10 Características de los
Planetas

Te explicamos qué son los planetas, su origen, clasificación y cómo se mueven. Además, características y ubicación de planetas habitables.

planetas
Los planetas suelen orbitar una estrella, como en nuestro Sistema Solar.

¿Qué son los planetas?

Se llama planetas (del griego planëtes, que se traduce como “errante” o “vagabundo”) a ciertos cuerpos astronómicos naturales, de tamaño relativamente grande, que se desplazan sobre una órbita alrededor de una estrella (como el Sol).

A diferencia de las estrellas, carecen de luz propia y de emisiones de energía producto de reacciones nucleares en su interior.

Dicho en otras palabras, los planetas son cuerpos opacos de gran tamaño que orbitan a las estrellas. A su vez, pueden ser orbitados por lunas u otros satélites naturales (y artificiales), siendo el objeto dominante a lo largo de su órbita.

A los cuerpos astronómicos que cumplan con dichas condiciones básicas los especialistas imponen otros requisitos para distinguirlos de asteroides y otros objetos espaciales:

  • Tamaño: al menos 1.000 kilómetros de diámetro.
  • Forma: esférica debido al efecto de su propia gravedad.
  • Masa: no tan masivo como para que su gravedad produzca en su núcleo reacciones atómicas de fusión.

Ver también: Sistema Solar

Características de los planetas

  1. ¿Cómo se originaron?

No existe consenso respecto al origen exacto de los planetas.

Sin embargo, la teoría más aceptada es que fueron parte del disco de gas y polvo del que se forman las estrellas, que al atraer elementos pesados termina convirtiéndose en un planetesimal.

Esta primera formación se fusiona con otras por efecto de la gravedad hasta constituir un elemento de mayor tamaño.

La gravedad de este objeto más grande logra capturar elementos gaseosos en forma de una atmósfera a su alrededor.

  1. Clasificación

Los planetas pueden clasificarse de acuerdo a diversos criterios, como su ubicación espacial (dentro de nuestro Sistema Solar, dentro de algún otro o sin sistema alguno), pero sobre todo según su tamaño.

Así, podemos hablar de:

  • Gigantes gaseosos. Enormes bolas de fluido (gas o líquido) que a menudo envuelven a un núcleo rocoso o metálico. Carecen de una superficie bien definida y suelen estar compuestos de distintas proporciones de hidrógeno y metano. En algunos casos, cuando estos planetas se encuentran lejos de una fuente de energía estable (como una estrella), sus fluidos pueden congelarse y entonces pasan a ser gigantes helados.
  • Planetas terrestres. También llamados planetas telúricos o rocosos, están formado por mantos de silicatos que rodean un núcleo metálico, generalmente de hierro. Poseen una superficie claramente definida, con cañones, cráteres, volcanes o incluso grandes extensiones de agua, y una atmósfera secundaria producida por sus propios procesos internos.
  • Planetas enanos. Esta es una categoría reciente (2006) y empleada realmente para distinguir entre los planetas propiamente dichos y aquellos objetos que reúnen todas las condiciones para serlo, excepto por el dominio sobre su órbita, ya que no posee masa suficiente. Es una categoría intermedia entre planeta y asteroide.

Debemos notar que estas categorías se basan en los rasgos de los planetas de nuestro sistema solar, ya que son los únicos lo suficientemente cercanos como para estudiarlos y establecer semejanzas y comparaciones.

  1. Movimientos planetarios

Los planetas se desplazan a lo largo de órbitas, atraídos por la gravedad de sus respectivas estrellas. Este movimiento alrededor del astro más grande se conoce como traslación. En el caso de nuestro planeta, la traslación marca el transcurso del año.

No todos los planetas lo hacen a la misma velocidad, ni poseen órbitas del mismo tamaño: mientras más lejos esté de su eje de traslación, más largo y lento es este movimiento.

Dado que el eje de la Tierra es inclinado, hay sectores de la órbita en que el hemisferio sur apunta más directamente hacia el Sol, y otros sectores en los que el hemisferio norte queda más expuesto. A esto se debe el cambio de estaciones.

Por otro lado, los planetas también giran sobre su propio eje, en lo que se conoce como movimiento de rotación, y que puede ocurrir a distintas velocidades. En el caso de la Tierra esto produce el día y la noche y toma 24 horas en ocurrir; pero en otros planetas puede ser mucho más aprisa o mucho más lento.

  1. El Sistema Solar

planetas sistema solar
Además de planetas, el Sistema Solar tiene asteroides y planetas enanos.

Nuestro Sistema Solar es el conjunto de planetas y objetos astronómicos que orbitan a la estrella en su centro, el Sol.

Hasta ahora sabemos que lo componen ocho planetas principales: cuatro interiores y cuatro exteriores, cada uno con sus respectivos satélites naturales. Además, incluye dos campos de asteroides y cuatro planetas enanos.

  1. Planetas interiores

planetas interiores
Mercurio, Venus, Tierra y Marte: tienen superficies sólidas y atmósferas.

Los planetas interiores son aquellos que se hallan más próximos al Sol, orbitando entre esta estrella y el cinturón de asteroides.

Estos planetas poseen un tamaño similar, una mayor densidad y una estructura claramente diferenciada, con superficies sólidas y atmósferas. Los planetas interiores son Mercurio, Venus, la Tierra y Marte.

  1. Planetas exteriores

planetas exteriores saturno
Son gigantes como Saturno y pueden tener sistemas de anillos.

Se conoce así a los planetas del lado exterior del cinturón de asteroides, es decir, los más alejados del Sol.

Se trata de planetas gigantescos y gaseosos, sin superficie definida, con períodos de rotación muy veloces y fuertes campos magnéticos. En algunos casos, cuentan con sistemas de anillos que los rodean.

Los planetas exteriores son Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

  1. Planetas enanos

planetas enanos ceres
En 2015 la sonda Dawn de la NASA llegó al planeta enano Ceres.

Los conceptos de planeta y planeta enano fueron redefinidos en 2006.

Se definió a estos últimos como aquellos cuerpos celestes cuyas masas son demasiado pequeñas para imperar sobre sus órbitas y forzar a otros cuerpos a orbitar a su alrededor como lunas. Pero al mismo tiempo son demasiado grandes (y sus formas muy esféricas y regulares) como para pensar que se trata de asteroides.

Los planetas enanos del Sistema Solar son Ceres, Plutón, Caronte y Eris.

A ellos se podrían sumar otros planetoides referidos a menudo como “Objetos trasneptunianos”, al estar más allá de la órbita de Neptuno. Entre ellos están Makemake, Orcus, Quaoar, Varuna, Ixión, y otros.

  1. Planetas extrasolares

Se llama así a los planetas que no forman parte de nuestro Sistema Solar, sino de algún otro.

Es muy posible que cada estrella del universo posea su propio sistema planetario, pero hasta 1992 no se había podido demostrar su existencia. La gran mayoría de estos planetas son gigantes gaseosos parecidos a Júpiter.

  1. Planetas interestelares

También son llamados planetas vagabundos o planetas huérfanos. Se trata de aquellos que por una u otra razón no orbitan a ninguna estrella, pero poseen el resto de las condiciones para ser considerados planetas.

Por eso, estos planetas se mueven por el espacio como objetos independientes, a la deriva.

  1. Planetas habitables

planetas habitables
Un planeta habitable debe tener agua en estado líquido.

Desde hace mucho tiempo el ser humano sueña con colonizar otros planetas. Sin embargo, ningún otro dentro del Sistema Solar reúne las características mínimas para sostener la vida tal y como la conocemos, lo cual hace a la Tierra un planeta muy especial, con sus grandes depósitos de agua en estado líquido.

Sin embargo, en nuestra búsqueda de un futuro nuevo hogar, hemos identificado ya 57 planetas extrasolares potencialmente habitables, a juzgar por su similitud con la Tierra. El más cercano de ellos se encuentra a 305,09 años luz de distancia.

Referencias:

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Planetas". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/planetas/