10 Características del
Radicalismo

Te explicamos qué es el radicalismo, su ideología, sus adaptaciones en distintos países del mundo y sus características principales.

Radicalismo
El radicalismo propone soluciones profundas a los valores de la sociedad.

¿Qué es el radicalismo?

El radicalismo es una tendencia política liberal, originada entre los siglos XVIII y XIX, cuyos reclamos sociales y políticos exigían soluciones profundas que atendieran a las bases mismas sobre las que se habían establecido los valores de la sociedad. Estos primeros partidos radicales eran muy afines al liberalismo, pero clamaban por cambios radicales en lugar de por reformas paulatinas.

Lo realmente radical de estas posturas, que además fueron cambiando a lo largo del siglo XX, no tiene que ver con su orientación ideológica tanto como de sus métodos y el modo de sustentar sus ideas políticas de cambio.

Los radicalismos no necesariamente conducen a extremismos y posiciones violentas o incluso terroristas y no debe confundirse con estos términos. Actualmente las tendencias radicales tienden más hacia un centrismo y un modelo de renovación de las estructuras sociales alejado de los mecanismos revolucionarios.

Puede servirte: Gobierno de derecha, Conservadurismo

Características del radicalismo

  1. Etimología

La palara radicalismo proviene del latín, del vocablo radix (“raíz”), que hace alusión a los cimientos, las bases, los orígenes o fundamentos de algo. De allí que el radicalismo se refiera a atender los principios mismos, conceptuales o reales, de algo.

  1. Origen histórico

El radicalismo surgió entre el siglo XVIII y XIX, como parte de los movimientos liberales que abogaron por una sociedad de mayores libertades civiles individuales, en lo político, social, moral y religioso.

Inicialmente las posturas radicales eran las de la burguesía de izquierda, cuyos objetivos eran la república liberal, el sufragio universal y la construcción de una sociedad laica en la que la iglesia no detentara poder político.

Para ello, se proponían reformas sociales de fondo, a través de métodos de inspiración jacobina, humanista, agnóstica y democrática, como reforma social, educación laica, etc. A partir del siglo XX, en cambio, sus ánimos reformistas se calmaron y asumió posturas más de centro, que tienden a la socialdemocracia y el progresismo.

  1. Radicalismo latinoamericano

En América Latina el radicalismo tuvo una importante impronta política durante finales del siglo XIX y la primera mitad del XX, y dio nombre a partidos que defendían la soberanía popular, los derechos civiles y políticos, y que sirvieron para fundamentar los venideros partidos socialistas.

La Unión Cívica Radical de Argentina, por ejemplo, fue fundada en 1891, ha gobernado el país en nueve ocasiones desde entonces y agrupa un conjunto de tendencias políticas (socialdemocracia, federalismo, liberalismo, krausismo) en un solo cuerpo político.

  1. Ideología radical

bandera comunista
Un radicalismo de izquierda es, por ejemplo, el comunismo.

Es posible hallar radicalismos de izquierda y de derecha, dado que no están unificados en su posición dentro del espectro político, sino más bien en su mecanismo de reclamo por cambios profundos de la estructura sociopolítica, como pueden ser el cambio del orden social, religioso, científico, etc.

Así, un radicalismo de extrema derecha podría ser el fascismo, mientras que uno de extrema izquierda podría ser el comunismo. Sin embargo, en la actualidad los partidos radicales tienden más a una orientación centrista, como ya se ha dicho, o en todo caso de una izquierda muy moderada.

  1. Radicalismo internacional

El radicalismo ha tenido importante presencia en numerosos países de Occidente. En Inglaterra, Francia, Italia y España asumió la lucha contra las tradiciones políticas imperantes desde el Antiguo Régimen y a favor de una modernización liberal de la sociedad, el sufragio universal, la separación de Iglesia y Estado, la descentralización del poder y el gobierno republicano.

En algunos casos el radicalismo se proclamó abiertamente a favor de la superación de la monarquía, como fue el caso de los radicalismos catalanes de principios de siglo XX. En aquella época los radicales se consideraban parte de la “extrema izquierda”.

En otras naciones, como las latinoamericanas, fue bastante más atrevido y vanguardista que en Europa quizá por la necesidad de estas repúblicas jóvenes e independientes de organizar sus fuerzas internas y superar los esquemas de conflicto entre liberales y conservadores que muy a menudo devinieron en guerras civiles. Colombia, Argentina y Chile fueron los más representativos de ello.

  1. Liberalismo radical

El liberalismo radical o liberalismo agrario formó parte de las corrientes del liberalismo clásico que asumió las libertades individuales como objetivo primordial. Esta corriente cuestionaba qué formas de poder o coacción social y política deberían recaer sobre las personas.

Casi exclusivamente anglosajón, fue una corriente política muy próxima al socialismo libertario y al republicanismo federal, que eventualmente empezaron a ser considerados anarquistas.

  1. Radicalismo argentino

Alfonsin-raul
Raúl Alfonsín fue un presidente argentino radical (1983 – 1989).

Entre todos los radicalismos latinoamericanos, el argentino es uno de los más conocidos, ya que excede la pertenencia a la UCR (Unión Cívica Radical) y abarca también partidos contemporáneos como Partido GEN, Movimiento de Integración y Desarrollo, Partido Intransigente, ARI, Coalición Cívica, entre otros.

El radicalismo argentino surgió en 1891 a partir del reconocimiento de la herencia política de Leonardo Alem, luchador contra del republicanismo oligárquico y en oposición a los conservadores, aunque posteriormente muchos radicales harían alianzas con éstos o pasarían a formar parte de sus filas.

Sus exponentes más fuertes fueron Balbín y Alfonsín.

  1. Críticas al radicalismo

Comúnmente se le reprochan al radicalismo su movimiento hacia el centro, pues se considera un abandono de sus ideales más –paradójicamente– radicales, por lo que la izquierda unida los suele acusar de mimetizarse con los polos de poder y abandonar muchos de sus ideales de lucha.

  1. Jacobinismo

Históricamente, el radicalismo del siglo XIX era heredero del jacobinismo y éste una consecuencia de la Revolución Francesa. Los jacobinos defendían, en medio de las voces revolucionarias, una postura radical extremista, que pretendía dar un golpe de timón a la sociedad entera, justificando cualquier método por aterrador o violento que fuera en pro de alcanzar la democracia, el laicismo y el centralismo. Se consideran los antecesores del radicalismo como tal.

  1. Partidos radicales

Algunos partidos radicales en la actualidad son:

  • Partido Liberal Radical Suizo (PLR/FDP) fundado en 1848 y luego en 2009, miembro de la Internacional Socialista.
  • Partido Radical Socialdemócrata (PRSD) chileno, fundado en 1863 y luego en 2003, también adscrito a la Internacional Socialista.
  • Unión Cívica Radical (UCR) de Argentina, fundado en 1891 y de centroizquierda.
  • Partido Radical (PR) de centroderecha francesa, fundado en 1901 y luego en 1972.
  • Liberal-Demócratas (LibDem) del Reino Unido, centristas y fundado en 1988. Forma parte de la Internacional Liberal.
  • La Causa Radical (LCR) de Venezuela, partido de izquierdas fundado en 1998 y sin filiación internacional.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Radicalismo". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/radicalismo/