10 Características del
Tiempo

Te explicamos qué es el tiempo desde diversos puntos de vista y sus características principales. Además, formas de medición.

tiempo
La noción de tiempo nos permite ordenar eventos.

¿Qué es el tiempo?

Cuando hablamos de tiempo, nos referimos a una magnitud física que permite ordenar los eventos que acontecen en secuencias. A través de la noción de tiempo, percibimos la separación entre unos y otros y establecemos nociones absolutas de pasado, presente y futuro.

El tiempo es un continuum, es decir, una perspectiva indetenible que carece de dimensiones espaciales. Ha preocupado filosóficamente a la humanidad desde tiempos ancestrales. Por ello se han diseñado métodos, sistemas y aparatos para medirlo.

En la física, el tiempo resulta de particular interés. Dependiendo del enfoque de la materia, se lo podrá considerar un valor más o menos absoluto. Además, es una magnitud que se puede rastrear hasta el inicio del universo, ya que el origen del tiempo es precisamente el instante en que las cosas existentes fueron creadas.

Por último, no debemos confundir este uso de la palabra tiempo con el uso climático o meteorológico, que se refiere más bien al estado actual del clima en una región determinada: “el tiempo en Nueva York”, “el pronóstico del tiempo para mañana”.

Características del tiempo

  1. Origen

La pregunta sobre el origen del tiempo es también la del origen de lo que existe.

Esto se debe a que entendemos “tiempo” como el período transcurrido desde el evento que dio inicio a todo lo que es.

La teoría sobre el inicio más ampliamente aceptada hasta la fecha es el “big bang”.

Las antiguas civilizaciones humanas dieron origen al tiempo en sus mitos y explicaciones místicas, en las cuales siempre se lo asociaba con alguna deidad primigenia.

En la mitología grecorromana, por ejemplo, se lo representa con Cronos (Kronos), un dios titánico que devoraba a sus propios hijos a medida que eran paridos por su madre, para así asegurarse la perpetuidad de su reinado en el universo.

  1. La percepción humana

Los seres humanos empezamos a percibir el paso del tiempo desde que nacemos, y la consciencia de nuestra muerte futura es un recordatorio imborrable del mismo.

Dado que lo sabemos finito, hemos ideado numerosos sistemas para medirlo, prolongarlo o tratar de emplearlo de la mejor manera posible, porque, como dice el refrán, “el tiempo vuela”.

Esto significa que nuestra relación con el tiempo siempre ha sido problemática: cuando queremos que pase deprisa, lo percibimos lento y cruel; cuando queremos que pase lentamente y que nos permita disfrutar eternamente del instante, lo percibimos fugaz y escaso.

Esta relación ha motivado numerosas reflexiones filosóficas, representaciones artísticas. Pero también ha estado detrás de los avances tecnológicos y científicos de la humanidad, en su intento de prolongar su propia existencia.

  1. En tiempo en la física

En el campo de estudio de la física, el tiempo es una de las variables de mayor uso.

A grandes rasgos, se lo entiende como la separación entre los acontecimientos sometidos al cambio, esto es, el flujo de sucesos que determina cuál tuvo lugar antes que otro.

Aun así, dependiendo del enfoque específico de la física, el tiempo se comprende de dos modos distintos:

  • Según la mecánica clásica: es la física inspirada en las Leyes de Newton que se aplica sólo a los cuerpos físicos macroscópicos de movimientos a velocidades pequeñas frente a la de la luz. Según esta teoría el tiempo es una magnitud absoluta, independiente del observador. Esto es llamado tiempo absoluto.
  • Según la mecánica relativista: es la física inspirada en las Teorías de Einstein que intentaban congeniar la mecánica newtoniana con el electromagnetismo. Según esta teoría el tiempo es una magnitud relativa, dependiente de la posición del observador, por lo que distintos observadores pueden diferir en torno a cuándo ocurrió un hecho y tener razón. Esto es llamado tiempo relativo.
  1.  Religión

tiempo budismo
El budismo no cree en un tiempo lineal.

Las religiones surgieron, en gran medida, como una herramienta que le permitiera al ser humano organizar su experiencia del tiempo, darle sentido a ese transcurrir de los instantes.

Pero no todas las religiones comprendieron el tiempo de igual forma:

  • Según el cristianismo. El tiempo es lineal, único e irrepetible, pues al final del tiempo del mundo estaría el día del juicio final: el momento en que no habría más tiempo y Dios juzgaría a la humanidad para separar a los justos de los pecadores.
  • Según el budismo. Muy distinta es la comprensión budista del tiempo, que lo asemeja a una rueda eterna de reencarnaciones, en la que el ser humano nace, sufre y muere, repitiéndose a sí mismo a menos que logre progresar espiritualmente, elevarse y resolver sus trabajos internos, pudiendo así escapar a la rueda de la reencarnación (Samsara) y acceder a la paz ulterior (Nirvana).
  1. Filosofía

En el campo filosófico, el tiempo ha sido comprendido de muy distintas maneras. Algunas de las más importantes son:

  • Según Aristóteles. El pensamiento de la antigüedad clásica, del que el griego Aristóteles fue un referente central, lo entendía en vinculación estrecha con el movimiento, como en la física. El tiempo era, así, una medida del cambio de un objeto.
  • Según San Agustín. La tradición cristiana que imperó durante el Medioevo europeo, y de la cual San Agustín fue un pensador importantísimo, vinculaba el tiempo con el estado del alma: ya que el cristianismo afirmaba que el mundo habría de acabarse algún día y que se rendiría juicio a las almas.
  • Según Immanuel Kant. El pensamiento renovado de la Ilustración del siglo XVIII y XIX, del cual el alemán Immanuel Kant fue un altísimo exponente, entendía el tiempo como algo interior y personal, que nos permite organizar la experiencia de vida.
  1. Medir el tiempo

La idea de medir y controlar el tiempo que transcurre es sumamente central en el pensamiento humano.

Por ello se crearon diversas disciplinas para registrar todo lo acontecido: la historia, la cronología, y otras.

Por otro lado, existen disciplinas que permiten llevar registro del tiempo en un área muy especializada: geología, paleontología, arqueología.

  1. Aparatos de medición

tiempo reloj de sol
Lo relojes de sol fueron las primeras formas de medir el tiempo.

Desde tiempos ancestrales hemos diseñado aparatos que nos permitan medir el tiempo y ordenarlo.

En un principio se realizó atendiendo a la naturaleza, como los relojes de Sol, que emplean su luz para indicar la hora; o el movimiento de los granos de arena en el interior de un reloj de arena, o de agua en el caso de la clepsidra.

Posteriormente se inventaron aparatos más precisos, cuyo funcionamiento ocurre gracias a la estandarización de las unidades de tiempo (días, horas, segundos, etc.) del Sistema Internacional.

El más preciso de los relojes inventados por la humanidad hasta ahora es el reloj atómico, calibrado a partir de las vibraciones del átomo de Cesio.

  1. Unidades de medición

La estandarización de las unidades de tiempo se ha intentado desde los comienzos de la historia, mediante los diversos calendarios humanos existentes.

Sin embargo, el calendario gregoriano, llamado así porque fue propuesto por el papa Gregorio XIII, sirvió para la composición del Sistema Internacional (SI), creado en 1960 para oficializar y estandarizar las medidas mundiales.

La unidad mínima de medición del tiempo es el segundo, divisible en decisegundos (ds), centisegundos (cs), milisegundos (ms), microsegundos (μs), nanosegundos, etc.

Asimismo, 60 segundos componen un minuto, 60 de los cuales componen una hora, 24 de las cuales componen un día.

  1. Tiempo-luz

En astronomía, se habla de tiempo-luz como una medida ya no temporal, sino de longitud: es la distancia recorrida por la luz en un período determinado de tiempo, generalmente de un año.

Así, hablamos de un año-luz, que es equivalente a 9.460.730.472.580,8 kilómetros, calculable con exactitud debido que conocemos la velocidad de la luz: 299.792,458 kilómetros por segundo.

  1. Viajes en el tiempo

Una de las grandes fantasías de la humanidad ha sido siempre el viajar en el tiempo: poder regresar para enmendar los errores cometidos, alterar el curso del destino o por el contrario, saltar hacia adelante y echar un ojo al porvenir.

Esto es físicamente imposible, claro, y además arroja numerosas interrogantes irresolubles, que tiene que ver con las paradojas temporales: ¿qué ocurre si se viaja al pasado para impedir que el mismo viaje al pasado tenga lugar?

Referencias:

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Características (2017). "Tiempo". Recuperado de: https://www.caracteristicas.co/tiempo/