

  1. Se acatan los derechos y deberes

Los ciudadanos de un país democrático no sólo gozan de derechos y libertades, sino que también asumen deberes cívicos inalienables, como el respeto a las instituciones públicas y privadas, el compromiso con la tolerancia y el diálogo, la participación en los procesos políticos y, en líneas generales, el cumplimiento de las diversas facetas de la ley.

  1. El ejercicio político es no discriminatorio

Siempre en el marco de las consideraciones de su propia Constitución Nacional, un país democrático debe garantizar el libre derecho al ejercicio político, al sufragio y a optar por cargos públicos de cualquier naturaleza a los ciudadanos que estén calificados para ello, sin reparo en su credo, raza, religión o sexualidad.

  1. Se respetan los derechos humanos

La democracia se afianza en el respeto sin distinción de los Derechos Humanos fundamentales para la pacífica convivencia, más allá de los ya comentados en esta lista, como el derecho a la vida, a una educación, a la vivienda o la alimentación. Estos derechos humanos se han promulgado en tratados internacionales y sus violaciones se consideran crímenes máximos sin prescripción en ninguna parte del planeta.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "País Democrático". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/pais-democratico/