10 Características de los
Textos Expositivos

Te explicamos qué son los textos expositivos y cuáles son sus características principales. Partes, estructura y tipos de textos expositivos.

textos expositivos
Los expositivos son los textos más utilizados en el ámbito académico.

¿Qué son los textos expositivos?

Los textos expositivos son aquellos que expresan ideas, conceptos o hechos de forma absolutamente objetiva. Es decir, en este tipo de textos no quedan reflejados las opiniones, sentimientos, pensamientos o ideas del autor.

Los textos expositivos se utilizan para divulgar un concepto o idea que sea de interés general o bien para comunicar algo referido al ámbito científico, académico, jurídicos, físico, químico, etc. Es el más utilizado en el ámbito escolar o académico y mayoritariamente se escribe en tercera persona (El).

En estos textos no es posible deducir la opinión del autor puesto que en estos lo importante es la presentación de los hechos como objetivos, basándose en datos que se puedan corroborar. Se utilizan varias fuentes, generalmente reconocidas.

La extensión de los mismos puede variar dependiendo de la temática abordada, aunque generalmente se caracterizan por ser textos de más de 3 o 5 carillas. Junto con los textos narrativos, descriptivos y argumentativos constituye el cuarto tipo de texto.

Características de los textos expositivos

  1. Objetivo

El objetivo principal de los textos expositivos es que el lector comprenda de forma objetiva el tema abordado en el mismo; ya sea una teoría, una hipótesis, un tema de interés general, etc.

No es relevante la opinión del redactor o escritor. Por tanto sólo interesa la exposición de los temas que allí se abordan.

  1. Tipos de texto expositivo

Tal como se hizo mención anteriormente, el texto expositivo puede ser de dos tipos:

  • Divulgativo. Este tipo de textos está dirigido a un amplio sector puesto que el tema es de interés general. Aquí no es necesario que el lector posea algún tipo de conocimiento previo sobre el tema. Algunos ejemplos de estos son: apuntes, textos escolares, folletos, enciclopedias, conferencias, etc.
  • Especializado. En este caso los textos explicativos precisan de cierta información previa por parte del lector dado que el tema, generalmente, es complejo. Ejemplos de estos pueden ser: monografías, leyes, tesis doctorales, etc.
  1. Partes

Se puede dividir el texto en tres partes:

  • Introducción. La introducción relata brevemente sobre los temas que se abordarán en el paso siguiente. Es una especie de resumen pero no cuenta con la explicación de conceptos, sólo puede mencionarlos, si el tema lo permite.
  • Desarrollo. En el desarrollo se utilizan todo tipo de recursos para la explicación detallada del tema a tratar. Se puede subdividir en capítulos o subtemas para su clarificación visual y comprensión del texto.
  • Conclusión o síntesis. En esta síntesis o conclusión se exponen los resultados de los datos arriba expuestos. También se puede realizar una síntesis con la explicación de conceptos de forma escueta y lo más sintética que se pueda.

  1. Tipos de estructura lógica

En cuanto a la estructura utilizada en los textos expositivos, estos pueden ser:

  • Analizante o deductivo. El esquema parte de los temas generales y luego se amplía dicha información con detalles más específicos o particulares.
  • Sintetizante o inductivo. En este caso se realiza un camino a la inversa que en la estructura anterior. Aquí se exponen los temas particulares o específicos, luego se engloban los temas en un marco más general y finalmente se elabora una conclusión final.
  • Solo presenta al inicio el tema y luego, en la conclusión remota el tema inicial pero a modo de síntesis para concluir el texto.
  • La estructura paralela se utiliza cuando las ideas expuestas presentan el mismo nivel de importancia. Por tanto se presentan de forma paralela sin necesidad de relacionar unas con otras.
  1. Utilización de léxico denotativo

Este tipo de textos no se escribe con la idea de aludir a un tipo de significado oculto que el lector debe elaborar o descubrir por su cuenta. Por el contrario el texto expresa lo que el autor desea comunicar de forma denotativa, es decir, literal sin recurrir a interpretaciones o mensajes connotativos.

  1. Claridad y precisión

Los textos suelen ser claros y precisos. No admiten anécdotas o alusiones personales del autor. Ni siquiera admite el punto de vista. El texto suele contener mucha información y, si cuenta con ejemplos, son meramente para clarificar la temática abordada.

  1. Utilización del presente intemporal y del modo indicativo

Dado que se trata de textos impersonales, es preciso que, la utilización del modo y del tiempo verbal refleje también la distancia entre el escritor y el lector. Esto se logra con la utilización del presente impersonal y del modo indicativo; por ejemplo, “dos más dos es igual a cuatro”.

  1. Uso de conectores

Dado que este tipo de temáticas abordada es de difícil comprensión, el texto expositivo utiliza gran cantidad de conectores explicativos. Estos son: “es decir”, “por ejemplo”, “esto es”, “o sea”, “a saber”, etc. Estos le permiten al autor del texto ordenar la escritura.

  1. Recursos explicativos

Este tipo de textos usa algunos recursos para lograr el objetivo. Estos son:

  • Las definiciones siempre corresponden a la explicación objetiva del tema que se trata.
  • Se pueden realizar listas enumerando los diferentes puntos, aspectos u orden del tema expuesto.
  • A menudo se utilizan las comparaciones entre dos o más teorías para contrarrestar o afirmar algo. No se utilizan las comparaciones con la finalidad de resaltar que una es más acertada que otra, dado que esto dependerá exclusivamente de las conclusiones del lector y no debe el texto dirigir o influenciar dicha decisión.
  • Los ejemplos facilitan la explicación que se aborde en el texto.
  • Utilización de gráficos o imágenes. Ayudan visualmente a la comprensión del tema. Los mismos deben ser simples de comprender, no estar sobresaturados de datos y ayudar a la comprensión del tema.
  1. Elaboración de un texto expositivo

Para poder elaborar correctamente un texto expositivo se necesita:

  • Leer el texto completo
  • Detectar la idea o ideas principales
  • Detectar las ideas secundarias (si es que las hubiera)
  • Agregar subtítulos a cada tema abordado. Es recomendable que cada tema no sea más extenso de lo necesario. Y que cada subtítulo indique lo que se abordará en ese párrafo en particular.
  • Organizar el texto según alguna de las estructuras arriba descritas (punto 4)
  • Subrayar los datos que sean de importancia y elaborar un resumen del mismo
  • Construir un esquema o estructura acorde al tema abordado
  • Volcar los datos de manera ordenada, simple, objetiva y sencilla en el texto.
  • Elaborar las conclusiones pertinentes

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Textos Expositivos". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/textos-expositivos/