10 Características de la
Respiración 

Te explicamos qué es la respiración, el sistema respiratorio humano, las formas de respiración que existen, respiración celular y más.

respiración
El aparato respiratorio del ser humano es de tipo pulmonar.

¿Qué es la respiración?

La respiración es un proceso fisicoquímico de obtención de energía de los seres vivos (principalmente animales), que consiste en la entrada de oxígeno al organismo y la expulsión de dióxido de carbono y (vapor de) agua.

Dicho oxígeno es empleado en la oxidación de la glucosa para liberar energía química, proceso que brinda energía a las células del organismo y las mantiene con vida.

La fórmula general del proceso de respiración es:

C6H12O6 + 6O2  6CO2 + 6H2O + Energía (ATP)

Este proceso se complementa en términos ecológicos con la fotosíntesis de las plantas, proceso que toma el CO2 ambiental y expulsa oxígeno, y es común a todos los seres animales, incluido el hombre, que lo llevan a cabo mediante diversos métodos y aparatos de captación del oxígeno.

Características de la respiración

  1. Evolución de la respiración

El origen de la respiración en la historia de la vida en el planeta fue probablemente posterior al de la fotosíntesis, dado que éste, típico de las plantas y otras formas de vida, aprovecha la luz solar y el dióxido de carbono, rico en la atmósfera de la Tierra temprana debido a las reacciones volcánicas y a la química de la atmósfera en construcción.

La aparición de la vida vegetal empezó a contaminar el ambiente con oxígeno en diversas proporciones, y la respuesta adaptativa de la vida fue aprovechar ese elemento para sus procesos bioquímicos, dando origen así a la respiración.

  1. La respiración celular

Se conoce como respiración celular al proceso bioquímico de degradación de sustancias orgánicas, principalmente de oxidación de la glucosa, que convierte dichas sustancias en residuos inorgánicos y extrae de ellas la energía necesaria para la vida en forma de trifosfato de adenosina (ATP). Esta es la respiración aeróbica.

Este proceso, no obstante, se da en organismos ajenos al oxígeno ambiental, como en las bacterias de las profundidades marinas, en donde no hay luz ni fotosíntesis posible, y que consumen nitrato de azufre para sintetizar el ATP. A esto podría llamársele respiración anaeróbica.

  1. Formas de la respiración

La respiración aeróbica, la que compartimos los seres humanos con animales (y plantas: en ausencia de luz solar, pueden respirar), se produce a través de diversos mecanismos, que determinan una primera tipología:

  • Pulmonar. Adaptada al aire, se considera la forma de respiración más reciente en la historia evolutiva. Se lleva a cabo mediante pulmones, tal y como en los animales superiores, que se llenan de aire y permiten el paso del oxígeno a la sangre a través de los alvéolos.
  • Branquial. La típica de los peces y otros seres acuáticos o anfibios, se produce a través de branquias adaptadas al entorno subacuático. Los renacuajos poseen branquias, por ejemplo, que luego pierden a medida que desarrollan pulmones propios.
  • Traqueal. Típica de los insectos y otros animales que carecen de pulmones pero no de aparato respiratorio, suelen consistir en una serie de ductos que permiten la entrada del aire, ubicados en el tórax o en los costados del animal.
  • Cutánea. Aquella que se lleva a cabo a través de la piel, típica de anélidos, equinodermos, y otros animales invertebrados. En ella el tejido mismo permite el intercambio gaseoso con el medio ambiente.
respiración - mariposas
Las mariposas respiran a través de su piel.
  1. Sistema respiratorio humano

El aparato respiratorio del ser humano es de tipo pulmonar, claro está, y se compone de los siguientes órganos y conductos:

  • Fosas nasales. El proceso inicia en estos agujeros que permiten la entrada del aire al interior del cuerpo, ubicadas normalmente en la parte inferior de la nariz.
  • Tráquea y bronquios. Sirven de conducto al aire hasta los pulmones, y poseen ya elementos de protección del organismo, que sirven para filtrar el aire recibido.
  • Pulmones. Los dos grandes fuelles del organismo, donde el aire entra y el oxígeno es retenido, para ingresar al torrente sanguíneo en los glóbulos rojos (hematocitos). Operan en base a la succión mediante la ampliación de su volumen, y luego se relajan para que el aire desoxigenado y el CO2 y vapor de agua resultantes sean expulsados del organismo.
  • Diafragma. El músculo diafragma se contrae y se allana durante la inhalación, para ampliar la cavidad torácica. Al exhalar, en cambio, el diafragma se relaja.
  1. Vínculos con el sistema cardíaco

El sistema respiratorio y el cardíaco están imbricados, al punto tal que hablamos del sistema cardio-respitatorio, pues dependen el uno del otro.

El circuito sanguíneo que tiene al corazón como bomba constante, sirve para conducir a la sangre oxigenada o arterial de los pulmones al corazón y de éste al cuerpo entero, a la par que la sangre desoxigenada o venosa de vuelta al corazón y de allí a los pulmones, para repetir el patrón.

Los pulmones, en ese sentido, brindan el oxígeno a la sangre y por ende al cuerpo todo, a través de esta conexión entre un sistema y el otro.

  1. Etapas de la respiración humana

La respiración humana cuenta con dos etapas sucesivas:

  • Inhalación. La etapa en que el músculo diafragma se contrae y permite el ensanchamiento del tórax y de los pulmones, generando un vacío que introduce el aire al cuerpo humano. El aire transita los ductos destinados para ello, desde las fosas nasales (o boca) a la tráquea y luego a los bronquios, un verdadero árbol de canales especializados dentro de los pulmones. Una vez allí, se produce un intercambio gaseoso.
  • Exhalación. La etapa contraria, que inicia con la relajación del diafragma y expulsión del aire desoxigenado y cargado de dióxido de carbono y vapor de agua hacia afuera del organismo, siguiendo el mismo itinerario de entrada pero en dirección contraria.
  1. Frecuencia respiratoria

Se llama frecuencia respiratoria a la cantidad de inhalaciones y exhalaciones que se producen en un minuto. Este ritmo varía con la edad, siendo más veloz en la infancia temprana (de 40 a 60 en un recién nacido) y luego estabilizándose en la adultez (12 a 20 por minuto).

Ante estímulos determinados, como las situaciones de estrés o, por el contrario, de extrema relajación como durante el sueño, el ritmo respiratorio (y el cardíaco) varían, permitiendo así una mayor oxigenación en momentos tensos y una más tranquila durante la etapa de reposo, en la que la demanda disminuye.

estrés - respiracion agitada
En situaciones de estrés la respiración permite mayor oxigenación.
  1. Amplitud respiratoria

La respiración humana puede efectuarse de tres maneras, atendiendo a qué tanto se llenan los pulmones durante la inhalación:

  • Superficial. Ingresa poca cantidad de aire (y por lo tanto de oxígeno) a los pulmones, que están a su mínima capacidad, por lo que se tiende a respirar muchas más veces.
  • Normal. El ritmo usual de respiración llena los pulmones en una capacidad media, acorde a niveles de exigencia promedio: ni haciendo ejercicio, ni durmiendo.
  • Profunda. Las respiraciones profundas llenan casi a totalidad los pulmones (unos 5 a 6 litros de aire) y suelen acompañar procesos de recuperación luego de un esfuerzo, o ante ausencias repentinas de oxígeno.
  1. Ritmo respiratorio

Con esto nos referimos a la frecuencia de los ciclos respiratorios, es decir, el patrón de la respiración en general. Puede ser:

  • Regular o constante. Una respiración cuyos intervalos entre inhalación, exhalación y nueva inhalación son más o menos idénticos, es decir, toman el mismo tiempo en cada ciclo.
  • Irregular o inconstante. Aquellos ciclos en los que el tiempo entre una respiración y la siguiente, o entre inhalación y exhalación varían o son erráticos.
  1.  Enfermedades respiratorias

El sistema respiratorio es vulnerable a numerosas dolencias y enfermedades, como pueden ser infecciones (pulmonía, bronquitis, gripe), fallas mecánicas (edema pulmonar, insuficiencia pulmonar, colapso pulmonar) o anomalías (cáncer de pulmón).

Una vida activa cardiovascularmente y que evite el tabaquismo se considera benéfica para la preservación en buen estado del aparato respiratorio.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Respiración ". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/respiracion/