10 Características del
Sistema Inmune

Te explicamos qué es el sistema inmune o inmunológico, cómo funcionan los glóbulos blancos y la reacción antígeno-anticuerpo.

sistema inmune
Es un mecanismo defensivo contra elementos nocivos para nuestro cuerpo.

¿Qué es el sistema inmune?

El sistema inmunológico, también llamado sistema inmune o sistema inmunitario, es un complejo mecanismo defensivo del cuerpo humano y de otros seres vivos. A través de reacciones coordinadas de tipo físico-químico, mantiene el interior del organismo libre de agentes extraños y/o potencialmente nocivos.

Los agentes nocivos pueden ser virus, bacterias y otros microbios, pero también a toxinas o venenos. Estos cuerpos y elementos extraños a nuestro organismo se llaman antígenos.

Cuando el sistema inmune funciona mal o no funciona, el individuo es propenso a infecciones y enfermedades oportunistas, que comúnmente no le habrían afectado o no con la misma frecuencia. Por otro lado, cuando el sistema inmune opera de manera excesiva, se producen las alergias.

En casos extremos de un funcionamiento excesivo, se provocan reacciones en que se ataca como extrañas a células y sustancias de presencia ordinaria (y hasta necesaria) en el organismo. En estos casos estamos en presencia de una enfermedad autoinmune.

Características del sistema inmune

  1. ¿Cómo está formado?

El sistema inmune está formado por diversas células y órganos del cuerpo.

Principalmente lo componen órganos y glándulas productoras de células defensivas: glóbulos blancos.

También incluye una serie de mucosas y barreras aislantes que impiden el ingreso de elementos extraños al cuerpo.

Estas barreras también segregan sustancias que permiten la fácil expulsión de los microorganismos, como mucosidades.

La principal línea de defensa del sistema inmune es una red de glóbulos blancos que recorre el organismo.

Están presentes en la sangre, la médula ósea y el sistema linfático, gracias al cual pueden movilizarse a lo largo de ganglios y órganos de filtrado como el bazo. Cuando estas células determinan la presencia de un agente peligroso, se aglutinan en torno a él para neutralizarlo y eventualmente expulsarlo del organismo.

  1. Tipos de sistema inmune

El sistema inmune presenta dos variantes:

  • El sistema inmune natural. Conocido como sistema inmune innato o inespecífico, es el que nace con nuestro cuerpo, pues consiste en mecanismos de defensa propios de la química de la vida. Lo compartimos casi todos los seres vivos, incluso los más simples y primitivos.
  • El sistema inmune adquirido. Propio de los vertebrados y los seres vivos más complejos. Consiste en un conjunto de células altamente especializadas, dedicadas a la defensa y limpieza del organismo. Su nombre se debe a que es adaptativo, al poseer una “memoria” celular, gracias a la cual reconoce a los agentes infecciosos con los que ya ha combatido, para lidiar mejor con ellos a futuro
  1. Reacción antígeno-anticuerpo

sistema inmune antigeno anticuerpo
Los anticuerpos identifican a los antígenos y los eliminan.

Los cuerpos y elementos extraños al organismo se denominan antígenos. Su presencia en el organismo desata una reacción altamente especializada para impedir que se esparza o que permanezca en el cuerpo.

Esa reacción, llamada antígeno-anticuerpo, consiste principalmente en la segregación de células y de sustancias defensivas llamadas anticuerpos (como los distintos tipos de glóbulos blancos), cuya misión es reconocer y expulsar del organismo a los invasores.

  1. Tipos de glóbulos blancos

sistema inmune fagocito
Los fagocitos engloban al antígeno y lo descomponen en su interior.

Los glóbulos blancos son las células defensivas por excelencia, y pueden ser de dos tipos:

  • Linfocitos. Aquellos que se ocupan de la detección y reconocimiento de los cuerpos extraños, distinguiéndolos de las células ordinarias del cuerpo, y aprendiendo también sus características para ingresarlas a la memoria inmunológica. Se trata de los “supervisores”, los que dan la señal de alarma.
  • Fagocitos. Son los encargados de lidiar directamente con los antígenos, haciendo el trabajo sucio: fagocitar, o sea, englobar en su interior, a los invasores. Luego de capturarlos, los descompone en sustancias elementales que o bien son útiles para el cuerpo o bien son desechadas.
  1. Memoria inmunitaria

La memoria inmunitaria o memoria inmunológica es un concepto clave en la defensa biológica del organismo. Gracias a ella mejoran las defensas a medida que se lucha y se vence a las enfermedades, permitiendo así reconocer a sus agentes patógenos a futuro de manera más rápida y eficiente.

Se dice que un individuo está inmunizado contra ciertas enfermedades cuando ya las ha padecido (o ha sido vacunado). Como consecuencia, su sistema inmune ya reconoce a los agentes infecciosos, pudiendo lidiar con ellos sin volver a padecer la enfermedad.

Esta memoria es transmitida, por ejemplo, de la madre al feto durante el embarazo, y depende de cierto tipo de proteínas conocidas como inmunoglobulinas.

  1. Reacciones inmunitarias

sistema inmune fiebre
La fiebre es una reacción que permite eliminar agentes patógenos.

El sistema inmunológico no se limita a las reacciones celulares. También dispone de estrategias mecánicas o físicas para impedir el ingreso de antígenos, reducir su acción o impedirle el ingreso a zonas vitales. Por ejemplo:

  • La inflamación. Una de las primeras respuestas inmunitarias del cuerpo, consiste en el enrojecimiento y la hinchazón de alguna zona afectada, causada mediante el incremento de sangre al tejido, para permitir el acceso de los glóbulos blancos y otras células que inician la curación.
  • La fiebre. El incremento de la temperatura corporal por encima de 37,7 °C es causada por un tipo de células defensivas conocidas como monocitos pirógenos. Así, el organismo se vuelve menos apropiado para agentes infecciosos. Sin embargo, esta reacción también daña las células del organismo y es potencialmente peligrosa si se eleva demasiado.
  • Sistema del complemento. Se trata de una cascada bioquímica de proteínas (más de 20 distintas) que complementan la acción de los anticuerpos ante células extrañas. Dichas proteínas obedecen a la detección del intruso por los linfocitos, y marcan al intruso para su destrucción, facilitando al resto del sistema inmune para lidiar con él adonde vaya.
  1. ¿Por qué es importante?

La importancia del sistema inmunitario es enorme: sin él, seríamos víctima de numerosas enfermedades y estaríamos en constante asedio e infección. Este mecanismo defensivo es lo que nos garantiza la supervivencia y nos permite lidiar mejor con enfermedades ya padecidas.

Los pacientes de sistema inmune atrofiado, como los infectados con SIDA, padecen la ausencia de este mecanismo vital del organismo. Como consecuencia suelen sufrir con gravedad enfermedades que normalmente no serían tan importantes o que serían automáticamente rechazadas por el cuerpo.

  1. Enfermedades

A pesar de lo extraordinario de nuestro sistema inmune, no siempre es 100% eficaz. En algunos casos su funcionamiento se ve comprometido y por eso se requiere de medicamentos. Dichos casos son:

  • Alergias. Reacciones desproporcionadas del sistema inmunitario, ante sustancias inocuas, que sin embargo se tratan como atacantes o potenciales peligros.
  • Enfermedades autoinmunes. Aquellas en que el sistema inmune ataca al propio cuerpo: células o tejidos sanos, destruye proteínas y sustancias del organismo, identificándolos por error como peligrosos. Por ejemplo: el lupus o la artritis.
  • Inmunosupresión. Es una condición de ausencia de defensas, debido a causas externas como la radiación ionizante o a infecciones como el SIDA, cuyo retrovirus no sólo es difícil de ser reconocido por los glóbulos blancos, sino que precisamente se aloja en ellos, destruyéndolos.
  1. Vacunación

La vacunación es uno de los grandes inventos de la medicina moderna. Consiste en introducir al organismo una cepa atenuada e inofensiva de los virus y bacterias de las principales enfermedades humanas.

Con la presencia de este patógeno debilitado se “enseña” al sistema inmune para que las incluya en su memoria. Así se obtiene inmunidad inmediata sin necesidad de padecer la enfermedad y sus consecuencias posiblemente letales.

  1. Órganos inmunitarios

sistema inmune cuerpo
Los órganos que lo componen se distribuyen por todo el cuerpo.

Los órganos del cuerpo que segregan los glóbulos blancos y sustancias antigénicas son:

  • Médula ósea: Dentro de los huesos.
  • Timo: Glándula ubicada en el torso.
  • Bazo
  • Ganglios y vasos linfáticos: Ubicados en distintas regiones del cuerpo: el cuello, las axilas, la pelvis, etc.
  • Placas de Peyer: Tejido linfático que se encuentra en el intestino delgado.
  • Adenoides y amígdalas: Detrás de la nariz y de la garganta.
  • Apéndice: Su función inmunológica se descubrió recientemente.

Referencias:

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Sistema Inmune". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/sistema-inmune/