10 Características del

Plomo

Te explicamos qué es el oxígeno, la historia de su descubrimiento, cómo se obtiene y se usa. Además, propiedades físicas y químicas.

plomo
Se utilizó ampliamente por su abundancia, maleabilidad y dureza en frío.

¿Qué es el plomo?

El plomo es un elemento químico representado por el símbolo Pb (por su nombre latino: plumbum) en la Tabla periódica de los elementos. Posee una enorme flexibilidad y capacidad de reacción química. Se le conocía desde la antigüedad y fue largamente empleado en la confección de objetos de diversa naturaleza, desde utensilios hasta ceremoniales.

Fue el metal preferido para diversos usos debido a su abundancia y maleabilidad, así como a su dureza en frío. Sin embargo, se ha visto cuestionado en épocas modernas al conocerse los efectos del envenenamiento por plomo. En consecuencia, ha sido sustituido por otros materiales menos riesgosos.

En la Tabla periódica el plomo tiene un número atómico de 82 y se encuentra en el grupo 14 (IVA) y entre los metales del bloque p, junto al germanio (Ge), estaño (Sn) y Ununquadio (Uuq).

Ver también: Metales y no metales

Características del plomo

  1. Estado natural

El plomo en la naturaleza nunca se halla en su estado puro, sino formando sales metálicas, óxidos y compuestos organometálicos.

La mayoría de los minerales de los que se extrae contienen un porcentaje entre 3 y 10% de plomo.

Por eso, para obtenerlo deben ser triturados y concentrados hasta alcanzar al menos el 70%.

Es común que se halle contaminado de plata, oro y bismuto, e incluso otros elementos como antimonio, zinc y azufre. Estas sustancias pueden ser retiradas durante las etapas de horneado para preparar el metal.

  1. Historia

plomo historia romanos
Los antiguos romanos lo usaban en sus tuberías, que aún se conservan.

Es imposible determinar qué cultura antigua fue la primera en conocer el plomo y beneficiarse de sus aplicaciones. Sin embargo, se sabe que los antiguos egipcios, hindúes y hebreos lo utilizaban, ya que lo mencionan en sus textos.

En la antigüedad clásica fue conocido por los griegos, quienes lo confundían con el estaño, extrayéndolo de Rodas, Chipre y Laurión. Posteriormente fue utilizado por los industriosos romanos para fabricar sus sistemas de drenaje y canalizaciones, así como en soldaduras. Lo extraían de sus provincias de Hispania, Galia, Britania y Cerdeña.

Los antiguos alquimistas le concedieron al plomo el símbolo de Saturno y se le asoció tanto al dios como al planeta. Según la mitología griega, este dios era melancólico y devoraba a sus hijos; cosa que el plomo parecía imitar con su color gris, su poco brillo, su baja reactividad y su capacidad para destruir otros metales.

El sueño de los alquimistas fue dar con la fórmula química que les permitiera transformar un metal vulgar como el plomo, en otro precioso como el oro.

  1. Propiedades

El plomo es un metal sólido, pesado, denso y de color gris azulado, que al empeñarse se torna gris mate. Su alta reactividad lo recubre de óxido en presencia de aire. Es un elemento anfótero, que reacciona formando ácidos y bases indistintamente.

Además, es un elemento flexible, se funde con facilidad (a los 327,4 °C, hierve a los 1725 °C), y es muy reactivo, con valencias atómicas usuales de 2 y 4.

Es parcialmente resistente al ataque de sustancias corrosivas como el ácido sulfúrico o el ácido clorhídrico. Puede resistir las partículas subatómicas emitidas por el material radiactivo o los rayos X. Por último, el plomo es fácil de alear con otros metales, y es por lo general así como se lo emplea.

  1. Isótopos

El plomo tiene distintos isótopos, de los cuales apenas cuatro son estables: 204Pb, 206Pb, 207Pb y 208Pb. En cambio, el 210Pb es radiactivo y un precursor de isótopos de polonio y uranio. Puede hallárselo también en el humo del tabaco.

  1. ¿Dónde se encuentra?

plomo natural galena
En la naturaleza suele encontrarse como parte del mineral galena.

El plomo es bastante abundante en la superficie terrestre, pero nunca en su estado elemental, sino como sulfuro de plomo, parte del mineral conocido como galena. También se lo puede hallar en forma de fosfatos (la llamada piromorfita), carbonatos (la cerusita), sulfatos (la anglesita) y otros numerosos óxidos.

El plomo aparece también como consecuencia última de la degradación natural de muchos materiales radiactivos, razón por la cual se lo puede encontrar asociado al uranio (U) y el torio (Th).

  1. ¿Cómo se utiliza?

El plomo ha sido sumamente útil en la industria. Se lo usó abundantemente para la fabricación de tuberías, conductos y piezas de recambio para el hogar, aunque se lo ha reemplazado en épocas recientes por otros metales menos riesgosos.

Con plomo, además, se hacen con los recipientes para el material radiactivo y otras sustancias químicas peligrosas, o incluso como recubrimiento para conexiones eléctricas. Así, se aprovecha su resistencia y su capacidad de contener la radiación ionizante.

Al mismo tiempo, el plomo es ingrediente común para la fabricación de cerámicas, plásticos y de aleaciones para las soldaduras. Se fabrica con plomo en diverso nivel de aleación las municiones de las armas de fuego (la punta de las balas) así como los contactos de las baterías.

También se lo usó durante décadas como antidetonante en la gasolina (hoy en día este uso se encuentra prohibido) y como atenuante de las ondas sonoras y vibraciones mecánicas.

  1. Toxicidad

El plomo es un material tóxico, capaz de contaminar el cuerpo y provocar una enfermedad conocida como plumbosis o saturnismo. El plomo se absorbe por vía cutánea, respiratoria y digestiva, afectando los sistemas nervioso y renal.

Para el organismo, eliminar esta sustancia resulta difícil y costoso. Por eso, ante elevados niveles de absorción el pronóstico es bastante sombrío.

Entre sus posibles efectos adversos figuran el daño renal, la anemia por destrucción de la hemoglobina sanguínea, daño cerebral, vértigos, vómitos, diarreas, abortos, disminución de la fertilidad y dificultades de aprendizaje en niños.

Su efecto en el sistema nervioso puede observarse también en alteraciones en el comportamiento. Por ejemplo, puede provocar  agresividad, hipersensibilidad o comportamiento impulsivo.

  1. Riesgo ambiental

El plomo es un potente contaminante que se ha detectado incluso entre las aguas congeladas de los polos terrestres. Su elevada concentración ambiental se debe a las actividades industriales humanas, en especial a su adición al proceso de combustión de motores. Por eso, se lo ha prohibido como aditivo en la gasolina.

El envenenamiento de los animales con plomo les restringe sus capacidades innatas de geolocalización, de equilibrio y magnetocepción. Además, induce a mutaciones, así como comportamientos erráticos y agresivos.

  1. El plomo en la cultura

plomo balas cultura
De su uso en la fabricación de balas proviene la expresión “llenar de plomo”.

Debido a sus principales usos, el plomo se asocia en la mayoría de las culturas humanas a todo lo pesado, duro e incómodo. En muchos países de habla hispana incluso se dice “ser un plomo” para significar que alguien es fastidioso o difícil de tolerar.

Otra significación asociada se deriva de su uso en la fabricación de balas, pudiendo asociársele por sinécdoque a la bala completa o a la acción de disparar; de allí “llenar a alguien de plomo” o “echarle plomo a alguien” sean sinónimos de dispararle a alguien.

  1. Países productores

Los países mineros suelen ser los grandes exportadores de plomo como materia prima. Entre ellos destacan, en orden de importancia: Perú, Estados Unidos, la Unión Europea, Australia, China y México.

Referencias:

¿Cómo citar?

"Plomo". Autor: Julia Máxima Uriarte. Para: Caracteristicas.co. Última edición: 16 de diciembre de 2018. Disponible en: https://www.caracteristicas.co/plomo/. Consultado: 20 de mayo de 2019.