10 Características de la
Sangre

Te explicamos qué es la sangre, cuáles son sus funciones, componentes y características. Además, grupos sanguíneos.

Sangre-min
El cuerpo humano contiene entre 5 y 6 litros de sangre.

¿Qué es la sangre?

La sangre es un tipo de tejido conjuntivo del cuerpo de los animales vertebrados que circula en sus arterias, venas y vasos capilares transportando los diversos nutrientes producidos por el metabolismo así como el oxígeno, indispensable para la respiración celular.

Posee un característico color rojo y se trata de un líquido más o menos denso, en el cual se encuentra un conjunto vasto y complejo de células y sustancias vitales en un ciclo constante denominado sistema cardiovascular o sistema sanguíneo.

La sangre es vital para el funcionamiento del organismo y se estima que un cuerpo humano contiene entre 5 y 6 litros de sangre, lo cual representa un 7% de su peso total.

Es posible extraerla de sus conductos naturales, práctica que se acostumbra como método de análisis del funcionamiento de los distintos sistemas hormonales y metabólicos del cuerpo. Sin embargo, una reducción muy drástica en su cantidad, su densidad o su contenido puede ocasionar la muerte o daños graves en distintos órganos y tejidos.

Ver además: Funcionamiento del corazón, Sistema circulatorio

Características de la sangre

  1. Etimología

La palabra sangre proviene del latín sanguis y existen diversas teorías respecto a su origen etimológico. Una de ellas, documentada por San Isidoro de Sevilla (560-636 d.C.), asegura que la palabra se originó a partir del adjetivo para “suave”, ya que esa fue la textura de dicha sustancia cuando se empezó a hacer las primeras autopsias de la historia.   

  1. Características generales de la sangre

Se trata de un líquido de color rojo (de tono oscuro cuando es sangre venosa y tono claro cuando es sangre arterial) y de tipo no newtoniano, es decir, cuya viscosidad varía con la temperatura y la tensión cortante que se le aplique.

Es una solución mayormente acuosa  y de matriz coloidal, cuyo rango de pH oscila entre (7,36 y 7,44) y su temperatura ronda los 37 grados, en condiciones ordinarias de salud.

  1. Componentes de la sangre

Celulas-sangre-min
La sangre está compuesta por agua, proteínas, glóbulos rojos y blancos.

La sangre está compuesta primordialmente por agua (91%), proteínas (8%) y algunos otros materiales disueltos en ella. Su color característico se debe a la presencia de hemoglobina, un pigmento que abunda en los glóbulos rojos (eritrocitos) que la componen.

También la compone otro amplio conjunto de células como los glóbulos blancos (leucocitos) o las plaquetas, además de proteínas como enzimas, hormonas, nutrientes y otras sustancias vitales, como la glucosa. La sangre también arrastra sustancias de desecho, que luego son filtradas y desechadas del organismo.

  1. Partes sanguíneas

La sangre se compone de dos fases distintas, conocidas como partes sanguíneas y que son:

  • Fase sólida. Se trata de los elementos formes, es decir, los objetos sólidos disueltos en la sangre, como las células y las proteínas.
  • Fase líquida. Conocida también como componente sérico, es primordialmente plasma sanguíneo, una sustancia amarillenta que constituye el 55% de la sangre y que es ligeramente más denso que el agua.
  1. Grupos sanguíneos

Sangre-adn-min
La determinación de la sangre es congénita, no cambia ni es optativa.

No toda la sangre es idéntica y tradicionalmente se distinguen cuatro tipos sanguíneos cuya determinación es congénita, es decir, no cambia a lo largo de la vida ni es optativa.

La transfusión de sangre, por ejemplo, debe hacerse de acuerdo al grupo sanguíneo del receptor, pues de lo contrario su cuerpo recibirá la sangre distinta como si fuera una sustancia extraña y se defenderá de ella.

Esto se debe a la presencia de ciertas proteínas defensivas llamadas antígenos y anticuerpos, que están tanto en los glóbulos rojos como en el plasma.

Estos grupos son:

  • Grupo A. Presenta antígenos A en los eritrocitos y anticuerpos anti-B en el plasma.
  • Grupo B. Presenta antígenos B en los eritrocitos y anticuerpos anti-A en la plasma.
  • Grupo AB. Presenta antígenos tanto A como B en los eritrocitos, pero ningún anticuerpo en el plasma. Este grupo sanguíneo puede recibir sangre de tipo tanto A como B y se le conoce como “receptor universal”.
  • Grupo O. No presenta antígenos ni A ni B en los eritrocitos, pero sí anticuerpos anti-A y anti-B en el plasma. Por ende, puede donar a cualquier otro grupo sanguíneo, pero solo recibir del propio. Por eso se le conoce como “donante universal”.
  1. Generación de la sangre

El proceso de formación de la sangre se llama hematopoyesis y tiene lugar en órganos y tejidos del cuerpo especializados en dicha función, como son la médula ósea en el interior de los huesos, en conjunto con el hígado, las glándulas endócrinas y los riñones, encargados de producir su componente celular, enzimático y acuoso.

Los glóbulos rojos viven alrededor de 120 días, luego de lo cual son filtrados por el hígado para su degeneración y reciclaje del hierro, así como expulsión de la bilirrubina residual cuando se descompone la hemoglobina. De inmediato son reemplazados por glóbulos frescos que perpetúan el ciclo.

  1. Funciones de la sangre

Las funciones de la sangre son diversas, a saber:

  • Su función primordial es servir de mecanismo de transporte a lo largo y ancho del cuerpo tanto para células y sustancias defensivas, nutritivas o de sustento como el oxígeno y la glucosa, indispensables para la obtención de energía.
  • Es indispensable para el ciclo cardiovascular que lleva la sangre oxigenada de los pulmones al corazón y al cuerpo completo, y luego la sangre cargada de CO2 al corazón y de allí a los pulmones para reoxigenarse.
  • También mantiene estable la temperatura corporal ya que en presencia de calor se la ventila ensanchando los vasos capilares y exponiéndola al enfriamiento por la piel, y en presencia de frío se comprimen los vasos para atenuar dicho efecto.
  • Cumple funciones defensivas, transportando leucocitos y plaquetas a las regiones heridas, impidiendo el acceso de infecciones y taponeando rápidamente los tejidos dañados.
  1. Circulación sanguínea

Sangre-donar-min
La circulación de la sangre es lo que mantiene al cuerpo andando.

La circulación sanguínea es lo que mantiene al cuerpo andando y a los diversos tejidos vivos y nutridos. El recorrido sanguíneo alcanza hasta las regiones más ignotas del cuerpo mediante un sistema amplio de conductos: arterias (para la sangre oxigenada), venas (para la sangre desoxigenada) y capilares sanguíneos de menor tamaño.

El motor de este ciclo lo constituye el corazón, que bombea y aspira la sangre continuamente, manteniéndola en flujo continuo desde los órganos y tejidos hasta el sistema respiratorio y de nuevo hacia los confines del cuerpo.

  1. Enfermedades de la sangre

La sangre puede sufrir numerosas enfermedades o dolencias, agrupadas en base a cuatro principios de acción sobre la misma:

  • Enfermedades de la hemostasia. Aquellas que desbalancean el contenido de la sangre, ya sea sobrecargándola de algún elemento o sustancia benigno en otras condiciones, o restándole algún componente indispensable. Por ejemplo, la diabetes.
  • Enfermedades del sistema eritrocitario. Aquejan a los glóbulos rojos, restando su capacidad de transporte de oxígeno o acortando su vida media. Por ejemplo, ciertos síndromes y enfermedades congénitas de malformación de eritrocitos.
  • Enfermedades del sistema leucocitario. Aquejan al sistema defensivo (glóbulos blancos). Por ejemplo, el VIH-SIDA.
  • Hemopatías malignas. Tipos de cáncer y linfomas que deterioran la calidad de la sangre.
  1. La sangre en la cultura

Sagre-cultura-min
En el imaginario cultural, la sangre está asociada con la vida y con lo sagrado.

La sangre ha ocupado un rol importante en el imaginario del ser humano desde tempranas edades. Se la ha asociado con la vida y por lo tanto con cierto carácter sagrado que le otorgó papeles centrales en ritos, sacrificios y narraciones míticas.

En la antigüedad grecorromana se la consideró uno de los cuatro humores que componen el cuerpo humano (en la teoría de los humores de Hipócrates) junto con la bilis amarilla, la bilis negra y la flema y, por lo tanto, determinante en la salud y en el carácter de los individuos.

Numerosos relatos mitológicos le otorgan propiedades curativas o venenosas, dependiendo de la criatura de la cual se extraiga y a los seres que subsisten de ingerir la sangre ajena se los tuvo siempre como seres malditos o malignos, como es el caso del vampirismo.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Sangre". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/sangre/